dimecres, 18 d’abril de 2012

LIBERTAD : EXTRACTO INICIAL DEL CAPITULO TITULADO 2004

"Cuando era ya inevitable que Richard Katz regresara al estudio con
sus impacientes compañeros de grupo y comenzara a grabar un
segundo álbum con Walnut Surprise —cuando hubo agotado todas las
formas posibles de dilación y huida, primero tocando en todas las
ciudades posibles de Estados Unidos y luego yéndose de gira a países
cada vez más remotos, hasta que añadió Chipre en el viaje a Turquía
y sus compañeros del grupo se sublevaron, y luego fracturándose el
dedo índice de la mano izquierda al detener el ejemplar en rústica del
influyente estudio de Samantha Power sobre el genocidio en el mundo
que lanzó con excesiva violencia el batería del grupo, Tim, desde el
extremo opuesto de la habitación del hotel de Ankara, y luego
retirándose en solitario a una cabaña en los Adirondacks para
componer la banda sonora de una película danesa de arte y ensayo y,
aburrido a más no poder con el proyecto, buscando un camello de
coca en Plattsburgh y esnifándose cinco mil euros de la subvención
para las artes del Estado danés,y luego desapareciendo sin previo
aviso durante un período de onerosa disipación en Nueva York y
Florida que no acabó hasta que lo detuvieron en Miami por conducir
bajo los efectos del alcohol y por posesión de estupefacientes, y luego
ingresando por propia voluntad en la clínica Gubser de Tallahassee
durante seis semanas de desintoxicación y desdeñosa resistencia al
evangelio de la rehabilitación,y luego curándose del herpes que no
había prevenido debidamente durante un brote de varicela en la
Gubser, y luego realizando doscientas cincuenta horas de servicios a
la comunidad agradablemente rutinarios en un parque del condado de
Dade, y luego negándose sin más a contestar el teléfono o consultar
su correo electrónico mientras leía libros en su apartamento so
pretexto de reforzar sus defensas contra las tías y las drogas, de las
que sus compañeros de grupo al parecer eran capaces de disfrutar sin
graves excesos—, envió a Tim una postal y le dijo que anunciara a los
demás que estaba sin un duro e iba a dedicarse otra vez a jornada
completa a su oficio de techador; y los demás miembros de Walnut
Surprise empezaron a sentirse idiotas por haberlo esperado."

¿A quién debo agradecer dejar a este tipo con esa cara?
No iréis a esperar que hable del asunto de YPF, más, tras lo que dije ayer (antes de los hechos). Vamos, no creo que nos llamen a las trincheras a ninguno. Ni a quemar embajadas. Conmigo que no cuenten para pitar a Messi. Ojo con Leo, a él se le toca por encima de mi cadáver. No creo ni que suba la gasolina, como aventuran los agoreros, ni que el sistema financiero español se hunda (más aún??) ni que la Caixa putee más a la gente de lo que ya lo hace. Lo siento: me encanta cómo se le ha hecho ese zas, en toda la boca, al prepotente gobierno español de ultraderecha. Soy un tocacojones. Lo dije desde el principio, aunque quizás usé una palabra más amable o esa figura tan retórica que es ser la esencia de la contradicción. Lamentablemente no me gustan tantos músicos argentinos como para tener la posibilidad de revolver entre un variado número de canciones hasta encontrar una adecuada para el momento, con lo que opté por una vieja favorita. Pues tengo prisa: he decidido no interponer más lecturas y adentrarme hasta el fondo en lo de acabar el libro de Franzen, tras lo cual, aventuro, me espera un nuevo despertar.


