diumenge, 18 de març de 2012

LOS AMIGOS INVISIBLES

Si no hubiera sacado de dentro de mí la tensión y la rabia acumulada, este post no hubiera existido nunca. O hubiera sido un eterno borrador, una eterna promesa, un proyecto nacido con la vocación de ser inconcluso, de gestarse en el vientre no nueve meses sino doce o quince o veintitrés. Pero pude deshacerme de la bilis, pude entrar en la habitación y destrozar simbólicamente la vajilla, y ahora la calma, lentamente, se apodera de mí. El sosiego me invade, no el adormecimiento de media tarde de domingo, esa perniciosa sensación de mezcla de stress post-vacacional y angustia y sindrome de evitación, no. Una agradable noción del tiempo aprovechado, de justicia impartida, de final de obra y turno de agradecimientos.

Pedí permiso para recomendar este blog : notengoelchochopafarolillos.tumblr.com.

Que no os desarme el epatante nombre: como ciertos niños, algunos blogs arrastran nombres que no se merecen. Puede que su autora piense si es o no adecuado a estas alturas haber reciclado una frase que me suena en boca de la protagonista de Aida, para nada plato de mi gusto. En todo caso, me autorizó a divulgarlo, y aquí os lo presento: es el blog de alguien que vino a España, se supone, en busca de una mejor vida, y no tiene muy claro haberla encontrado, o mejor, su trabajo agota su cuerpo y agota su mente hasta el punto de impedirle alcanzar una lucidez mínima para evaluarlo. Y mientras tanto, nos regala sus escritos: sentido común y fina ironía desde las simas de una nave industrial donde nuestra protagonista transita en medio de souvenires y compañeros a los que la apatía ha aniquilado cualquier atisbo de sentido crítico, de osadía, de alegría fruto de la espontaneidad.  Apenas ha escrito ocho o nueve entradas, pero el tono escéptico, personal, es extraordinario.

El domingo a las seis de la mañana sonó mi despertador. Mi hijo tenía partido a las ocho y media y había cosas que hacer. Además me gusta tener margen para las cosas: soy un obseso de la puntualidad, pues como odio esperar, procuro evitar a los demás esa tortura. Justo a esa hora vi un extenso comentario que me había dejado Horacio, desde Argentina, sobre Cien años de soledad, libro de García Márquez. Me resulta apremiante la sensación de yo debería haber leído ya este libro tras comprobar el unánime entusiasmo. Pues no sé si la opinión preconcebida al ver a García Márquez en lujosos apartamentos con vistas a Central Park me ayudaba mucho. Esa opinión tan 90's sobre escritores de éxito global que fingen sobrellevar penosos exilios en viviendas donde tocan a 300 metros cuadrados por habitante. Pero eso no es lo importante: Horacio, desde Argentina, me regaló ahí prácticamente un pequeño relato, o al menos a mí me lo pareció. Sobre su relación con el escritor y su relación particular con el libro, una historia de vaivenes y de reencuentros. Potente y evocadora. Cuando digo que los comentarios son el agua que riega los blogs, no lo digo de manera gratuita.También son el aceite que engrasa la máquina, y la sangre que mantiene vivos y en funcionamiento sus órganos. El anticongelante que evita que el frío lo detenga. La leche que le permite crecer y tener buenos huesos. El sudor que mantiene fresca su superficie. La Coca Cola que permite sus combinaciones con otros ingredientes. Sí : los comentarios son, todos, líquidos muy necesarios. En un mundo al que le falta, dicen, la liquidez.

6 comentaris:

  1. Que no te resulte apremiante leer Cien años de soledad. En absoluto. Tengo montones de libros para recomendarte si lo que querés es leer literatura contemporánea latinoamericana. Que sea premio nobel? vale, el imprescindible La guerra del fin del mundo, de Vargas Llosa. Es una novela gigante, apasionante, maravillosamente escrita. Cien años de soledad es la paja mental de un viejo verde desviado sexual reprimido. Si ya la leíste, leé a Juan Rulfo, leé el Facundo de Sarmiento, te garantizo horas de conmoción psíquica.
    No paremos de escribir, de comentar, de pensar. Yo creo que es lo que nos salva.
    Gracias por tu post, me siento super halagada.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Uf! Me dan igual, casi huyo de los Premios Nobel. Pero de tanto en tanto mi curiosidad hacia un libro se acentúa de tal manera que me es difícil parar. Sí , leí Pedro Páramo.

      Y esta es mi prolongada lista en el orden actual (que cambiará antes de que anochezca).

      Leyendo :

      LAS CORRECCIONES - Jonathan Franzen

      Siguientes :

      TIEMPO DE VIDA - Marcos Giralt
      PANICO AL AMANECER - Kenneth Cook
      EL TIEMPO ES UN CANALLA - Jennifer Egan
      HISTORIA ABREVIADA DE LA LITERATURA PORTATIL - Enrique Vila-Matas
      EL ARCO IRIS DE GRAVEDAD- Thomas Pynchon
      BILLAR A LAS NUEVE Y MEDIA - Heinrich Böll
      LA MUSICA OS HARA LIBRES - Ryuichi Sakamoto
      DISTURBIOS - J.G. Farrell
      KAPUSCINSKI NON FICTION - Artur Domoslawski
      EL IMPERIO - Riszard Kapuscinski

      Mucho por delante para que Gabo se cuele. Conmoción psíquica? No sé, quiero ficción que haga pensar, aunque las crónicas de Kapuscinski me llevan tan lejos como la mejor ficción. Tienes algo del estilo de Kapuscinski, por cierto. Sencillo y directo pero mordaz.

      No te sientas halagada. Es lo justo.

      Elimina
  2. Yo comenté por aquí que he leído Cien Años de Soledad. Llegué a ella buscando los Premios Nobel, sí, porque esa era una manera de conocer escritores dónde yo vivía. Y es por esa misma razón, por e lugar donde pasé mi infancia, por ese pueblo de tercer mundo, con historias propias, calles sin asfalto, río cercano, que me agradó el libro. El costumbrismo, la manera como capturó la sensación de un eterno domingo, un recuerdo escrito, la vida sin muerte. Nos quedamos donde nuestros muertos están enterrados. Frase que diria una abuela. La costumbre es más fuerte que la razón. Hay diversas opiniones, todas respetables. Yo no he hecho un estudio sesudo del contenido, hablo porque la historia me atrapa cada vez que la veo, pero sé que no es posible que a todos suceda igual. Si decides leerla, suerte, sino, todo bien, porque buena literatura hay mucha, lo importante es sacarle provecho.
    Qué lista larga de libros pendientes, felicidades!

    ResponElimina
  3. Sí, tantos libros y tan poco tiempo. Y encima he cazado una serie de ocho capítulos que me interesa, pero de la que aún no debo hablar.
    Está claro que Cien Años de Soledad no deja a nadie indiferente. Habré de leerla antes de que me lo llenéis todo de spoilers !!
    Mención que no hice en el post para preservar el tono de ficción: la canción de Scott Walker es oficialmente la mejor canción de la historia que dura menos de dos minutos. Oficialmente en mi blog, claro.

    ResponElimina
  4. Me temo que la responsable de los farolillos en el chocho soy yo, ejem.
    La autora del blog, adicta a las españolidades, me escuchó decirlo y se murió de risa.
    Y yo leo Aida y pienso en Verdi, pero investigo y descubro que es una serie de televisión. Ah.
    En realidad, la frase se la oí pronunciar al jefe de seguridad de mi trabajo...
    Nombres no merecidos y estridencias varias. ;-)
    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias por visitarme y comentar, espero verte a menudo por aquí. Sí, la frasecita es de la serie de marras. Mi opinión sobre ella la puedes saber pinchando en el vínculo. Pero no te hagas ilusiones.
      Respecto a las estridencias, aunque la apariencia sea más combinada, echo de menos el verde fluorado, más que nada porque el fondo negro no me va para nada...no tengo paciencia con el diseño, prefiero escribir y escribir.
      Besos !!

      Elimina

Segueix a @francescbon