dissabte, 21 d’abril de 2012

GRIETAS EN EL PAVIMENTO

Ayer: recorro la ciudad en mi coche a eso de las tres del mediodía. Voy cerca del mar y el día es claro. El azul del cielo es intenso y las nubes se recortan en él. El sol les facilita marcos para su silueta y los semáforos me hacen ir parando. Esos semáforos que otros días se hacen eternos hoy no me dejan hacer la toma correcta, y la Blackberry de las narices hace unas fotos horribles. Ni la paciencia ni el sentido del enfoque parecen formar parte de un hipotético top five propio de cualidades. Hay quien me mira y pensará un breve momento sobre el chalado que hace fotos a las nubes con el teléfono. Todos, a los pocos segundos, estarán pensando en otra cosa. Permanecen en nosotros las cosas que nos indignan o las cosas que nos impresionan. 
Como esos artículos diarios que hablan, a veces de temas importantes, a veces de banalidades. Como un café: te acuerdas de donde te pusieron prácticamente agua de fregar en una taza, y de aquel en que la crema que había sobre el líquido era casi la puerta al paraíso del aroma y la intensidad. Del resto, de los miles de cafés normales que tomas al largo de tu vida, poco te queda. El momento, la liturgia mecánica, el tintineo de la cucharilla contra la taza, la sacudida espontánea del sobre del azúcar. Uno más, que pasa al olvido, al lado de otros. La banalidad nos invade, porque apasionarse constantemente resulta agotador. 

Claro, es eso. Ayer la web de Orsai sacó el consabido tema de YPF y a pesar de todo no hay sangre. Unos lo achacarán a lo civilizado, otros a la indiferencia generalizada acerca de esos temas, que tan poco nos afectan el día a día a la mayor parte de nosotros. Yo opino que la pereza también tiene que ver ahí. La pereza hace que uno prefiera seguir sentado si no merece la pena levantarse. La pereza está en el libro de estilo de un buen Bartleby. Y el que es un Bartleby sin ser consciente de serlo seguirá ignorándolo. Ni hará una búsqueda por la palabreja de marras. 

Hoy: recorrería la ciudad a las ocho de la tarde?. No, tenedlo seguro. Estaré tenso, expectante, y nadie conseguirá por mucho que mencione la palabra opio, o la palabra distracción, que muestre el mínimo indicio de arrepentimiento. Las cosas van como van, y ciertas edades ya son muy avanzadas para cambiar vicios o virtudes.  

Lo que decíamos: columnas diarias de las que, como mucho, recuerdas levemente el tema que trataban y, muy raramente,  una frase apenas, que cala más que otras. Pero que, como las nubes de todos los días, pasan de largo a menos que quieras recordarlas con una foto.


8 comentaris:

  1. Hoy, luto. En tres días, resurrección.

    ResponElimina
  2. No me sale ser indiferente. Son las 4.23 y recién llego de trabajar en un restaurante. Esto lo digo porque no estoy muy fino. Me caigo de sueño y me duelen los pies. Pero me sale escribirte que las nubes no pasan y ya, que cada café hace una historia que no sería sin cada uno de ellos, los de agua sucia y los cremosos. Y que cada nube nos enseña a mirar las que vendrán y nos recuerda las que pasaron.
    Quizás no recuerdo lo que has escrito hace una semana. Pero si estoy aquí escribiendo en este estado lamentable, es porque cada uno de tus post forman una costumbre. El hábito de leer las palabras valiosas de un tipo que no se queda quieto y con el que comparto la agotadora pasión de escribir.
    (ya se que no me creerás y que dirás que vine por mi ración de captcha...)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Luto riguroso. Desorientación y torpeza. Ah !! es que bajé las persianas !!

      Elimina
    2. A dormir Germán, que luego la moza pide el biberón y cuesta recuperar el sueño !!
      Ni yo recuerdo de qué escribí ya no hace una semana, hace apenas tres días. Gracias por la fidelidad, cuidado con la alienación !!

      Un captcha con igualdad entre consonantes y vocales, por favor !!

      Elimina
  3. Oye, pues las fotos están muy bonitas.
    Hoy con los titulares me acordé de vos. Ay ay ay! No digo más porque ya sabés lo que siento por el fútbol.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La Blackberry es casi peor cámara que teléfono, que ya es decir. Ya: Barcelona con nubes suizas. Titulares ? qué titulares. Talita gracias por la visita (y por las que me tiras en Orsai... madre mía !!).

      Elimina
  4. Comparto la tristeza por el Barça, que fue aliviada porque ganó mi querido River Plate que necesita los puntos para salir de la B.
    Con respecto a YPF, al menos por acá todo el mundo ha opinado y creo que en la mayoría de los casos, desconociendo los pormenores del asunto. Por un lado, hay un clima triunfalista y revanchista por recuperar algo que nunca se debería haber privatizado, menos de la forma en que se hizo. Por otro, muchos de nosotros pensamos que los recursos naturales deben pertenecer al Estado sin estar tan vinculados con el gobierno de turno y sus intereses, cosa que al menos ahora no está sucediendo.
    Aclaro que es mi opinión y no me gustaría enemistarme con nadie, ni ingleses, ni españoles, por temas que nos exceden.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La tristeza sobre el Barça hoy puede remitir o agravarse. Tenedme en las oraciones (si es que alguien reza aquí).
      Enemistarse alguien sobre el tema de YPF ?? Nah. No sería por eso, por lo que yo me enemistaria (si es que alguien se enemista aquí).
      Sería por decir que Allende (si es que alguien lee a Allende aquí)o Mastretta o Coelho son mejores escritores que cualquiera de los que salen en la columna de la derecha "he escrit sobre" (si es que alguien se fija en la columna de la derecha aquí).
      Gracias por leer Karina.

      Elimina

Segueix a @francescbon