dimarts, 19 de febrer de 2013

LA ANTIGUA YUGOSLAVIA

Fronteras?

Ya he acabado de reírme.

Pero qué pretendemos, si no somos capaces de separar realidad de ficción. Pero que nadie se piense que esto de las escuchas convierte a nadie en McNulty ni en James Bond. Si no llegamos a Austin Powers. En un mundo multinacional (lo peor; comercialmente multinacional, financieramente multinacional) ni siquiera somos capaces de delimitar lo que separa realidad de ficción. Primero, que un restaurante se preste o colabore o no tenga la suficiente capacidad para que sus salones privados (y por tanto caros) lo sean de verdad. Segundo, que los propios políticos espiadores no sean conscientes de que un día pueden ser espiados. Esto me recuerda esa curiosa ética del tipo al que encargan dar una paliza a otro: el otro le ofrecerá dinero para no ser apalizado; más que el que dio la orden, pero recibirá lo suyo. Pues el matón no puede quedarse metido en una espiral de contraofertas. No te libras, chico.
Todos los partidos políticos y muchas empresas y muchos organismos oficiales. Si el ciudadano de a pie albergaba alguna duda descabellada de que alguien del sistema político mantenía su túnica blanca de pureza, esto la tiene que haber hecho estallar a pedazos. El sistema corrupto y putrefacto se ha mantenido mientras había pastel para unos cuantos y buenas migas para muchos. La pérdida de nivel lo ha precipitado todo hacia el fondo con una cruel lógica matemática. Si restamos 1 de promedio a una serie de cantidades esa resta afectará de forma distinta a 7000 que a 2. Pues eso es lo que pasa: el nivel más bajo empieza a rebelarse y los detectives han dicho que el dinero por su silencio no dura lo suficiente. Me pongo endogámico: detectives que me recuerdan a mi comisario, estupefacto y cariacontecido ante el final de los tiempos dorados, sólo pide que el equipo que gana se deje marcar un gol para ver qué es capaz de sacar en el tiempo de la prórroga. Disponer de 30 minutos adicionales en los que sabe que la táctica ha de cambiar, en que todo el esfuerzo ha de ser encaminado a un único fin. 

6 comentaris:

  1. Esperem que la finalitat sigui aquest anhelat canvi ...a millor , clar!

    ResponElimina
  2. Si tots els capullos que tindrian que pirar ho fan ens quedarem ben solets, el pais serà nostre !!

    ResponElimina
  3. Yo no me he enterado de lo de las escuchas, qué ha sido?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues que se ha descubierto que una agencia de detectives barcelonesa muy fiebres efectuaba, a encargo de partidos políticos, escuchas ilegales, a miembros de partidos políticos, y parece ser que se iban a difundir. Algunas de esas escuchas en locales privados de restaurantes frecuentados por el poder. Un follón de mucho cuidado.

      Elimina
    2. Pfff, qué rancio, parece que ha llegado el momento del destape. Las modas, vió?

      Elimina
    3. El estado español es como Benjamin Button: reduciéndose a un bebé balbuceante. Yo me largo ya.

      Elimina

Segueix a @francescbon