divendres, 16 de novembre de 2012

CUADRO DE MANDO INTEGRAL

Subtitulo: Que el cielo la juzgue
Esta entrada estaba preparadita para las 00:01 pero olvidé validar el borrador. He sido advertido duramente por el retraso. Puedo justificarlo: mis hijos están dispuestos a testificar. Mi mujer, si la despierto, también. No salgo, por eso, de mi pesadumbre. No sé cómo arreglar ésto, pues no contraté seguro alguno para tal contingencia.
Lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a pasar.

Ayer, 14 de noviembre, hubo una huelga que debía afectar a varios estados europeos. Hubo las clásicas manifestaciones con los típicos movimientos exaltados y las correspondientes carreras de fuerzas del orden azotando a diestro y siniestro a quien estaba por el medio. Todo muy previsible. Cumpliendo órdenes, principios individuales o leyes aprobadas o revisadas hace mucho tiempo.
También hay reuniones donde los dos grandes partidos del estado al que mi nación aún pertenece discuten y no deciden cómo proteger a la gente expuesta a perder sus viviendas a consecuencia de la crisis. La ley hipotecaria tiene más de un siglo y los políticos se escudan en que no se quiere que su modificación beneficie a un tipo que no paga la vivienda donde apenas va dos semanas al año a esquiar. O algo así. Vaya.
Por otra parte me entero que cualquiera que cobre de una empresa americana ha de liquidar impuestos federales USA aunque no resida allí. Un nada despreciable 30 por ciento.
Las noticias económicas dicen que no sé qué año que no está muy lejos China será ya oficialmente la primera potencia del globo, y yo sé una sola palabra de chino (¿nihao?) porque llevan treinta años diciéndonos que lo importante es el inglés. You're fuckin' wrong, man.
Mientras mi hija anda con sus lecciones de historia, con el asunto de Robespierre y la guillotina como, casi, atracción del día en los pueblos franceses. Comed los caramelos mientras el verdugo alza la cabeza chorreando sangre de un noble.
Mientras mi lectura del libro de Enzensberger (veáse, si toca, imagen de la derecha de este post) anda por la confusa época de la República de Weimar y los duros términos que el Pacto de Versalles impuso a la Alemania entre guerras. 
Mi hijo pregunta por lo del sexo, y su beato profesor se dedica a la publicidad subliminal de los prejuicios más enmohecidos. Yo soy de la escuela autodidacta en eso.
La cuestión del día 25 anda, gracias a la saturación de encuestas de todos los tipos, con una sensación muy molesta de que los políticos no van a tomar nota de la voluntad de los ciudadanos, sino que van a interpretarla. Bienvenidos al reino de la tibieza y del eufemismo y del cagarse en los pantalones. Lo avisé, del 11 de septiembre al 25 de noviembre hay muchos días para que la cosa se enfríe. Voluntad de un pueblo. Van a pasarla por el tamiz de lo que ellos saben que es posible. Traduttore tradittore.
Mientras tanto, me enamoro de unas siglas D.U.I. Declaració unilateral d'independència.
Todo parece proceder de un estamento más elevado, y entiéndase que la palabra elevado sólo es para crear una sensación física. La mayoría de las personas estamos abajo y ese 1% parece decidir qué se cernirá sobre nosotros gracias a sus decisiones y a la inestimable ayuda de la ley de la gravedad. Si lluvia o mierda. Tengo que ver a mi psicólogo y preguntarle por qué estoy tan inquieto. Para que me responda lo que ya sé.


6 comentaris:

  1. Esta entrada me dejó con una sensación de angustia y con cierta desesperanza.

    Algunos bloggers me comentaron que les irrita que mis comentarios casi siempre vayan por el lado de cómo me hizo sentir lo que leí y no tanto por el lado de "creo que te equivocás cuando decís x cosa" o "en mi opinión tal y tal cosa". Si sos uno de esos, te pido disculpas.

    Te mando un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Noooo. Yo no juzgo los comentarios. Soy demasiado respetuoso con la gente que ha perdido el tiempo leyendo mis disgresiones. Bastante tienen ya con eso los pobrecitos. Bienvenido de vuelta !! No sé a quien puede irritarle que le lean y le comenten. Aunque esa sinceridad en la reacción también es un síntoma de confianza leal.
      Comenta lo que quieras, sin problemas.

      Elimina
  2. Precisamente se trata de eso, Darío. La opinión, ya se hartan otros de darla y repetirla hasta el retortijón.
    Hoy por hoy, con permiso de BlogMaster Bon, es más importante el sentimiento que la razón. Of course.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo soy de la idea de que ni permiso para nada hay que pedir aquí, más que al señor Blogger, dios omnipotente y omnipresente, y a sus servidores.

      Elimina
  3. Compartesc l´entrada , inclus qualque tros m´ha fet riure.
    Emprare l´axioma mentres es compleixi la llei de la gravetat: mes dura serà la caiguda. Açò ens dona certa alegria i optimisme .
    I aqui em deman , seria igual a la lluna , hi haurià anarquia, tindrià efecte el virus de l´imbecilitat? . No es necesari anar al psicolèg per a saber les respostes.

    Realitat , critica i lluita . cagundena .

    ResponElimina
    Respostes
    1. Doncs mira que m'agradaria saber on has rigut !!
      Gràcies per comentar.

      Elimina

Segueix a @francescbon