dissabte, 23 de juny de 2012

REPUBLICANO DE POR VIDA


Dentro de la historia universal hay años que están condenados al arqueo de cejas. Incluso en las historias locales parece que sea así. En Barcelona, dices 1992 y todo el mundo se pone en ese plan evocador. Los días que cambiaron el curso de la historia. La frase grandilocuente por excelencia: juro que estrangulo al próximo que se la oiga: "El año que situó a Barcelona en el mapa". Sí: hubo unos juegos olímpicos.Y sí, la ciudad estaba a reventar de gente a todas horas. Los bares llenos de extranjeros con las billeteras en progresivo vaciado, los hoteles con las habitaciones a precios de compraventa inmobiliaria. La Plaça Espanya parecía Babel, sí. Y más sí: cada vez, cada siguiente vez en que el Comité Olímpico (que debe ser el ente más corrupto del planeta) niega a Madrid la posibilidad de organizar otros (ya ni sé a los siguientes que optarán), por mucho que los políticos lo nieguen... una abyecta alegría. Eso es lo que nos queda a los barceloneses de las Olimpiadas del 92. Algún muñeco desvencijado de Cobi, alguna taza del desayuno descascarillada, y la alegría cada cierto tiempo de ver que Madrid continua, como Guti, siendo la eterna promesa.
Entonces, dices 1993 y todo el mundo habla de bajón y de resacón y del fantasma del post. Post-coito, post-fiesta, post-whatever. La resaca olímpica, segunda expresión que me causa repelús. Ahora quién limpia esto, ahora quién lo paga todo, qué coño hacemos con tanta instalación si, desengañémonos, los únicos eventos deportivos que movilizan a los catalanes de una manera significativa son los partidos del Barça.
Pues 1993 a mí me recuerda un verano en Menorca y Republic de los New Order. Voy a jugármela si digo que los New Order me gustan más cuando se alejan del sonido de Joy Division. Porque ese sonido era de Joy Division, y a New Order, en el fondo, le lastraba. O quizás lo hicieron evolucionar: no sé. Me gustan más los New Order en Ibiza de Technique o este magnífico disco que es Republic. Escribo aquí para reivindicar Republic, disco que muy raramente veo mencionado cuando se trata de hablar de la banda

.

Primero, porque es un disco de un grupo con una proyección espectacular, ya a nivel global. Se huele desde la portada, ese extraño collage sofocante/refrescante, un clásico instantáneo que ahora vemos algo naïf. Después, porque es un disco completamente luminoso. El tono es, casi siempre, optimista. El bajo de Peter Hook tiene sus momentos donde casi, casi, suena agudo. Hay canciones que son bombas para la pista, y es 1993. Y están esas melodías a las que, finalmente, Bernard Sumner ajusta la voz. Han pasado ya muchos años desde lo de Ian, hay que superarlo. Por qué, por qué coño New Order no pueden sonar optimistas. Por qué debo limitarme a los New Order oscuros de los primeros discos, los que salen sólo a la pista de vez en cuando, si en Technique o Republic la fiesta es casi continua. Considerarlo entonces un disco comercial me parece injusto: no tengo ni idea de las ventas de sus discos. Googleo: no hay manera de obtener cifras, aunque sí veo calificaciones hacia el disco en términos como "accesible" y "hedonista". Términos en los que no veo nada de malo. De hecho, los aplicaría igualmente a su hit de la etapa oscura, Blue monday, o algunos de los maxis publicados entre álbumes, como Touched by the hand of god, o True faith.


En todo caso, ninguno de los discos de los New Order han superado el status de disco de culto; dudo que ninguno de los descerebrados concursantes de bazofias como OT opte por versionear uno de sus temas para ser evaluado; seguro que prefieren cualquier cosa de U2 o Coldplay.


Eso sí: tras Republic, ya grabado sin prácticamente una presencia íntegra de la banda en el estudio, ya no hay nada. Discos insustanciales y recopilatorios a patadas. Mezclas extra y relanzamientos de algún tesoro escondido: 1963, la cara B de True Faith. Este disco, como otros de artistas que deberían haber comprendido el concepto de "retirada a tiempo", es el punto final de la banda tal como fue concebida. Por muchas reuniones y giras y estrategias de marketing que puedan producirse.
La última, venir al Sónar sin Peter Hook.
¿Qué es New Order sin el bajo burbuja de Peter Hook?
Que alguien me lo diga.

6 comentaris:

  1. Francesc, vengo a decir Presente! He pasado por acá todos los días, no se piense que no. Este post me despertó una curiosidad vieja: New Order. Dices que los discos cercanos a la muerte de Ian son muy oscuros. Están malos o sólo eso, oscuros? Con cuál debería empezar, el primero, como indica la lógica? Otra cosa: estamos a días de la publicación de los textos del experimento, que ansiedad!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Ronny, se te echa de menos, un placer verte de nuevo.
      Sobre New Order; no hay disco malo hasta los que vienen después de Republic. Mira en www.allmusic.com que, aunque algo condicionada por la industria, es completísima.
      Lo que comento es que sus primeros discos aún son los discos de "la banda que era Joy Division pero perdió a su líder". El sonido evoluciona tímidamente. Pero yo empezaría con Power, corruption and lies. Luego oyes Technique o Republic y te quedas pasmado de la evolución.
      Los textos del experimento: qué ansiedad, sí, porque el mío lo estoy retocando continuamente y ni lo terminé...

      Elimina
    2. Tengo tres versiones de la mía en las manos. Distintas una de otra, si. Mucho. Un placer comentar por acá, he encontrado el tiempo en medio de tantas actividades que una compatriota tuya me ha dejado. Gracias por la recomendación y seguro he de bajar los discos que mencionas. De vez en cuando hace bien un poco de luz.

      Elimina
    3. Tres versiones y yo ni acabé el mío. Joder que vergüenza.

      Elimina
    4. Pero mira la gran diferencia: tienes posteo diario. Yo he abandonado a la inmensa multitud de seguidores, fans y groupies de mi blog (?).

      Elimina
    5. Ronny: a mí no me cuentes como groupie !! Sigue adelante, hombre !! Nadie dice que esto sea sencillo, ni hay que plantearlo en términos de productividad. Posteo diario a veces significa no publicar máa que tonterías que vienen a la cabeza.

      Elimina

Segueix a @francescbon