dimarts, 22 de setembre de 2015

Y15W34: COLECCIÓN DE CAMISETAS


Última semana: cinco días en los que la maquinaria estatal española va a funcionar a pleno rendimiento para conseguir disuadir en todo lo posible a los potenciales votantes de las opciones independentistas. Va a ser una lucha sin cuartel, pero mi confianza es firme: la torpeza con la que se están empleando es digna de pasar a la triste historia de las estrategias equivocadas. España va a ser el reino del tiro por la culata porque por encima de todo tiene que ser lo que es y demostrarlo en cada uno de sus gestos. Prepotencia y chulería campan a sus anchas y los argumentos se han ido endureciendo. Ni siquiera, obcecados en su lógica onanista, han sabido aprovechar circunstancias como la progresiva inflamación de Mas,  y el unionismo ha optado por la reiteración, convencido de que los argumentos le aportan apoyos, cuando algunos son tan patéticos que han generado rechazo y vergüenza ajena hasta en sus propios partidarios. El repertorio es variadísimo y. me temo, va a ampliarse con unos cuantos ejemplos más hasta el último momento. La campaña, que ha pulverizado los récords de rapidez en activar el efecto Godwin, es de una suciedad y una bajeza ejemplares: los catalanes vamos a contentarnos con seguir manteniendo, y por los pelos, la condición de seres humanos, y solo y únicamente seremos seres abyectos, egoístas, provincianos, insolidarios, fanáticos, detestables, todo ello, claro, perfectamente compatible con pagar religiosamente nuestros impuestos a un aparato estatal que los administra, una vez todos los corruptos se han asignado su parte, con el único criterio de compensar cuentas debidas y devolver favores. 
No: los catalanes no vamos a dar vuelta atrás. Cansados de la constante tomadura de pelo al que nos han sometido generaciones de gobernantes relacionados o tolerados por el aparato perverso de perpetuación en el poder que Franco diseñó y la peste borbónica aceptó de mil amores, no vamos a aceptar que este movimiento social, callejero, popular, quede zanjado a base de malas artes. Hemos llegado hasta aquí no para algo, sino para todo. No dejaremos que cinco largos años queden postergados en un cajón en forma de una bandera descolorida de haber estado colgada y una colección de camisetas con consignas levemente naïf. Una de nuestras máximas es "si la fas, fes-la grossa", "si la haces, hazla gorda", y ése es justo el reflejo y el sentido de tanto crescendo, tanto sexo tántrico y tanto redoble. 
El 27 de septiembre votaré para que la sociedad en la que vivo abandone un estado gobernado por la extrema derecha y atrincherado en el inmovilismo  y la falta de respuesta. Lo haré a pesar de los riesgos y las incertezas, lo haré espoleado por las amenazas sean absurdas o sean fundadas. Lo haré con la chulería que tanto critico a los demás, porque una vez puedo, o no. Lo haré para poderme reír de botarates como Rajoy sin que se me hiele la sonrisa pensando en que ellos determinan mi futuro. Lo haré aunque no sepa si este es un mejor futuro para mi familia, pero convencido de que no hay ninguno peor que continuar igual. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon