dimecres, 27 de juny de 2012

CRITICAS A LA ENTROPIA DEL UNIVERSO

¿Entropía?
Pero qué entropía, ¡coño!.
Para empezar, sibilinamente, empleo los correctísimos signos de apertura en interrogaciones y admiraciones, y así demuestro, aunque sea anecdóticamente, que la mención de la palabra entropía me tensa, tanto, que no descansaré hasta negarla y reducirla a una mera disquisición de la mente. Hablando de mente: incluso voy a luchar con todas mis fuerzas para acabar con esa profusión de adverbios acabados en mente que salpimentan mis escritos. Dos propósitos de enmienda, y no llevo ni diez líneas.
Ocurren varias cosas. De normal las enumeraría tras dos puntos, pero también noto en mí una cierta disposición a usar en exceso ese signo de puntuación. Acabamos con los dos puntos, con los adverbios polisílabos, con la puntuación anglosajona. A ver que queda tras eso.
No soy capaz de acabar de manera satisfactoria el cuento que propuse. El telón cae lento, pero cae sin cesar. Las palabras no fluyen, y las especulaciones sobre lo que otros pueden sacar de mi planteamiento se amontonan sin nada que hacer para mitigar mi ansiedad, salvo recriminarme una y otra vez que lo más posible es también lo más terrible. O sea, que cualquier otro haya sacado mejor provecho de mi idea que yo mismo, que soy un ovillo de tramas inconclusas y de finales nada satisfactorios. He de acabar también con las frases telegráficas, pero aún diré la última. Qué cosa, en la vida, tiene un final satisfactorio. Final de verdad, no punto y seguido. Pocas, o ninguna.
Hablaba de la entropía, y fui a otro sitio. Como el que entra en la cocina a por una servilleta, y se para ante la nevera y toma una Coca Cola. No es casual que diga esta marca, claro. Quienes me visitan han vuelto a pararse, y muchos de los que escriben parecen haberlo dejado correr. Esa era la moneda que permitía las transacciones, ninguna otra cosa que los comentarios mutuos y la amabilidad y la corrección de corresponder, agradecido, a quienes me visitaban. Como un letargo, así es lo que se ha apoderado de esta página y de las que con ella alguna relación mantienen. Y los que residimos en Europa podremos excusarnos con el calor, que aplasta, y el progresivo parón de la actividad, como los que están en América dirán que a ellos lo que les aletarga es ese frío inhóspito. Todos parecemos tener algún poderoso motivo para no emplear fuerzas vanas en movimiento. Todos desestimamos más esfuerzo ante la ausencia de una retribución inmediata y proporcionada. Vas a recoger lo que siembres. Yermas cosechas se avecinan, entonces. No va por nadie en concreto, que nadie vaya a pensar que ando dirigiendo flechas en alguna dirección concreta. Además siempre me quejo, pues eso me dijeron en la escuela. Frases como la vida es una jungla, como que no hay bastante tarta para todos, como lo mejor es enemigo de lo bueno. Ja. Si no veis claro que hasta los posts que de nada hablan algo pretenden. 
No sé si mañana se despertarán todos al unísono y podré enviarle a Casciari un comentario en modo de tímido levantamiento de dedo que interrumpe la clase magistral. Hernán, mira sólo un momento, pierde algo de tu tiempo en leer lo que salió de este juego privado, de este insignificante y tímido lanzamiento de órdago. Aquí están estos cuentitos, este malvado y sangriento, este tímido y algo esperanzado, este fantasioso y formidable. Aquí está la cosecha humilde de un rincón del éter donde algunos, cada vez menos, pensaban que se iba a gestar una nueva corriente, una nueva brecha por la que caminaría, orgullosa, toda una generación. Tendrá que ser degeneración. Qué hi farem.

16 comentaris:

  1. Me parece un poco alarmista. No va usted a colgar los guantes, verdad? por las dudas me juego a ser de los primeros en comentar, como vecino nuevo y metido que soy. Animo!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ni hablar. Si aguanté cuatro meses solitarios sin nadie haciéndome caso aguanto lo que sea. Pero estos parones no pueden dejarme indiferente, por mucho que reconozco que llevo unos días sin que nada acabe de entusiasmarme.
      Ese usted me deja un poco inquieto, por cierto.
      Gracias y saludos, mira que igual ya estamos solos, a lo que parece.

      Elimina
    2. Bueno, no hay que estarse quieto, reza el lema de un blog que sigo. Pero el usted es parte de la inconstancia de mi discurso, a veces le digo a mi hija de tres años: "cómo se despertó esta mañana?". No es un usted de distancia, el respeto está implicito (pero si hay que perder los estribos para que se sumen aquellos que reclamas se manifiesten, aquí tiene un servidor pronto para el insulto injustificado!!!)

      Elimina
    3. Reunido con mis asesores decidimos aceptar tus explicaciones. Sí, un poco de pérdida de estribos iría bien para evitar empezar con listas negras.

      Elimina
  2. Horoche de Barilacio27 de juny de 2012 a les 14:23

    Solos, no. Big Brother is watching...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues prefiero writing que sólo watching. El silencio es inquietante, Horoche.

      Elimina
    2. Seis palabras, Horoche ?? No es él, es un impostor.

      Elimina
  3. Yo siempre paso, a veces tardo un poco pero acá estoy, no sé que anda sucediendo por su cabeza, pero que no decaiga!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Algún desprevenido podría diagnosticar depresión post-56, en relación a la entrada sobre Galeano...

      Elimina
    2. Bueno, bueno, tendréis que comprender mi inquietud, cuando pasáis del todo a la nada en mera cuestión de días...

      Elimina
    3. Sí, lo de Galeano fue tan escandaloso que acabaré teniéndole cariño.

      Elimina
  4. Ay, las flechas! Cómo cayeron alrededor de mi,
    detuvieron mi paso, inquietaron mi estado.
    Pero qué digo? No, señor, he mentido.
    Mi caminar estaba hace rato pausado
    víctima de este maldito letargo,
    la falta de musa etérea,
    inspiración de mierda.
    El tiempo, esa invención nefasta,
    ocupa lugar privilegiado en mi mano.
    Esa correa tensa, y las manecillas gritonas
    son fieles patronas en mi prisión personal.
    Si una excusa se me permite,
    que sea la más común de todas:
    Problemas personales, mi buen amigo,
    problemas y encima, mis líos!
    No dejo de maquinar la estrategia correcta
    con la idea perfecta para la vuelta.
    Poco y nada es decir que por acá siempre paso,
    pues la decepción de no comentar es mutua,
    pero prefiero por ahora eso que la duda
    de decir aquello que nada significa.
    Por peores tiempos has pasado,
    y por los peores todos cruzamos,
    si una queja es bienvenida
    que sea la que clama por un mejor resultado.
    Si he acertado en escribir alguna cosa con sentido
    juzguenlo como suerte y no como intención,
    estoy con sueño, de verdad rendido,
    intentando no ser sólo un visitante malagradecido.
    Qué siga este blog con su envidiable prosa,
    que nos acompañe siempre con su constancia asombrosa,
    que sea ejemplo para los que a veces
    dejamos que nos gane la pereza deshonrosa.
    Qué malas rimas, mira, te dejo,
    pero esto es también sólo otro intento
    de recuperar eso de lo que nunca he sido dueño,
    las letras, las letras, las letras.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno: si en el famoso post de Galeano pedí un reconocimiento a Talita y su guión de grabación, este extendo poema de Ronny no debería pasar desapercibido.

      Elimina
  5. Jajaja, es verdad lo que dicen más arriba, sos un alarmista!!! Te acostumbraste a lo bueno y ahora lo querés todos los días, mmmm...
    Yo ya te dije, ando navegando, así que tardaré un poco más. Además hoy llega mi padre de Argentina, así que los amigos y la escritura pasarán a segundo plano.
    Paciencia Francesc! En fin, que puedo decirle a alguien que tiene la constancia de escribir todos los días y pretende que le sigan el ritmo. Paciencia o ajo y agua!!! :)
    Besos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Y si otros blogs os ofrecen vales descuento, o los escriben apolíneos mozos que se pasean sin camiseta?, eh ?? qué hago yo entonces ? tengo que cuidar este grupúsculo, que los amoríos de verano son muy traicioneros (y los de invierno también).
      En fin: la familia es lo primero, estate con tu padre que es lo mejor que puedes hacer.
      Sí: mi constancia me aturulla hasta a mí mismo.
      Besos, pronto nos vemos de nuevo !!

      Elimina

Segueix a @francescbon