14 comentaris:

  1. Antes de escuchar la canción me aventuro, por la etiqueta del post (Calamaro) a tirar un: "Alta Suciedad" o "Clonazepám y Circo".
    El extracto del libro de Franzen parece uno de esos chistes negros, es muy buena. Pero lo que más me gusta es ese recurso de hacer una descripción tan grande, entre paréntesis o guiones, para aclarar tres líneas que componen el párrafo.
    Hoy he pasado pegado al computador, actualizando un montón de páginas y encontrar algo interesante, mientras el mundo y el trabajo se mueven afuera de mi cabeza.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Justo ésas canciones son las que no soporto de Calamaro, Ronny. Cuando se cuelga la guitarra eléctrica y se cree Mick Jagger o Bob Dylan. Me gusta Calamaro cuando se mesura y se vuelve ligeramente clásico. O sea, cuando abandona la pose de argento drogata e intenta parecer un crooner ligeramente acanallado.
      Y sobre Libertad de Franzen, aunque elegí el párrafo justo por esa imaginativa descripción del período entre grabaciones, imagínate 667 páginas a ese descomunal nivel de imaginación. Voy justo a la mitad, y conseguí un pequeño libro de ensayos. Pero es monstruoso, chico.

      Elimina
    2. Ayer visité una librería que está de camino a casa. Me llevo la sorpresa de que no han traído algo de Franzen desde el 2008. Habría que entenderlos a nivel económico: la venta es baja. A nivel emocional: Son unos tarados.
      P.D.: Con ese "chico" del final, me recordaste a Tres Patines, el actor cómico cubano.

      Elimina
    3. Ése es, Ronny, el tremendo riesgo que corre la gente como nosotros, cuando encaramos un emprendimiento comercial: tendemos a satisfacer nuestros propios gustos (montar una librería para vender la literatura que nos gusta, o una casa de discos para ofrecer la música que más nos pone de la cabeza.
      Nos fundimos, invariablemente...

      ¿Habrá que ser emocionalmente tarados para ser un comerciante exitoso?
      (No respondas...)

      Abrazo.

      Elimina
    4. A los dos (aparte de las consabidas gracias por leer y comentar). Frustrante no encontrar lo que buscamos, sí. Y dedicarse a promover la cultura atendiendo a nuestros gustos suena tan estimulante como suicida.
      Ronny: para un caso extremadamente urgente de necesidad tengo el fichero PDF enterito de Libertad. Ponme tu e-mail y ahí estará. No puedo darte mejor opción, pero desde luego no te arrepentirás.

      Elimina
    5. Y no sé quien es Tres patines... tenía tres piernas acaso ?? jaja !!

      Elimina
    6. Acepto la oferta del PDF pero si que lo leeré despacio de aquella manera, por eso no decaeré en la búsqueda. shan_tito@hotmail.com ese es el mail.
      Bueno, me parece lógico, por la distania y época, que desconozcas al susodicho. Había un programa llamado "La tremebunda corte" donde su personaje es un pillo al que siempre denunciaban. Humor mas inocente, en blanco y negro. En youtube se encuentra, por si te interesa.
      Horoche: sin respuestas, como pedias. Pero cuando me imagino dirigiendo una libreria me veo algo asi como un Willie Wonka. Eso es taradamente raro?

      Elimina
    7. Te lo envié ya!!
      Humor inocente... qué enternecedor !!

      Elimina
    8. Bueno, me expliqué mal, tal vez, jaja. Enternecedor no es. Es un programa cómico normal pero sin puteadas y menos doble sentido.
      Recibido el libro en PDF. Gracias.

      Elimina
    9. Ese libro es una puta joya, Ronny.

      Elimina
  2. hola, vengo a figurar nomás. me estás dando ganas de dejar a un lado a trimal e ir por franzen, hoy también averigüé, no es fácil de conseguir...

    ResponElimina
  3. Te hago el mismo ofrecimiento que a Ronny (creo que tengo tu mail, pero confirmámelo ) : el PDF enterito: a las 20 páginas no concebirás como vivías sin ese libro. Ya me diréis.

    ResponElimina
  4. Ole ese gerundio! Yo también me apunto, me gustan los retos. Tienes mi mail.
    Esa foto de Rajoy -fotoshop o no- no tiene precio
    Y Calamaro es un pelotudo. Hablo con conocimiento de causa, fui fan adolescente. Aunque reconozco que tiene un par de temas buenos.
    Yo por aquí ando también, aunque no hable.
    Abrazo!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Nono, no tengo tu mail: la foto de Marianito es sin tratamiento. Tal como salió de la web. Me salen más de dos temas buenos de Calamaro, pero no es para nada un artista de referencia. Habla Talita, habla !!

      Elimina

Segueix a @francescbon