dissabte, 31 de març de 2012

RADIOS Y DIAMETROS

Cuando las multinacionales asociadas al mundo de la cultura (ellos lo llaman la producción cultural porque sólo entienden de vender objetos, les dan igual las sensaciones) se quejan de la progresiva desaparición de sus negocios, ni en un momento encuentran el alivio de pensar que, a pesar de eso (y de la perniciosa programación de muchos canales de TV), la gente cada día es más culta. O al menos tiene esa intención. Pero son incapaces de contabilizar otra cosa que no sean cifras de ventas. Con lo cual si antes conocían a Bolaño 400 y ahora 800 pero antes compraban libros de Bolaño 400 y ahora 200 para nada les consuela que los conocedores se hayan duplicado. Las ventas se han reducido. Putos piratas, podrían ser todos chinos o japoneses, haríamos leyes a su medida (no, convenceríamos a amiguetes políticos para que las hicieran) y decretaríamos su pena de muerte.
Para nada piensan como han contribuido ellos a esa decadencia. Recuerdo en la lejana apertura de Virgin Megastore en Barcelona: ilusionado como me presenté ante la perspectiva de la que había visitado en Champs Elysées, me fui con el chasco de que la mayoría de los que allí trabajaban no conocían uno solo de los discos que yo les pedía. La escasa especialización de los trabajadores en esas tiendas (cuyo efecto colateral, agradable para el empresario, es poderles pagar sueldos de mierda, pues con que pasen el lector de códigos, y repongan libros en los estantes como si fuesen sobres de bacon envasado, ya tienen bastante) fue otro de los factores que incidió en ese deterioro. Qué gusto tan añorado (y que ya pertenecerá pronto al pasado, como las ensaimadas que Horacio comía), el de un librero que sabe de lo que habla, porque se ha interesado en conocer detalles sobre lo que vende. Un mínimo de detalles, aunque sea para que quien pague el mínimo precio que cobra por ellos, no se sienta engañado.
Es Gustau, está en Cercles, ya sabéis, Bailén, 201 en Barcelona (al lado de Gràcia). No me paga por que lo diga, faltaría: lo digo porque me da la gana. Y porque pone Estrella distante en el escaparate, aunque no sea un best seller ni cueste 25 euros ni se haya publicado esta semana.

11 comentaris:

  1. Quá grande Gustau, escasea gente así en estos días.
    Hace unos días fui a buscar mi Orsai a una librería hispana, aquí en Berlín, y me llevé un pequeño chasco. Yo iba toda ilusionada, esperando encontrarme un cómplice, alguien con quien charlar, y me encontré con dos chicos que no conocían la revista y que estaban muy ocupados haciendo otra cosa como para prestarme atención. Les conté de que se trataba Orsai y me escucharon con esa atención que se escucha un tele de fondo. Encima la librería me dio la impresión de una pequeña Fnac. Ojo, yo amaba la Fnac, era el único lugar al que iba a gastarme el sueldo, pero no sé, esperaba otra cosa.
    En fin, igual me fui contenta porque ya tenía mi revista, pero hubiera sido lindo un extra de pasión o, por lo menos, buena onda.
    Saludos Francesc!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues sí: apetece notar el calor en las tiendas de discos y en las de libros. No dependientes que miran la hora o hacen otra cosa en vez de atender a los clientes. No se lo digas a la multinacional que posee 200 tiendas. Dependientes baratitos y obedientes. Eso es lo que buscan.
      La de libros malos que se habrá tragado Gustau para poder dar una opinión.
      Gracias por el comentario.

      Elimina
  2. Si yo conociera una tienda as{i, viviría en ella. Tengo la mala manía de no tener esperanza y creer que afuera, en mis calles, no hay algo que pueda agradarme. Ya me dedicaré a buscar. Y sino, me tocará poner una librería. Ya veremos...
    Saludos, Francesc!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Existe !! La mayoría de las librerías de segunda mano de Barcelona se obsesionan con viejas colecciones clásicas de enciclopedias que no me interesan. Esta no: narrativa de excelentes autores a precios de risa.

      Elimina
  3. Conozco la librería y sí, es una maravilla...una joyería de libros.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno, anónimo o anónima, joyas bien baratas y, a diferencia de muchos diamantes, no manchadas en sangre sino, a lo sumo, en tinta y sudor.

      Elimina
  4. Primer día de ruta. Pueblecito cerca de Castellón. Cuatro días por delante sin volver a casa. Hora de comer y me doy cuenta con desesperación de que me he dejado el libro en casa. Vacío en el estómago mayor que el del experimento de Von Guericke con los caballos en Magdeburgo. Tiendas cerradas y deambulando como un pollo sin cabeza preguntando a los cuatro gatos con los que me cruzo si existe un sitio donde comprar libros. Aunque sea una gasolinera. Encuentro una minilibrería/papelería con la persiana medio cerrada regentada por una abuela a la que sus hijos le "colocan" los nietos mientras están trabajando. Los atiende a la vez que vende libros. El espacio limitado solo le permite tener los libros de moda. Ninguno de los que tengo previsto leer. Ante mi indecisión, ella me mira de arriba abajo y me pregunta si conozco a Franzen. "Hasta hace pocos días, no. Un amigo está leyendo uno contrarreloj con el que está enganchado". "¿Libertad?". "No". "Pues llevese este y estoy seguro que no le defraudará".

    Libertad. Jonathan Franzen. No me está defraudando en absoluto. Tú encendiste la luz, y esa librera amable me dijo dónde debía mirar. Seguro que haría buenas migas con el Gustau.

    Gracias a los dos.

    6Q

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues en Libertad me vas a llevar ventaja, porque tardaré como unas semanas en poder dedicarme a él. Vigila los spoilers...
      Gracias por la lectura y los comentarios, veterano !!

      Elimina
  5. Estrella Distante!
    Casi como una curiosidad, un ejemplo de maestría, de juego de escritores, así es como nació. Cada vez que la releo (páginas sueltas, párrafos, frases al azar) me doy cuenta de su grandeza. Siempre que me preguntan por que libro empezar con B. siempre estoy tentado de decir los detectives salvajes, pero luego recapacito y les digo que esta, que E.D. (o Tormenta de Mierda como originalmente la quería llamar B.). Creo que en este pequeña libro esta todo B., toda su obra. Si una librería la tiene en su escaparate no hay más remedio que hacerles caso en sus recomendaciones futuras...
    Abrazo Amic!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, chico, qué enorme pequeño libro.
      Una pequeña corrección : Tormenta de mierda era el título inicial no de Estrella distante sino de Nocturno de Chile. Estrella distante es una extensión algo cambiada de un relato incluido en La literatura nazi en América.

      Conocí a la autora de la web deborahlibros.com buscando opiniones sobre un libro de Heinrich Böll. Yo le recomendé E.D. y tu diste tu beneplácito a mi recomendación a través de Twitter. Entonces te leí a tí. Pura teoría de los seis grados, que en este caso habría que reducir a tres o cuatro a lo sumo. Con el telón de fondo de la Web de Orsai. Otro genio el Casciari.

      Dos recomendaciones, una con algo de autobombo, si te gusta Bolaño:

      garciamadero.blogspot.com : Noticias y actualidad sobre R.B.

      mi post de mañana, hecho ya y programado para que aparezca a las 00:05 o así (pues hoy ya había publicado lo de ayer, viene Semana Santa, y no podré estar cada día).
      Creo que te va a gustar MUCHO. Y sólo lo diría por un motivo, pues soy humilde y modesto. He escrito muy poco en él.

      Saludos, company !!

      Elimina
    2. Y por supuesto SÉ de donde salió la foto que adorna tu blog y parte de su nombre.
      Gracias por leer !!

      Elimina

Segueix a @francescbon