diumenge, 13 de febrer de 2011

LA METAMORFOSIS

Por mucho que nos empeñemos en mirar a otro lado, los medios de comunicación mayoritarios están ahí, y aunque no nos guste lo que dén, ignorarlos es más peligroso aún que prestarles excesiva atención. Como la historia, estaríamos condenados a repetirlos. Así que debo hablar de Telecinco, aunque sea un poquito. Total, no cuesta tanto hacerse una idea, un par de días y los has visto todo. Salvo la breve temporada en que se medio dignificó con la presencia de series entonces muy potentes ( Twin Peaks, X Files, CSI ), que luego han quedado enterradas por el total desbordamiento creativo actual ( seré seguidor confeso y die hard fan de unas diez series hoy mismo ), la programación de Telecinco siempre ha atravesado ciclos en los que ha gravitado alrededor de programas estrella que iban rellenando toda la programación, generando dos sensaciones : gran placer si eso te gustaba, enorme indignación si no. Por Telecinco he visto desfilar, y que conste que mi memoria debe traicionarme pues elude situaciones excesivamente traumatizadoras... Emilio Aragón, Jesús Gil, La máquina de la verdad, el padre Apeles, Sardà... todo mezclado en un magma donde hay un informativo de tanto en tanto para cubrir el expediente. Hasta llegar a la etapa actual, que yo diría que se remonta a dos fases : el descubrimiento del filón del mundo rosa como atrapamoscas de audiencia ( ya sabemos qué es lo que les gusta mucho a las moscas ), y la eclosión de los reality-show como masa madre que genera ese circo mediático y endogámico donde un profano ( como yo estos días ) tarda en enterarse. Y entonces lo mezclas todo y ya tienes la actual Telecinco. Podríamos llamarla Telesalvame o la EstebanTV. Sin reparos de ningún tipo ya se pasan por el forro el que a ciertas horas haya menores ( que se vayan a Disney Channel, coño !! ) y emplean toda su programación de tarde y noche en programas relacionados con el estrellato que ellos han creado : concursantes de GH o de cualquiera de sus variantes, o de ese desquiciado mercado de la carne que es MHV, y los toreros y las folklóricas, y a sacar pasta. Así que me encantó leer esta noticia en una web bastante pasada de rosca :

http://www.elmundotoday.com/2010/08/telecinco-emite-por-error-ocho-segundos-de-un-documental/

Hacia el año 1980 la revista Star era un icono de la cultura underground en nuestro país. Era tan incorrecta y tocaba temas tan incómodos ( recuerdo un artículo sobre Patti Smith y la adicción a la heroína ), y lo hacía de una manera tan manifiestamente proselitista, que cualquiera podía interpretar que propagaba y recomendada hábitos de vida muy insanos ( y sólo hacía 5 años que Franco había dejado de sufrir). Así que los que la comprábamos en la época procurábamos que nuestros padres no se quedaran mucho con el tema, pues leer la revista y sacar una precipitada conclusión de que quien la leía era, como mínimo, muy cercano a varias toxicidependencias, era cuestión de leer no mucho más allá de su portada. Bién. La directora de una época de esa revista fue Karmele Marchante. Enough said. Por una vez, mi título del post tiene algo de comprensible.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon