dimarts, 8 de febrer de 2011

SIN EJERCITO

The White Stripes se han disuelto. A raiz de mi nula mitomanía, justo ahora me entero que el dúo había sido matrimonio, pero no me he parado a leer si ya o eran antes de formar el grupo o no, ni si su separación lo fue, aunque todo indicaría, por como nos comportamos los humanos, que el timing sería algo como esto :

Nos conocemos
Nos liamos
Formamos el grupo
Tenemos éxito
Nos casamos
Tenemos éxito
Nos divorciamos
Empieza a ser difícil la convivencia en el grupo
Nos separamos

Así que cumplido este paso 9, Jack y Meg White seguirán por su lado, si bien Jack ya había hecho cosas, pero tampoco las recuerdo excesivamente, aunque producir un disco de Robert Plant junto a una antigua leyenda del country esté entre ellas.
Si me dijérais si me conozco su discografía exhaustivamente diría que no demasiado. No son one hit wonders, por eso ( por cierto, Jordi Basté, ABC no fueron one hit wonders, que no te enteras ). Su sonido ha sido bastante característico, y la voz de Jack White también lo es. Creo que lo árido y básico de la formación eran a la vez su problema y su atractivo. Nunca confías que una batería y una guitarra solitas puedan ir muy lejos. Y su estética roja, constantemente roja, como el Santander del indie. Pero tienen un mérito, local y fugaz mérito de aquí, pues serán el único grupo, de momento, del que haya puesto tres veces el mismo link. Y como puede ser que pocos lo leyeran, repito el cliché. Ritmo básico, casi tribal, fuerza primitiva, contundencia, y ese riff, ese riff, hay riffes que pasan desapercibidos en cuanto pasa otro por delante de tus narices, pero el riff de esta canción, en su simplicidad, forma parte de cánticos de hooligan en todo el mundo, es capaz de definir un estilo y hacer que músicos en sus dormitorios se retuerzan pensando cómo no lo han creado ellos con lo simple que parece. Y que eso lo consiga un grupo indie, minoritario, tiene su cosa. Y no cualquiera es capaz de conseguir que últimamente acabe un post sin hablar de Egipto.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon