divendres, 22 de juny de 2012

EL PLATÓ DEL DíA

Una vez más la cuestión práctica se impone: para qué consumir temporadas de The Walking Dead, cuando los ingleses se montan Dead Set, con una temporada de cinco capítulos, que no llegan todos juntos a las tres horas, y dicen todo lo que hay que decir sobre series de zombies, que es bien poquito. Hay cuestiones sumamente importantes que dinamitan los cimientos más básicos. Si los zombies tienen tanta hambre, por qué no se comen los unos a los otros ??. Si comen tanta carne, por qué están tan atolondrados? No fue el consumo de carne lo que marcó el aumento del cerebro humano, clave en el proceso evolutivo de nuestra especie??. En fin, no hay que jugar, como juega el  Colegio de Médicos a dinamitar House, con cuestiones puristas, así que dejemos que las series de zombies tengan su momento breve de gloria, y no les busquemos más la vuelta.
Dead Set es muy superior a The walking dead: se veía a los cinco minutos y es así. Sigma y Talita me la recomendaron con toda la razón. Y Dead set estuvo primero (2008), y de regalo te trae esa especie de crítica velada al tema de Gran Hermano y ese aislamiento inducido, aquí llevado hasta el último extremo. Pero no hace falta buscar segundas lecturas: esto no es el libro de Levrero en el que he fracasado estrepitosamente: es entretenimiento sin demasiadas pretensiones, con la medida justa de intriga y en su duración perfecta. Los zombies corren más que en la serie USA, la historia es más que una huida, y los papeles, básicamente estereotipos de los cenutrios que acuden a los reality-shows; bien interpretados. Ni habrá continuidad ni se intenta sugerir. Aquí los zombies son los malos, van a toda leche (lo que dije: el consumo de proteínas animales les tiene la masa muscular en pleno tono) y, aunque abotargados, solo van sucios de sangre y alguna víscera suelta, cuando se es zombie se pierden un poco las formas en la mesa. No parecen indigentes como los de Walking Dead, sino, más bien, asistentes a algún concierto de The Prodigy o Marylin Manson que se han vestido para la ocasión. Y los que huyen de ellos tienen claro que tienen que huir, echando hostias: discuten de como hacerlo, pero no pernoctan como atontados a la intemperie, esperando ser entremeses de banquete de comunión. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon