dissabte, 31 de maig de 2014

DETROIT, EL EJEMPLO

En algún momento del pasado la revista digital Playground se acercó a lo que se puede considerar una referencia cultural. El momento se está alejando ya, aviso. Javier Calvo lo reflejó en su cuenta de Facebook: el cambio de orientación está dando al traste con ese leve coqueteo con la gloria. Y Playground se ha dedicado al fácil juego del fusilamiento del talento ajeno, a llenar sus artículos de links y referencias, y a aprovecharse de los auténticos buscadores de tesoros. Cosa que algún mastuerzo bautizará un día no muy lejano como periodismo 3.0, donde 1.0 sea descripción de la realidad, 2.0 la interpretación libre de esa realidad y 3.0 el canibalismo de lo más aprovechable del 2.0. Sin el mínimo reparo. Lo cual igual no va a ser malo, en el fondo. Hay de estos homos tecnologicus que no paramos ni un segundo sin digerir información por todos los canales posibles. O por qué la mayoría de los smartphones que se estropean es que se han deslizado de las manos en la cisterna del WC. O por qué ahora no nos preocupa tanto hacer cola o esperar si tenemos con qué entretenernos. Con lo bien que a veces va parar: ni leer ni escuchar ni ver. Estirarse sobre la hierba y contemplar, días como hoy, cómo evolucionan las escasas nubes por el cielo.

No me ha apuntado a ninguna secta.

Pero voy a atribuirle a Playground este pequeño hallazgo, que igual me convierte en adalid del periodismo 4.0, como buen ejemplo de intrusismo y vampirismo a costa del 3.0. Se trata de una cuenta en Tumblr, GoobingDetroit, dedicada a recoger información sobre el deterioro de la antaño pujante y lujosa ciudad de Detroit (curioso que Detroit y deterioro compartan tantas letras, incluso añadiría el término detrito). Información que, en cifras, ya tiene lo suyo, pero que en lo visual es impactante, y nos acerca a panoramas apocalípticos que creíamos exclusivos de peliculas catastrofistas, ciudades que han pasado por conflictos bélicos o escenarios de accidentes nucleares. Pero no: como el moho que avanza silencioso hasta apoderarse de todo, y con el punto de inflexión que supuso ser el primer gran municipio en USA en declararse en bancarrota, la miseria se ha apoderado de Detroit (Motor City, Windy city y otros acogedores sobrenombres) de manera irreversible. Miseria que trae degradación, violencia, depresión. Ver las imágenes de esas casas unifamiliares que ahora son pasto de los matorrales, imaginar por un momento las gentes que un día albergaron y qué habrá sido de ellas.Menudo ejercicio de reflexión acerca del futuro de nuestra especie.

Detroit, cuna de músicas que nos fascinan, es ahora el ejemplo absoluto de todas las cosas que no funcionan en este mundo. El ascenso de una industria, la automovilística norteamericana, que en su ansia de competitividad empezó a trasladar su producción a otros países (ya que ahí producían los competidores que, desde el Lejano Oriente, tanta cara les plantaban comercialmente), sin el mínimo escrúpulo para valorar cuál era el impacto social que ello producía. No hubiera funcionado el proteccionismo pero tampoco el librecambismo. Ahora los ciudadanos estadounidenses se pasean en Hyundai y en Toyota, y Lexus es el paradigma del lujo - en The Wire Snoop menciona esa marca. Y a los compradores, cuanto más alejados estén de esa realidad, más igual les da el impacto causado por su decisión de compra. La dinámica del capitalismo salvaje es que la desglobalización mejor es la que se rige por la total desregulación. Busque las condiciones más beneficiosas para aumentar su beneficio. Las fiscales, las laborales, las culturales, las sociales.  Cuando las sociedades deberían perseguir el progreso lo que se persigue es el progreso a costa de quienes ni pueden aspirar a él. El próximo paso será África: formaremos una generación de obreros low-cost que producirán lo que sea hasta que accedan a algo parecido a un status de relativo bienestar como el que tiene Asia. Y entonces saldremos corriendo.
Siempre pienso en qué debe pensar Houellebecq si ve alguna vez estas fotos, y las sitúa en su contexto. Auditorios públicos sin público, ausente porque ha huido o ausente porque en medio de las necesidades más básicas resulta muy difícil desarrollar sensibilidades. Locales devastados, bancos que han embargado casas que han devenido ruinas. Posiblemente el desarrollo de las grandes urbes se deba a las industrias que se establecieron en ellas y atrajeron a la población. Y el proceso no hace más que funcionar a la inversa. Posiblemente esa evolución sea natural y consecuencia de una causa que es aún más profunda. No sé que pensarán Carl Craig o Derrick May o Juan Atkins al contemplar los barrios en que crecieron o en que vivían los primeros aficionados a su música, los que les dieron ánimos para continuar. Pero estas fotos son la prueba de que algo está marchando fatal.

divendres, 23 de maig de 2014

M.R. #2

Lo único que ella era capaz de aportar al inmenso patrimonio familiar era un caudal inagotable de melancolía.

dimecres, 21 de maig de 2014

APROPIACIÓN INDEBIDA

Guardemos las formas: primero voy a presentaros a la magnífica pieza de música que ha provocado que yo escriba hoy este post.


Se trata de "Preben Goes to Acapulco". Es el tercer tema en el primer álbum del músico escandinavo (soy muy perezoso, no me apetece buscar justo de qué país es) Todd Terje, titulado, er, It's album time. Es una instrumental perfecta: un mid-tempo con aires retro: elegante, funky, inspirado, emocional, vagamente planeador (ese sintetizador), con toques de Burgalat, de Barry, de Badarou, del Carl Craig usando sintes analógicos, de sonido lounge, con una suntuosa pero breve parte de cuerdas. Muy coherente con el aire de la producción previa de Terje, al que conocí vía Lindström, otro de esos músicos escandinavos (...) asociados a eso que viene a denominarse space-disco.
De hecho, en la secuencia del disco la canción viene engarzada por un tema también brillante, "Leisure Suit Preben",  este de aires más afrancesados, que aporta una cierta coherencia al conjunto. Hablamos de un álbum, hablamos de un intento de crear una especie de coherencia narrativa.


Lamentablemente, tras un inicio tan prometedor, todo se estropea. De ahí se pasa a un desvarío pretendidamente tropical (ya apuntado, por eso, al usar la palabra Acapulco en el título) que lo envía todo al traste. Sería perdonable de no acabar de joderlo todo con un movimiento aún más inexplicable: colar un cover de "Johnny and Mary" con la aportación vocal de Bryan Ferry. Lo cual me trae al nudo de este post. Sí, empiezo a estar hartito de ese socorrido recurso de los cover. Con lo que me gustaban. Pero ahora voy siendo más de la idea de que las versiones de las canciones de otros artistas o se hacen con la intención de aportarles algo o mejor restringirlas a bises inflamados en conciertos que se alargan más de lo debido. Cierto programa de cierta emisora de radio que prometí (debería decir promentí) no oir más, contiene una pequeña sección donde se muestran las versiones de canciones determinadas y dan una muestra del despropósito: versiones de clásicos pop o rock en clave bossa, en clave jazz, en clave big-band, en clave folk, en clave punk, en clave metal). O Dios. Odios. Claro que hay aportes en positivo, pero ahora me da que eso de usar una melodía célebre como base para material propio es algo demasiado sencillo. Jugar con el conocimiento más o menos inconsciente para sustituir a la escasez de ideas propias. Para mí que es muchas veces más apropiacionismo que homenaje. Claro que hay ejemplos para todos los gustos. Pero lo que ha hecho Todd Terje con la canción del difunto Robert Palmer no está bien. No para un track 5 de un disco que andaba como la seda. Joder, lo del tracklisting. Ya lo dije. Estropeó el disco enterito de AlunaGeorge: enterito. Así que disfrutemos del perverso placer culpable de ir directamente a lo que nos gusta. Las dos canciones del disco de Terje que son perfectas son las que he puesto aquí. Gracias al tracklisting, tengo la percepción de que, a partir del track 5, Terje no tiene nada más que decir. Y gracias a esto tan perverso que es la red no hay por qué pagar por todo el cerdo si nos interesa solo el jamón. Va: no es tan grave. Mucha gente no acaba libros que empieza. Qué hay de malo. He disfrutado lo que el disco podía aportarme. Para qué más. Y a todo el resto del mundo. No insistan si sus versiones no van a aportar cosas como

aire pop y ligeramente aflamencado a un clásico del tango.


emoción, drama y cierto sentido groove a un clásico del pop vocal.


dilluns, 19 de maig de 2014

EL PICO CERRADO


Cualquiera que use la red para expresar su opinión, use o no más de 140 caracteres, debe mantener una postura sobre la detención del usuario de Twitter que colgó comentarios de halago sobre el asesinato de Isabel Carrasco. Cualquiera, como yo, que no tenga reparos en mantener un tono elevado en lo que se refiere a comentarios y que, desde luego, no considere que deba, ni yo ni nadie, cortarse ni un pelo en expresar su parecer sobre cualquier cosa que suceda. Si las redes sociales en masa han vitoreado el hecho por el motivo que sea, lo último que debe la sociedad es mantener un silencio hipócrita, y lo primero que debe hacer el gobernante de turno o el político de turno es reflexionar sobre la respuesta de la sociedad a la que se supone que pretende servir.
Si bien el tema se reduce a ajustes de cuentas por motivos personales, la cuestión repercute más allá. Como si expresar júbilo por la desaparición de un antagonista fuera patrimonio de un determinado sector. Cuando se desea la pena de muerte para un criminal, o que éste se pudra en la cárcel, nadie levanta la voz de alarma por apología de la ley del Talión, cuando se desea muerte a los etarras eso es patriotismo español y sentido de la justicia. Pero una política que se había granjeado enemigos da con unos (además, correligionarios de su misma fuerza política, que no es otra que el PP) a los que se les acaba la paciencia y le meten cuatro balas en la cabeza, y nadie, nadie, puede expresar nada diferente a la indignación sin correr el riesgo de incurrir en delito: en uno de esos delitos que empiezan por la palabra apología y que deben ser tan difíciles de acotar, y de definir, pero, curioso, no de condenar.
Las redes sociales y los blogs y todas las herramientas de expresión de Internet son, obviamente, cajas de resonancia dependientes del nivel de alcance de cada uno. Reprimir las ganas de decir lo que se piensa, por bárbaro y reprobable que ello sea, no tiene el más mínimo sentido. A veces es el único canal en que muchos pueden expresarse, en una sociedad con medios de comunicación masiva sumamente castrados y controlados. No he sabido de nadie de los que salen en @apuntem que haya sido detenido por desear horribles muertes a todos los catalanes. Reivindico mi derecho a alegrarme y expresar mi alegría, y compartirla y promocionarla, si alguien que detesto desaparece, sin importarme el motivo ni las circunstancias. Y el de mis enemigos a decir lo mismo de mi. Vamos: hablar es diferente que hacer, dicen los ingleses. Perro ladrador, poco mordedor, se dice por aquí. Expresar rabia y frustración es un canal más para mitigar esa rabia y esa frustración. No pretenderán los gobernantes que eso quede dentro de nosotros. No les aconsejo que pretendan eso, vamos. Yo ya les he avisado.

dissabte, 17 de maig de 2014

EL LAPSUS

Por las amistades argentinas que frecuentan estas páginas, me hubiera gustado que el Tata Martino triunfara en el Barça. Por los propios triunfos del Barça, claro, y para empezar a confeccionar otra de esas descabelladas teorías que lo explica todo en el Universo. Pero no. Casi va a ser un descanso, visto que tres de los últimos posts de este blog han tenido relación con el fútbol, y nada más lejos de mi intención. Creo que es mejor hoy, 17 de mayo, (considerando que a mí el Mundial me la trae al pairo, excepto por el puro divertimento de ver partidos) proclamar a los cuatro vientos que me van a sentar bien esos tres meses largos hasta que la temporada 2014-2015 se ponga en marcha. Que no pondré la radio ni leeré webs de periódicos deportivos porque no tendrán más que los rollos de siempre. Especulaciones con fichajes que no me ilusionen y  bajas que me causen dolor. Hoy: el análisis de los motivos por los cuales todo ha ido mal (curioso: un gol y ese análisis sería de los motivos por los cuales todo ha ido bien). Una semana de revolcarnos por el estiércol y de acumular esperanzas de que el Atleti no se arrugue ante el Madrid. Pero, a la vez, empezando a tantear con todas las posibilidades que nos saquen de este pozo. Pues que sepáis que casi que no me apetece. Ya me he cansado: de valores y de mirarnos el ombligo y proclamar a los cuatro vientos que el mundo debe admirarnos o si no no es un mundo justo. Nos hemos divertido una temporadita, larga, sí, pero al final hemos descubierto cosas que, si las juntamos y las valoramos con objetividad, son tan terribles. Que los jugadores envejecen y dejan de ser apreciados en cuanto pierden un par de balones o dejan de superar a cinco contrarios en una sola jugada. Que cobran sumas obscenas y aun así hacen todo lo posible por esquivar al fisco. Que aunque te caigan simpáticos en lo personal te vas a cagar en todo si no son capaces de ganar los partidos en que depositas tus ilusiones. 
En el fondo, estos meses de travesía nos van a servir para acabar echando de menos el fútbol, pero hay cosas más importantes en que pensar. Pronto haré una lista.

Sirva este post como sustitución de los últimos comentarios recibidos. El mundo me apremia a que me ocupe de otras cosas. Quizás fundar una nación, quizás escribir una novela, quizás organizar algún proyecto que me lleve tan rápido y tan alto a una cúpula que acabe mareado.

dissabte, 10 de maig de 2014

BETA TESTER

Los tres sentados. Hablando entre ellos. Los conozco más por la voz, que suena rotunda, suena con poder sonoro, pero sin poder físico. Me fijo más en su curiosa disposición, sobre una pequeña ladera que les da, dependiendo de la perspectiva, un ligero efecto a sus siluetas, de quedar como recortados contra el horizonte. Me fijo más en esas tres piedras, una de las cuales mantiene visible una parte de musgo que revela que ha sido movida para situarla allí. Piedras sobre las que ellos están sentados, formando una especie de tríángulo equilátero, con una pose que muestra expectación pero cierta indolencia, una pose que es tan obvia y tan manifiesta que me impide alcanzar sus caras con la vista antes de oir la frase.

- Ya iba siendo hora.
Segueix a @francescbon