dimecres, 9 de febrer de 2011

EL MITO INMERECIDO

Difíciles los retos a los que desde aquí debo enfrentarme. Ya que prometo demasiado a menudo cosas que luego no cumplo, y eso me pone en mala posición cuando hago nuevas promesas.

1. No pude resistir seguir viendo cada nuevo capítulo de Boardwalk Empire cuando lo veo disponible. A pesar de mi enorme resistencia a que el elevado volumen de recursos puestos en la serie garantizasen su calidad (pues soy de la anticuada idea de que el hambre agudiza el ingenio), veo que sí, que cuadra todo, es perfecta aunque se te indigeste el exceso de rigor en la ambientación ( p.e. en lo escrupulosamente fiel del vestuario y las localizaciones ), porque detrás hay un sólido guión y un excelente trabajo de actores (palabra vetada en este blog : elenco), de donde no puedo evitar mencionar a Buscemi, grandioso como Nucky Thompson, y al joven Michael Pitt como Jimmy Darmody. Y aunque no soy muy dado a estas cosas, os recomendaría que recordarais el nombre de Michael Pitt pues está destinado a ser uno de los grandes actores de los próximos 10 o 20 años. 
2. Me cuesta no mencionar Egipto y sus efectos colaterales. Salvo 6Q contraatacando o algo gordo, aguanto un par de días más.
3. No iba a hablar de la crisis, pero mira por dónde que creo que debo empezar a opinar de alguna manera.

Veo un anuncio de prensa hablando de 9 millones de euros de beneficio de ESADE, tras una facturación de 75 millones. Y ya sé que ESADE no está montada como una institución con ánimo de lucro. Faltaría. Y de repente me ha dado por pensar en las prestigiosas escuelas de negocios que proliferan, escuelas las cuales todo el mundo corre presto a mencionar como líneas en sus CV. Escuelas, sobre todo las más prestigiosas, que siempre cuentan con un lobby religioso ( Compañía de Jesús, Opus Dei ) tras de sí, guiándoles espiritualmente. Que nadie piense por aquí que tengo problemas con la formación, pero, si estas escuelas son las que han formado a las generaciones de líderes que actualmente dirigen grandes empresas, bancos, aseguradoras, organismos públicos, o directamente las administraciones locales o generales, no debemos plantear también su responsabilidad en toda esta situación ?? Qué clase de valores han implantado en sus alumnos ?? Los del negocio, dinero rápido y salir disparado, o los de la empresa, ente con un fin social ( dar trabajo a los miembros de la sociedad ) y una voluntad de continuidad ?? Son estas caras y elitistas escuelas de negocios ( muchas de ellas oportunamente ubicadas cerca de los barrios dónde sólo gente que puede pagar sus elevadas matrículas puede vivir ) realmente centros que formen mejor, o es que el cúmulo de contactos al que se accede estando en ellas son un seguro de buenos contactos de por vida ??. Por qué nadie las pone en duda y parecen estar al margen de una crítica que azota instituciones, políticos, generaciones, cuando ellos andan detrás de la formación superior de los personajes más influyentes ??. La palabra lobby vuelve a acudir a mi cabeza, y algunas otras gravitan por ahí, pero antes de escribirlas, voy a ver cómo puedo documentarme.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon