dijous, 14 d’octubre de 2010

JUGANDO CON VENTAJA o QUÉ TENDRAN QUE VER LOS MUEBLES CON LA ALIMENTACION

Partamos de la base que las personas, aunque la gran mayoría tengamos la convicción de que la democracia es el menos malo de los sistemas de gobierno posibles, no nos comportamos de una manera muy democrática. Siempre tiramos para nuestros semejantes, sean familia, conocidos, amiguetes, compañeros. A ciertas personas se las pasas todas, de otras recelas, por halagos que te dediquen, si no son de tu cuerda, ya harán lo que quieras, que no puedes con ellas.
Efectiviwonder es una expresión sumamente anticuada que he leído muy recientemente. Pues voy y la encuentro graciosa, por venir de quien viene. Vaya tela.
Histriónica es una manera exageradamente recargada y excesiva de hacer algo.
Veamos, ayer me puse la coraza de no saber si iba a estar mucho por aquí estos días, básicamente ya tengo bastante presión, emanando de varias fuentes, como para autoimponerme un ritmo draconiano. Una estratagema ventajista como cualquiera otra. Ahora bién, como ciertos planes cambian sobre la marcha, me doy cuenta que si emprendo una aventura, estilo viejos tiempos, como abordar una serie enterita, estilo tres o cuatro temporadas, con, pongamos 12 o 15 capítulos cada una, eso me puede literalmente retirar de la circulación, con el riesgo añadido de ponerme excesivamente monotemático como me ha pasado ( el sufrimiento al que sometí a mis amigos cuando estaba con The Sopranos, pobrecitos ).

El problema con Stevie Wonder es seguramente que siga vivo. La gente ya hace años que se lo toma a cachondeo con sus trenzas á la Bo Derek y sus movimientos de ladeo de la cabeza y su característica voz. Y los pocos y flojos discos que ha grabado en los últimos 25 años. Si hubiese muerto, por ejemplo, tras grabar Hotter than july, ríete de lo Michael Jackson o Kurt Cobain. Pero no : ahora es un entrañable jubileta invidente ( huy, cuanta corrección política ) que hace de vez en cuando algún concierto de los de mil dólares la entrada, y también esporádicamente, dúos ( musicales ) con espantosos artistas tan en decadencia como él. Pero entre 1972 y 1976, o por ahí, Stevie Wonder ( que debía rondar la treintena por aquella época ) grabó una ristra de discos completamente inigualables para ninguna figura de la música contemporánea ( con la excepción de Bob Marley ) : Talking Book, Music of my mind, Innervisions, Fullfillingness first finale y, como quien no quiere la cosa, Songs in the key of life. Todos para Tamla Motown. Este último disco es simplemente el compendio de música soul más rico e inspirado de todos los tiempos. Sería interminable la lista de artistas que han crecido a la sombre de este disco. Por poner un ejemplo, Jamiroquai lleva más de diez años intentando ( y algún momento se ha acercado algo ) llegar a ese nivel.
Este no ha sido breve e intenso ( cuantos escalofríos llevo hoy a raíz de cierto comentario ), pero ya acabo. No iba a poner el hilo musical, pero

Stevie Wonder siendo él mismo :


Jamiroquai casi lográndolo ( esa voz tostada... )


Moloko que visitaban la misma discoteca


Dónde se les unió Guille Milkyway


Y qué sería este blog si al final no pusiera una canción melancólica y enamoradiza



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon