dimecres, 20 de febrer de 2013

José Ovejero: LA ETICA DE LA CRUELDAD

Vamos. Esta cabeza mía parecía tener ya solo espacio para ficción y más ficción. Pero ayer hablaba de realidades distorsionadas, del affaire de las escuchas en La Camarga, de todo ese entorno real que nos acaba pareciendo un espejismo, y voy y devoro, por motivos dispares, dos artefactos que confluyen de la misma manera en un tema: la crueldad.
Black Mirror: segunda temporada en plena emisión y dos capítulos absolutamente fascinantes. El primero, que Horacio ha sido tan rápido en visionar que me ha hecho sentir hasta un poquitín mal, fascinante refrito de los aspectos más enfermizos de las películas de inteligencia artificial y replicantes, y el segundo, titulado White bear, recreación acertadísima de otras decenas de referencias en las que incluiría películas como El día de la marmota y A clockwork orange y que, al menos coincidiréis en que es un mérito que en 42 minutos se sea capaz de apelar a cosas tan diametralmente opuestas.
Y este libro, ávidamente recomendado hace unos meses por Deborahlibros, y que finalmente ha caído en mis manos después de una absurda espera administrativa. Ensayos de 200 páginas que se leen de un tirón: a ver cuantos sois capaces de decirme. Ensayos que concluyen con un estudio detallado de siete libros donde el componente de la crueldad tiene un papel protagonista, y, con excepción del que ya has leído (Meridiano de sangre, de McCarthy: extenuante y necesario como una mañana de verano en la playa) pienses que no puedes seguir viviendo sin leer los otros seis. Joder con José Ovejero y su capacidad para hipnotizar con sus argumentos cultos pero asequibles, amables pero contundentes. Lo siento: diez minutos para el partido. Hago más de lo que puedo.

24 comentaris:

  1. Como no puedo ver el partido y acabo de ver en Twitter que ha marcado el Milan, aprovecho para comentar: que apunto lo de Black Mirror porque la primera ¿temporada? (más bien el primer lote) me gustó muchísimo, así que iré a por la segunda. Y que me alegro de que te gustara el de Ovejero. Del buen gusto que me dejó su ensayo miedo me da probar su ficción... ¡salud!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ni mencionar el partido...Pues los dos de la segunda que he visto superan a la primera, han abandonado el efectismo ligeramente escatológico y se han situado en un incómodo medio tramo sobre lo cerca que estamos de ciertas barbaridades a poco que nos lo propongamos.

      Elimina
  2. Gracias a ti me he enterado de que habían estrenado ya la segunda temporada de Black Mirror. El primer episodio, tremendo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues vaya, Gon, que tienes un nick sugerente pero un interesantísimo blog donde veo a mucho conocido...me alegro de ser portador de estas noticias y no te pierdas el segundo episodio, realmente impactante. Gracias por leerme y felicidades por tu blog!

      Elimina
    2. Gracias, Francesc. Al tuyo llegué a través de la reseña de Stoner que hiciste para Un libro al día (por cierto, a poco que insistas en que Stoner es bueno, voy y me lo compro; me falta muy poco para decidirme; de momento ya he ido a la librería a manosearlo y dejarlo marcado con mi olor) y seguramente me verás más veces por aquí. Igual hasta cambio el nick para que sea más resultón.

      Elimina
    3. Bueno: la adquisición del libro, que depende obviamente del presupuesto y espacio físico de que se disponga, ya es algo a gusto de cada uno. Hay bibliotecas (en según que ciudades fabulosamente nutridas, como las de Barcelona) y hay amigos que prestan, y está el Emule. Yo Stoner lo saqué de la Biblioteca. Gracias, y nos veremos en los mutuos blogs, como ves aquí, me interesa, y mucho, la música, y me gustan mucho, también, los Metronomy... has oído su sesión para Late Night Tales?? A ver si te descubro alguna cosa más...

      Elimina
    4. No, no conocía el Late Night Tales de Metronomy (hace mucho tiempo que no me actualizo en cuanto a música). Me ha hecho gracia ver a Cat Power en la lista, más que nada porque han escogido la única de sus canciones que he llegado a escuchar con regularidad y que puedo decir que me gusta.

      Elimina
    5. Pues la sesión está bien! Además en la serie Late Night Tales acostumbran a incluir algún tema exclusivo de cada uno de los invitados a la sesión. Muy recomendables las de AIR y Zero7 !!

      Elimina
  3. Recordé este pequeño artículo/ensayo que leí hace algún tiempo en una interesante página de perdiodismo independiente guayaquileño. La autora hace un análisis, comparación, de personajes, películas, libros que envuelven violencia o crueldad. Por acá el link, si interesa: http://www.gkillcity.com/index.php/el-chongo/1027-la-narratologia-de-la-violencia

    Y este, que va por una comparación parecida entre un personajes (entre ellos, Wieder de Bolaño): http://gkillcity.com/index.php/el-chongo/1245-tres-intelectuales-monstruosos-de-la-literatura

    Saludos, Bon!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias por los links, Ronny. El libro se centra finalmente en la cuestión literaria, pero creo que la crueldad está extendida como argumento que no imagino sitio en que no esté: en cortar un programa de TV en un momento culminante para dejar paso a la publicidad?.

      Elimina
  4. Me reservaré por ahora las ideas y los sentimientos que esto me produce, y seré tan objetivo y aséptico como pueda; no me propongo inducir ideas ni conceptos, que cada uno los elabore como pueda o quiera.
    Sólo relataré que hace poco más de 40 años, cuando se estrenó A clockwork orange -obra maestra de Kubrik, un verdadero tratado sobre la violencia y la crueldad, incluyendo las estatales- una buena parte de los espectadores, tan relevante como para resultar significativa (no fueron excepciones, quiero decir), se retiraba de la sala, sin poder tolerar el contenido de algunas escenas que hoy quedarían, casi, a la altura de un documental sobre un pic-nic de boy-scouts (quizá el paradigma de esto sea la exitosa serie Saw (El juego del miedo).
    Me gustaría (mucho)(pero mucho, eh) leer aquí opiniones y/o debates y/o discusiones acerca de esto. Entre aquella lejana naranja mecánica y este majestuoso segundo episodio de la segunda serie de Black mirror quedan -entre otros- Tarantino y su propuesta de elevar a la violencia y el Grand Guignol a la categoría de hechos artísticos.

    Esta es una abierta convocatoria a la discusión y la pelea, señoras y señores. Por una vez, démosle el gusto a nuestro anfitrión.
    Y -como no podía ser de otra manera, tratándose de este tema- cuanto más violenta sea la discusión/pelea, mejor. Quizá.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno: la combinación libro/serie pone de manifiesto un tema que está muy arraigado. Pero los peleones oficiales (Germán, Pereira, Villa) parecen de excedencia últimamente. Este mediodía aún pensaba en una tercera película que White Bear me había recordado: El bosque / The village de Night Shamalayan. Menuda mezcla pero que resulta sumamente estimulante. Yo creo que la crueldad es un método pactado de tortura entre las partes: algo que nos sitúa cerca de que pase algo malo pero no al final. Creo que está tan asumida que considerar su uso indiscriminado como moralmente reprobable parece hasta conservador. Ahora voy a leer a Jelinek.

      Elimina
    2. Ayyy, que me ponen los dientes largos con la 2da de Black Mirror!! Todas las referencias que dan me hacen agua la boca. Lo puse a cargar en Cuevana y que vengan a detenerme.
      Qué me dicen del último adelanto de Orsai? El cuento del chino. A mí me encanta el tema de la crueldad encarado desde la ficción porque la gente se espanta de pensar en comer fetos pero después se zampa animales que han vivido bajo condiciones en las que no quiero ni pensar. Adónde está el límite entre la normalidad y la violencia. Por qué vacas sí y perros no. Ay, cuántas cosas por charlar y yo que me tengo que ir a cenar!

      Elimina
    3. Ese segundo capítulo parece el complemento ideal para el libro de Ovejero. Qué puta genialidad, madre. Hace mucho que no me miro lo de Orsai, y debería. Sin Orsai no tendría a mis lectores más fieles y queridos. Sob.

      Elimina
  5. Acabo de ver el capítulo, ay mi madre, qué buenooooooo!!!! Cuando pensaba que ya sabía por dónde iban los tiros me cerraron el orrrtoooo!!! (eso no te lo aprendas Francesc, es muy vulgar pero es lo que mejor define la situación). In-cre-í-ble! Cuando lo termine de asimilar lo charlamos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Tengo un buen amigo uruguayo: sé lo que es el orto ya hace años !! Y esta serie: tiene esa cualidad del cine en 40 minutos, y sacar la historia y concluirla. Para que os vayáis fiando de mis consejos. Qué sí, que ya sé que lo hacéis... podríais hablarle al mundo sobre esta cualidad, que no me llega para el yate!!

      Elimina
  6. Tengo pendiente BM en su segunda temporada....por cierto: me ha gustado mucho este post. Cortita y al pie ;)
    Abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. A por ella, Blue. Y gracias por omitir el tema fútbol, esta semana. Y a mí me gusta más cuando puedo extenderme, este ego que no descansa...Salud!!

      Elimina
    2. ¿Y por qué omitir el tema fútbol?
      ¿Por la mesura y la prudencia en las declaraciones previas?
      ¿Por la hidalguía de aceptar con altura un resultado en contra?
      ¿Por la calidad deportiva y humana de jugadores y cuerpo técnico?
      No omitamos nada. Los mejores equipos pierden, de vez en cuando. Y hasta pueden quedar fuera. No dejan de ser los mejores por eso.
      (¿O acaso el Chelsea es el mejor de los campeones de Europa? ¡Vamos!)

      Perdón, no me pude contener. Hoy el tema es otro...

      Elimina
    3. Bueno, Horacio, lo del fútbol esta semana ha sido para olvidarlo. Mal partido en el que el Barça intenta imponer su esencia y se da de bruces. Crudo lo tenemos.

      Elimina
  7. Hola preciosa!!
    Acabo de descubrir tu blog y me encanta ya me tienes como nueva seguidora.
    Te invito a que visites el mio y si te gusta me encantaría que tenerte como compañera para poder compartir cositas.
    Un besazo espero que te guste.
    Feliz fin de semana
    Como me va a gustar leerteeee

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias! No me importa que me leas aunque quizás no soy quien piensas. Todo lo contrario, muchas gracias, supongo que has acabado aquí a través de mi mujer, asidua a unos 2 millones de blogs de moda. Benvinguda !!

      Elimina
    2. Ya te decía yo, Francesc: eso de andar paseándote por las ramblas, con peluca y tacones tenía que acabar mal...

      Elimina
    3. Es por el tono de la peluca, Horacio, es un tono poco masculino ese rosa pastel. Lo comenté, pero no me aconsejaron bien.

      Elimina

Segueix a @francescbon