dissabte, 10 de juliol de 2010

SIENTO DECEPCIONAROS A LOS DOS

Buenas noches :

No fui a la manifestación, no. Motivos : pereza, cosas que hacer, cierto respeto hacia como suelen acabar estas cosas, nulo respeto a hacer el paripé detrás de políticos muy preocupados en figurar y rentabilizar en votos tal o cual cosa.
Pierdo pedigree independentista por esto ? En todo caso, en un brevísimo inventario, éste es el cómputo de los 4 comentarios que mis entradas acumulan hasta hoy ( cochambroso pero ésto empieza a ser una obra literaria ) :

Comentarios por temas políticos : 2
Comentarios por temas personales : 1
Autocomentarios : 1

Así que entonando este mea culpa cumplimento mi obligación hacia mi extenso público. Sí, chicos, puedo fallar.

Ya en un círculo más próximo : mañana acaba el mundial y empieza como quien dice esa especie de verano real, mediados de julio, empieza a haber mucha gente de vacaciones y a hacer mucho que mucho calor. Empiezas a planificar qué hacer para que las semanas de libertad no se quemen como pasa todos los años, entre desplazamientos, maletas, y la sensación apresurada de que si no hacemos cundir esos días, estaremos un año arrepintiéndonos.
Del verano pasado tengo un recuerdo muy nítido : conseguí acabar de leer 2666, obra magna ( en todos los sentidos, más de 1.100 páginas ) de Roberto Bolaño, que llevaba dos veranos empezando y abandonando, básicamente por la desagradable sensación de no dedicarle la atención que se merecía semejante obra maestra. Os dejo en manos Googlear sobre este libro, su autor, su influencia paulatina y el abrazo unánime de toda la crítica literaria, sólo comentaros que digan lo que digan, 1. uno tiene que juzgar por sí mismo, y 2. todo lo que dicen se queda corto.
Hay libros que sirven para tumbarse en la piscina y leerlo entre remojón y visita al bar, otros requieren whisky y mesita con luz tenue, con 2666 probé ambas cosas y funcionó.

No tengo un día muy inspirado. Me preocupa que mañana debo hacer muchas cosas, la casa y tal, y puede ser que el calor, que agota lo suyo, me lo impida. Ya veremos. En todo caso sí he pensado qué es lo que debo poner de música, para que ésto se haga llevadero. Pondré Wave, grandísimo disco de Antonio Carlos Jobim, músico fallecido ( como Bolaño, por cierto ) brasileño ( no, Bolaño era chileno ), cuya obra quedó marcada irremisiblemente por la bossanova y su emblemática canción Garota de Ipanema. Juro que borraré de mi Facebook a quien me diga que no ha oído ese tema ( tranquila que haría excepciones a esta regla, previa negociación ). El caso es que ese disco ya no tiene canciones conocidas, apenas hay tratamientos vocales, y algunos temas se parecen sospechosamente entre sí : resultado , acojonante. Son menos de 40 minutos ( son los años 60, los discos eran de vínilo con su limitación de duración ), y habrá quien le llame música de ascensor, por su tempo, por su pulida producción, por su espaciosidad... pero ponlo, cierra los ojos, concéntrate, y oirás el oleaje.

No podía ser de otra manera :

Canción del día, para mañana , Antonio Carlos Jobim : Mojave ( sólo te faltará broncearte )
la de hoy quedará desierta.

http://www.youtube.com/watch?v=1fI5T5Jcp_4&NR=1&feature=fvwp

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon