dimecres, 18 de maig de 2011

EL INTIMO DISFRUTE

Suena Late Night Tales, de Air, falsa sesión pues sus temas apenas están más que fundidos entre sí. Air intercala una única pieza propia en ella, Musica, único instrumental perteneciente a su excelso City Reading, experimento donde prestaban bases instrumentales a lecturas de Alessandro Baricco. Leí hace poco (no lleva más de una hora hacerlo) Seda, por segunda vez. Me gustó más la primera, quizásme ha parecido demasiado conciso y esquemático,y recientes lecturas me hagan apreciar algo ligeramente más abarrocado. Como puedo estar seguro, en un mundo que cambia constantemente ?.


Os ha pasado alguna vez estar leyendo algo, desear acabarlo y leer hasta su última página, pero a la vez desear que nunca acabase, que siempre hubiese algo nuevo en él que encontrar y descubrir ??. El sha o la desmesura de poder está siendo exactamente eso, para mi íntimo disfrute. Como bastantes capítulos de The Wire, cuando cierro el libro, entre párrafos para hacer otra cosa, el libro, como una buena copa de vino, permanece en mi paladar, me da que pensar, me deja parado pensando, si quizás las primeras explicaciones, las más sencillas y evidentes, respecto a este tema, no son las acertadas. Kapuscinski y su lectura nos hace pensar : estáis advertidos . Primera onda expansiva : la prácticamente constante presencia de la viuda del sha, una tal Farah Diba (diba con una inadecuada b baja), en diversas celebraciones del mundo noble, al lado de esa reina nuestra. Parece que es una sólida amistad, y no se me ocurren amistades de este tipo que no partan de una cierta complicidad y una cierta coincidencia en aspectos de la existencia. Así que esa monarquía impuesta nuestra simpatiza con la familia del Sha. La realidad es esa. Leed el libro, acordaos de esta palabra, savak, y ya me diréis.
En fín, uno puede no hacer todo lo posible por evitar ciertas influencias, ciertos mimetismos. Como dije hace unos párrafos (no fui yo, fueron los Young Rascals, pero el éxito lo tuvo David Cassidy) : el mundo cambia constantemente. Prueba de ello es que ensalzamos virtudes como la originalidad, que creemos que es la hija guapa de la creatividad (la fea podría ser el ridículo o la extravagancia), pero, a la hora de la verdad, no siempre aplicar esa máxima lleva al triunfo.
Tres casos : 
No hay modelo de Mercedes Benz que Lexus, marca de lujo de Toyota, no se lance a copiar y fusilar de la manera más descarada. Bién, Lexus ya es comúnmente percibida como una marca más lujosa aún que Mercedes (de hecho es más cara), ya es incluso referencia por delante de su copiada (aquí debo remitirme a un diálogo en The Wire donde una máquina de atornillar es definida como el Lexus de las máquinas).

Mi particular experta en modas y tendencias (mi impagable y simpar esposa) empieza a preferir las creaciones de Desigual por delante de las de Custo. No sé si ha habido demandas por medio, pero a base de inspirarse en exceso, Desigual ya tiene un imperio mucho más grande que aquel al que empezó copiando. Tú crea, que yo ya copio y pego.

Coldplay : han hecho una carrera, una enorme carrera (enormidad económica, promocional, capitalista, que no artística), basada en copiar indistintamente a U2 o a Radiohead. Si debo pronunciarme en mi calidad de experto amateur, diría (puesto que editaron su primer disco en el año 2000), que toda la carrera de Coldplay está enfocada a conseguir (aún no lo han hecho, a mi entender) una canción tan gloriosa como Exit music (for a film) de Radiohead. De U2 hablo otro día.


Como buen nacido : alguien que espero que me honre con sus visitas - John Self, consultad blogs aquí al lado - me ha enseñado, sin saberlo, algunas cosas. A no pegar vínculos sino el propio video (todo quedará más bonito para esos alérgicos a los bloques de texto en fuente Times new roman). A darles segundas oportunidades a los grupos de garage-rock, sabiendo que no todos pueden ser los White Stripes (aquí puede que me discuta pero esa caja seca y hostil a mi es lo que me parece). A indagar de tanto en tanto www.amoeba.com, fabulosa referencia de inspiración y diversión, o eso me ha parecido en mi primera toma de contacto. Aún no me ha enseñado a apreciar la poesía, que me cuesta, me cuesta dios y esfuerzo, pero al menos haré acopio de fuerzas para hacerlo. Si puedo pasar delante de un tenderete electoral del PP sin enviar miradas cargadas de odio y resentimiento, me siento capaz, hoy, de más cosas que ayer.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon