dijous, 16 de juny de 2011

QUIERO ESTAR AISLADO

Islandia : en castellano el nombre puede inducirnos a pensar que llamamos así a ese país porque se trata de una isla. Pero no debería ser por eso : el inglés de Iceland vendría a querer decir tierra del hielo. Que hace un frío de la leche está bastante claro...si su máxima celebridad, Björk, tiene rasgos casi esquimales. Leía hoy (ayer cuando publico ese post) una entrevista en LV con un islandés que ha hecho un documental sobre lo sucedido ahí. Interesante entrevista que, a diferencia de la estúpida entrevista de hace unos días a Inka Martí (si estoy de humor la comentaré brevemente un día), por lo menos aporta cosas. Claro que dan ganas de ser islandés, aunque debería guardar por mucho tiempo las bermudas cargo. Están (ya hay un a palabra en inglés para eso : crowdsourcing) redactando colectivamente una nueva constitución, y sus antiguos gobernantes y banqueros van a tener que explicar más de una cosa, y, una vez explicada, responder por ella. Me imagino por eso que debe ser más sencillo organizar 320 mil islandeses que una docena de españoles : si no sabemos ni coincidir para una cena.
Hoy (ayer) se ha montado una buena en BCN. Las radios, retransmitiendo casi en directo esa especie de alzamiento popular, empiezan a decepcionarme. Diría que el tono crítico tan unánime empieza a apestar a una especie de uniformidad de pensamiento. Claro que está mal toda esa parafernalia si acaba en agresiones o en intentos contra políticos. Faltaría más. Pero se han apresurado en recordar que son representantes electos del pueblo y que pretendían desempeñar la labor que los ciudadanos les han encargado.

Yo me emociono con esas frases tan tiernas. Dejadme unos segundos para que seque mis lágrimas.No he llegado a sonarme. 

Son muy malos esos indignados. Han obligado a todo un president (acabo de recordar que ocupó la silla en que luego se sentó Falete) a optar por el económico helicóptero, con lo baratito que sale el coche oficial. Seguro que ni siquiera tenía esa socorrida neverita (hace calor y al Parlament se va con corbata) con su refresco favorito (es muy sano el señor Mas, como mucho, agua, aunque sea bendita que él va a misa). Pues sí que tenemos austeridad. 

Mi cuarto paseo por Plaça Catalunya se salda con un cierto equilibrio de sensaciones, a pesar de odo contrapuestas. No sé donde estaban los amigos de las rastas, supongo que haciendo nuevas amistade cercando el Parlament. La arquitectura de la acampada empieza a tener un aspecto relativamente consolidado. Ha dejado de llover y empieza ese calor mediterráneo que no perdona. Pero hoy he vuelto a tener una sensación de algo de orden (palabra que hay que relativizar en ese contexto). Las paradas tienden a especializarse, he visto gente mayor, también las conversaciones parecían más relajadas. Había oído en la radio (no sé por qué intuitiva razón hoy ha bajado algunos puntos la credibilidad que me inspira RAC1) que el perfil del indignado es diferente en Madrid y BCN y que aquí el estandarte del movimiento se lo había apropiado el colectivo anti-sistema. Yo le he dicho a mi mujer que a un político le han pintado el cogote. Se ha reído. Resulta que todo el mundo despotrica de los políticos que nos han llevado de la mano a nuestro presente, pero si vemos uno de ellos simplemente con el traje manchado de huevo ya nos despierta ese horrible sentimiento que es la pena. Despertemos. Llevará el traje al tinte y eso también lo pagaremos nosotros. Ya encontrará manera de resarcirse de esa humillación. Si no lo ha hecho por adelantado, por si acaso.

-------/////////-------

Escribo esta parte del post hoy jueves tras leer la prensa. Lógicamente las críticas arrecian. LV titula con un sonrojante Indignante, en cuerpo de letra enorme. Uno esperaba de LV, si no originalidad, al menos no una  tamaña indigestión de previsibilidad. Al igual que ayer con RAC1, he notado en sus opiniones el inicio de una cadena de mando, al extremo de la cual veo bancos y fondos de inversión, financiando edificios enormes en zonas nobles, y arriesgados proyectos empresariales. Una servidumbre levemente disimulada que al final parece ayudar con su actitud a levantar las porras y a disparar las balas de goma. Que a mí me hace caer de bruces en mi tendencia a ir contracorriente. Tan grave es que los parlamentarios no puedan reunirse un día ?? Anida en mí un nuevo sentir que me empuja a actuar con determinación. La voz de Basté ya arrastra un estigma (despiértate : hay que trabajar). Allí, dándole micrófono y eco a una monocorde hilera de personas quejosas (todas, curiosamente, con relaciones de diversos tipos con el poder), me decepciona. Cuantos malos días pasa el resto de la humanidad para que los políticos no puedan aguantar más de uno. Y no todos podemos llamar a un helicóptero cuando un autobús tarda más de la cuenta.

-------///////-------

Y esta última parte la escribo tras constatar que, parece, todo vuelve a la calma. Que ya corren por youtube vídeos que pretenden demostrar que había infiltrados que promovieron la violencia de ayer. Que yo ya no entiendo nada, hecho que seguramente acaba beneficiando a los de siempre, que saben que todos optamos cómodamente por lo malo conocido. O eso también ha de cambiar ??. A esos vídeos seguirán declaraciones y réplicas, discusiones y matices que se eternizan mientras nada cambia, ni parece que vaya a hacerlo.

Quizás por eso volvamos a esos cantautores ligeramente tristes, que han oído, o no, a Nick Drake, a Tim Buckley, a Elliott Smith. Que cantan con órganos, aunque sea sólo ligeramente, funerarios. Muchos que ya no están, demasiados.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon