dimecres, 27 de juny de 2012

VELOS Y VUELOS

El 51 por ciento de los egipcios han votado al candidato de los Hermanos Musulmanes. El mundo respeta su decisión: todos los grandes mandatarios expresan su respeto de manera grandilocuente para quedar bien en la foto bajo el epígrafe "los grandes demócratas siempre respetamos las decisiones soberanas de los pueblos".

Exactamente igual que se expresaron algunos acerca de lo de Sortu hace unos días. Pues sí, yo opino que Sortu debe poder concurrir a unas elecciones. A ver qué hacen algunos si se llevan la lehendakaritza ( si hay algún euskaldún que me corrija).

Pero no es así. El programario y las declaraciones de muchos líderes de los Hermanos Musulmanes levantan enormes dudas sobre si la sociedad egipcia opta por avanzar o no. Muy complicado, como hablar del Líbano o de Palestina, pues siempre interponemos nuestro convenientemente adoctrinado punto de vista occidental. Pero no creo que sea excederse, en ese sentido, si hablamos de la situación de las mujeres o de la libertad de expresión, de cómo pueden cambiar las cosas si aplican su ideario. O de la intención manifestada de no respetar la paz con Israel. Cómo se lían las cosas por todas partes, aunque quizás sea esa la percepción que se procura que tengamos, con tal de mantenernos expectantes y siempre con un arma bajo el colchón. En todo caso, unos dirían que es mejor esperar acontecimientos, ver si esas promesas de moderación y respeto se confirman, mientras otros dirán que unos meses puede ser tarde. Lo más posible es que carezcamos de perspectiva para emitir un juicio justo. 

Mucha gente apenas sabía de Qatar hasta que vio el nombre de ese país escrito en las camisetas del Barça, y supo del enorme dineral que podía aportar simplemente para publicitarse. Hace unos meses que las líneas aéreas de Qatar (las del fallido intento de reflota de Spanair que acabó como el rosario de la aurora), las muy propiamente denominadas Qatar Airways, insertan publicidad en los medios de aquí: una publicidad con un aspecto algo demodé: como si rechazasen la posibilidad de campañas de un aire más agresivo y moderno, y renunciasen a eso en aras de una estética conservadora, de esos uniformes en gris/berenjena, tapaditos, falda por debajo de la rodilla, sin escote, con ese gorro sí, tan de azafata, (otros anuncios muestran una especie de tocado más similar a una shayla o a un hiyab), pero tan socorridamente útiles para cubrir el pelo... frente a la agresividad de otras compañías aéreas, especialmente las low-cost, que parecen decirle a todo el mundo que puede pegarse la gran fiesta por escasos 50 euros de vuelo en cualquier parte de Europa un fin de semana, las Qatar Airways presentan una imagen de decencia y decoro y corrección halal que me hace pensar detenidamente. Otro oscuro requiebro del capitalismo: otorgar el poder a quienes disponen de recursos, sin poner pegas a sus patrones éticos. Ustedes tienen el dinero, ustedes imponen sus costumbres, otros a obedecer, otros a acatar. Vaya, aQatar.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon