dimarts, 4 de gener de 2011

HAGAMOS EXCEPCIONES

Lo dije : había empezado a ver Two lovers. Película que a priori no cumple con muchas de las premisas que normalmente me mueven, más bien incluye algunas que en 99 de cada 100 casos hacen que salga corriendo : es un "drama romántico". Pero otras cosas actúan de contrapeso : David Gray, director con solventes resultados previos ( he de recomendar mucho una película con poco que ver con esta - excepto la presencia de Joaquin Phoenix : "La noche es nuestra"), ergo, la presencia de Joaquin Phoenix, otro de esos actores que apenas la cagan eligiendo papeles ( y es curioso como hoy hay muchos actores de prestigio que alternan esa etiqueta de guaperas con presencia en buenas películas - Damon, Pitt. Clooney, Wahlberg... ) y una muy sexy ( para su habitual languidez ), Gwyneth Paltrow. He de decir a costa de ser acribillado que el cambio que hace sexy a Gwyneth Paltrow en esta película consiste en el sencillo hecho de no llevar su eterno peinado de flequillo rubio lamido por una vaca y soltarse un poco la melena. Y una historia creible, que esquiva lo azucarado y se centra en situaciones que pueden parecer más o menos cercanas, pero al menos no suenan a cuentos de hadas ( no es Pretty woman, claro ). Y Nueva York, más de noche que de día, una banda sonora precisa, en fin, uno siempre se extraña de que películas como éstas no tengan más repercusión, pero bueno, se trataba de evitar la palabra "borregos", no ??. Así que Two lovers, que ya he acabado, es una excelente película perteneciente a un género del cual reniego pues sólo consigue aburrirme. Y por lo que veo, vía Internet, pues ha sido una iniciativa muy personal el ponerme a verla, una vez he establecido mi conclusión, resulta que coincide con la de montones de gente. Para que luego me llaméis snob.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon