dilluns, 22 de novembre de 2010

O TEMPORA O MORES

Hacía mucho desde el último latinismo. Había pensado en la frase de Galileo Galilei : E pur si muove.

Reciprocidad : Si Galileo levantase ( o levantara ) la cabeza, para mí que le sorprendería mucho formar parte del pasaje bombástico en Bohemian Rhapsody. Esto sería lo que menos se esperaría. No soy un erudito en temas médicos, claro. Torkemada, nuevo aquí, debe serlo algo más que yo, pues algo se pega. Debo contestarle como se hace por estos lares, en un post :

Sí, me gustó la banda sonora de Clint Mansell para Réquiem for a dream, si bien :

1. El tema principal, el del clímax con el crescendo de cuerdas, cortesía de The Kronos Quartet está tan desgastado por su presencia en TV que cuesta ya disociarlo de la imagen de algún presentador al uso contando las desgracias que pasan por el mundo.

2. En ese año 2000, y juro que hasta me he sorprendido del tiempo que he dejado pasar hasta verla, esos sonidos ligeramente arrastrados, con esas cajas de ritmos ( entonces se llamaba trip-hop) puede que aún tuviesen cierta actualidad. Hoy me ha parecido un score interesante pero un pelo envejecido, más, sólo recuerdo dos temas principales que creo que se repiten en exceso, como si el resto fuese un relleno prescindible. La oiré más veces, pues naturalmente me la descargué en su momento. Siempre hay que darle oportunidades a las cosas ( y a ciertas personas ).

No sé por qué, y no debe haber razones para todo en este mundo, me han venido a la mente dos bandas sonoras bastante diferenciadas, pero que me gustan por igual, cada una en su momento.

Natural Born Killers : Secuencia que ampara desde Leonard Cohen hasta Barry Adamson, Bob Dylan, Trent Reznor, lo que se tercie : violenta y caótica y alucinada y lisérgica como la propia película.

Ocean's Eleven : Clase. David Holmes es una debilidad pero hoy me vuelvo ( mañana madrugo un montón ) a agarrar a la coartada condescendiente de los posts cortitos, para dejaros con la miel en la boca y explicaros otro día ( de esos que pueden tardar meses ) toda la inmensa trayectoria de David Holmes, un tío realmente coherente.

Por cierto, para detener el aluvión de preocupadas consultas. Miguel Ríos : no lo aguanto. Formaría parte con Rosendo y Ramoncín de una triple R completamente perniciosa que no voy a perder ni tiempo ni líneas en describir.


1 comentari:

  1. A mí me gusta la de Clint Mansell, pero solo hasta cierto punto y muy de tanto en tanto. Los temas más oídos, como dices, se han desgastado. Y los menos oídos son insufribles (eso sí, quedan perfectos en escenas de descenso a los infiernos, que era precisamente su función). Aranofsky le ha dado a Mansell el espacio para hacer sus exploraciones e investigaciones musicales. Lo curioso es que si a Mansell le pides una banda sonora convencional, arquitipo hollywoodiense (véase Sahara), te hace una banda sonora convencional. Y también lo hace bien.
    En cuanto a David Holmes, me parece otro músico interesante. Es otro de los exploradores que se salen de la órbita habitual. Con Soderbergh tuvo cancha para hacer esas exploraciones y que se escucharan en películas de buena taquilla, como son los Ocean's **.

    ResponElimina

Segueix a @francescbon