diumenge, 6 de gener de 2013

MISION CUMPLIDA

Ya que últimamente peco de escasa seriedad y debo justificarme ante mí mismo (pues yo no tengo altísimo al que rendir cuentas, lo cual agradezco fervorosamente a no sé bien quién), dejadme que me pegue un pequeño festín de autoestima.

Un/una lector anónimo me agradece la recomendación de librerías en BCN, es más, se planta el mismo día en que se lo recomiendo en la librería Cercles, y me lo agradece y define al pequeño reducto desde el cual el gran Gustau bombardea culturalmente su entorno más cercano como una maravilla.

Martín Aguirregaray, a.k.a. Misigma asegura haber gozado de lo suyo con Plataforma de Houellebecq, uno de esos libros que una relectura todavía encumbra más que la primera vez.

Horacio, al que también he recomendado Plataforma, asegura haber gozado también de lo suyo con la primera temporada de Homeland, lo hace a través de mail particular. Te lo pido Horacio: este blog no es el mismo sin tus comentarios extensos y digresivos (atento, Álex, no escribí disgresivos), así que si algo tienes que hablar sobre lo que aquí ha salido, te pido, por favor, no niegues a los demás tus comentarios.

Deborah, nombre que presupongo a la brillante autora de varios blogs, entre ellos Deborahlibros parece realmente impresionada por su visionado de The Wire, que sé que no ha sido directamente por mi influencia, pero algún empujoncito le habré dado, igual que le dí para leer a David Foster Wallace, aunque he de reconocer que yo también recibí el correspondiente de alguien valiente y osado y descarado como Selene, lo cual quiere decir que el efecto dominó, o boca oreja, o boca boca o como le digáis, funciona y funcionará. 
Y sé que hay más ejemplos (que pronto detallo, pues poner tanto vínculo es extenuante) pero estos se han juntado en los últimos días, y no solo aquí: mis reseñas en Unlibroaldía, sobre Orsai, sobre DFW, sobre Houellebecq, hasta sobre libros infumables, son bien acogidas, aquello no será justo mi casa, pero es ese hotel al que vuelves siempre que puedes porque te sientes perfecto. Tanto que a veces pierdo algo la orientación, ya no sé qué he puesto aquí sobre un libro (donde soy más cercano y confidente) y qué he puesto allí (donde soy más frío y profesional). Y resulta que me da igual: ni visibilidad ni fama ni ego ni narices. Mi andadura en la red es un enorme motivo de satisfacción, una sensación de misión cumplida que me viene muy bien incluso, joderos enemigos si los hay, pensando que es sólo la primera. Aviso. Que pienso imponerme más misiones y cumplirlas.


35 comentaris:

  1. Hola Grancesc. Soy una persona mediana. No quisiera ser recordado como señalador. O corrector. Ni siquiera como apuntador. Precisamente por eso elegí un email privado para comentar tu romance con la 'palabra' disgresión. Me supo mal que ligaras con dicha expresión, y más de segundas, está muy feo que los amigos liguen con las 'ex' de uno.

    Yo convivo con lo errores a un nível cercano al porcentaje por metro cuadrado de caracteres. Lo bueno es que siempre se puede mejorar. Luego, un día, te levantas, y eres Antonio Muñoz Molina, y te ves obligado a agradecer el trabajo de tu correctora de El País precisamente el día que la despiden, y te quedas tan ancho, o tan alto.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Álex, las palabras son mi única manera de ligar a estas cuarentonas alturas de mi vida. No me cierres el último resquicio, man.

      Elimina
  2. Solo para colaborar con tu autoestima, decirte que haces un trabajo formidable. Más de una vez me asomé a intérpretes musicales, series o libros solo por tus reseñas. A veces difiero con las opiniones de las obras en Un libro al día, pero eso es otro tema. Lo que tú haces es digno de elogio y muchas veces, necesario.
    Abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias Germán, tu comentario tiene gran valor. Pues en Unlibroaldía estaría muy bien que comentaras y dieras caña. Lo que faltan allí son comentarios con un poco de vísceras de vez en cuando.

      Elimina
  3. Caramba. Mientras pensaba en castellano escribir en catalán escribí en castellano. Me 'Wertericé'. Cayó un rayo castellanizador en mi azotea y abrió un hueco por el que se me escapan las promesas. Hostia tú, que será lo próximo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo con lo de los idiomas ya renuncio a tomar compromisos. Es agotador y es sumamente incompatible con la voluntad de publicar a destajo. Libertad absoluta para todos. Por supuestísimo, ni falta que hacía decirlo.

      Elimina
  4. Me sumo con "Plataforma", que he conseguido de metido entre los consejos que dabas. Y no olvides a Bolaño!
    Saludos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues si lo has leído o lo estás leyendo tendría muchísimo interés en saber tu opinión. Y perdón a los omitidos en este escrito, saldrán pronto aunque debería evitar estos posts endogámicos.

      Elimina
    2. La colección de Anagrama del diario argentino Pagina/12 trae tremendos títulos. Houellebecq salió hace dos semanas, aprox. Antes me despaché con Carver (short cuts- selección de cuentos), Juan Villoro (El testigo, buenísima novela), Ian McEwan (Amsterdam) y le seguía Oliver Sacks (Veo una voz) Este último me venía resultando un tanto pesado y se me dio por hojear Plataforma y...no me gusta colgar libros por otros. Se me hace como dejar en un baile una mina por otra mejor, tengo que terminar de bailar ese tema, al menos. Pero me dejé tentar y leí, por ejemplo "...La gente desconfía de los hombres que a partir de cierta edad se van solos de vacaciones; creen que son muy egoístas y probablemente un poco viciosos; no puedo decir que se equivoquen."... y chau mister Sacks y ahora no puedo dejar de leer a este ñato franchute.
      Todo culpa suya, señor Francesc.
      Está contento?

      Elimina
    3. Si es mi culpa hacer que todo el planeta lea un libro como Plataforma, aceptaré la condena que me caiga. Mira: me gustaría que los que la leéis os mojarais y opinarais sobre su lectura.
      Gracias por hacerme caso, de momento parece que os tengo bastante engañados.

      Elimina
  5. Fue un empujón en toda regla. Tu empujón. Es oficial. Y no sabes cómo te lo agradezco, sigo en Baltimore, cuando vuelva, te comento. El empujón con DFW me vino de Tongoy (aka "Amo de la Barraca") pero disfruto de las coincidencias; en cuanto acabe con un ruso que tengo entre manos, ataco las "Entrevistas breves con hombres repulsivos", no me atrevo a hincarle el diente a "La broma"... todavía. Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muuuuchaaaaas gracias!. Presentarte a Omar Little es algo que no puede igualarse con cualquier cosa. Y vaya: justo ese mismo es el próximo libro de DFW que está en mi mesita, y justo La broma infinita es ése que sé que me va a sacar de la circulación demasiado tiempo.

      Elimina
  6. Soprano, The wire, Franzen, Cercles (Cineclub,...),Ryuichi Sakamoto,....,y pronto DFW. Mucho me habría pasado de largo sin mi regular paseo por tu blog. Gracias. Supongo que somos unos cuantos los que nos llevamos pequeñas decepciones cuando nos asomamos y no ha habido variación. Pasa poco, pero pasa. No nos olvides. Compartido o no, es agradable leer lo que escribes.
    Pero que el éxito de proyección cultural que estás consiguiendo no se te suba a la cabeza. No olvides que Barragán (el de "chi cheñó")era vecino tuyo, fue al mismo colegio que tú (R..Ll..) y mira como ha acabado. Viviendo en contenedores :-)
    6Q

    ResponElimina
    Respostes
    1. Vaya: yo no quería que este post saliera con ese tonillo algo añoñado como de despedida o algo así. Pero tampoco quería ir de chulangas en plan mirad todo lo que os he enseñado. En el fondo soy una especie de proxeneta cultural sin desembolso ni transacción alguna por el medio. Lo cual suena fabuloso. Pobre Barragán: ni idea de que andara así. La proyección cultural es una cuestión amateur, que quede claro.

      Elimina
    2. Lo de contenedores lo digo por el personaje. La persona sigue por ahí. Aunque me consta que durante un tiempo no le fue mucho mejor.
      Lo del R. Ll. Es cierto. Lo descubrí hace poco en una entrevista en El Periódico

      Elimina
    3. Menudo prestigio para nuestro colegio este personajillo.

      Elimina
  7. Yo, como Germán, agradezco grandemente tus recomendaciones. Lo malo es decir que he comenzado con muy pocas, pero tengo tiempo, sí. (Supongo que tengo tiempo).

    Pero ahí estamos, que todo lo voy anotando, Francesc.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola Ronny! comprendo el ritmo extenuante que llevo. Imposible con todo, aunque mi lista de anotaciones de referencias y la manera de cumplimentarlas ya empiezan a entorpecer mis hipotéticas obligaciones de abuelo si algún día llego a serlo.

      Elimina
  8. Yo también estoy encantada de haber descubierto este espacio donde, de repente, te entran unas ganas incontrolables de aparcarlo todo y salir corriendo a buscar cualquiera de los libros que comentas, Francesc tienes el don de transmitir tu entusiasmo. Gracias!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias: ya no me sirve la ropa de la semana pasada, con tanto elogio.

      Elimina
  9. Un honor ser mencionado en tu post. De veras.
    Es justamente por mi carácter digresivo y extenso que señalás, que a veces me abstengo de participar. No estoy seguro de que nadie vaya a echar de menos esos -tal vez- cuasiabusos.

    El comentario sobre Homeland que te envié por @ es, además, extemporáneo: tu post sobre la serie (que fue lo que me impulsó a verla) ya lleva veinte días colgado, y aunque el blog no tiene fecha de vencimiento como un diario, también es cierto que el gadget de "Últimos comentarios" está roto, y que nadie más que vos se habría enterado de mi envío, si lo hubiera hecho allí.

    Me sumo a quienes te agradecen el trabajo que te tomás. Iba a poner "el incomprensible trabajo que te tomás", pero me di cuenta de que no tiene nada de incomprensible (aunque siga siéndolo, en este pícaro mundo que nos toca habitar. Se entiende, espero).

    Abrazo, y a comprar ropa un talle más grande para tu merecidamente halagado ego.



    ResponElimina
    Respostes
    1. No sé qué narices pasa con el gadget de los últimos comentarios. Ni sé la manera de solucionarlo. Las digresiones son el puro sentido de la existencia: una digresión seguro que es como le llamaríamos al hecho de pasar a comer o copular por instinto a hacerlo por placer. No?
      Dale a las teclas, Horacio.
      Ya no me sirve la ropa que me he comprado tras el anterior comentario.

      Elimina
    2. El gadget de los comentarios recientes está roto en blogger, les pasa a todos.
      Si puedo aportar una crítica (no estoy muy seguro de que le caigan en gracia, por lo general) me parece que el hecho de que el comentario no aparezca hasta la aprobación atenta contra la fluidez de los mismos. Pero es sólo una observación, en realidad.

      En cuanto a los comentarios de Mister Horacio, no hay caso. Es cómo las lluvias en lugares secos. No llueve por meses y luego la descarga es torrentosa. Se esperan sus comentarios siempre, maestro!!!! Lluévase más seguido, por favor.
      Saludos!

      Elimina
    3. No sé a qué esperan los de Blogger para arreglar el gadget. Sobre Horacio, a ver cómo negocia con tanta presión: lo que no sé es porque no ha abierto ya un blog, a qué esperas, Horacio??

      Elimina
    4. Por qué no le cedes a Horacio un espacio semanal, quincenal, mensual, anual, lo que pida, para publicar aquí en tu blog? Una columna de lo que quiera escribir. Yo con gusto le brindo mi espacio para lo que guste, si está interesado.

      Elimina
    5. Mil gracias a ambos.
      No diré más porque los desbordes emotivos pueden ser mal vistos.
      Pero (de nuevo) mil gracias a ambos.

      Elimina
    6. Buenas idea Villa. Estoy casi seguro de que lo haría gratis. Qué Horacio, con cuánto espacio te contentarías?. No le hagas caso a lo que Villa pueda ofrecerte, yo igualo su oferta y le sumo enviarte un frasco con el mismo aire que respira Messi.

      Elimina
  10. Gracias Francesc! Te dejo aquí algo para desear en el 2013: http://ivanthays.com.pe/post/39881115239
    ;) Besos, Selene

    ResponElimina
  11. Visita a otra conversa reciente a la religión: aquí, así que ya somos unos cuantos los que podemos decir que lo dijimos. O sea, eso.

    ResponElimina
  12. Ja! Aguante Francesc y sus recomendaciones! Qué grande! Abrazo, hermano, sos un fenómeno!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Martín: ojalá pudiera encontrar libros magníficos cada día o cada semana. No son tan frecuentes.

      Elimina
  13. Ya que estamos, yo también agradezco la cantidad casi infinita de recomendaciones. Estoy a punto de comenzar Homeland y ya veré si me parece tan interesante como a la mayoría de sus seguidores. Yo creo que para seguirte el ritmo debería contratar dos personas más que lean por mí. Te mando un beso grande!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Como muchas de las series que recomiendo, Homeland necesita dos o tres capítulos hasta enganchar absolutamente. Aunque la secuencia inicial de la serie, la de la cárcel, es ya un poderoso elemento de adicción. Gracias por todos los halagos. A ver si recupero el ritmo que ando un poco perezoso.

      Elimina
  14. Bueno, y con esto ya me termino de poner al día. A mí Plataforma no me gustó. En realidad no sé si no me gustó, creo que ni una cosa ni la otra. Las escenas picantes siempre levantan ánimos (y otras cosas) pero el resto... no sé. El protagonista no me generó ningún tipo de empatía, no encontré por dónde agarrarle la mano. Y mirá que es difícil, siempre suele haber algo, aunque sea muy pequeñito, donde nos vemos reflejados. Ni siquiera esa historia de amor tan particular. Creo que ya sé por qué. Es la frivolidad que lo rodea. Me parece que hay un halo de frivolidad en todo el libro que impide que uno sienta o se implique. En fin, es sólo mi opinión.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias por los comentarios: ya ves que ando un poco escaso de ritmo y de inspiración... no hay medias tintas con Houellebecq. Lo cual no puede ser malo, generar sensaciones extrañas pero siempre alejadas de la indiferencia. Es un cabrón muy eficaz en muchas cosas diferentes. Creo que sus protagonistas, siempre parecidos y siempre amezquinados, son reacios a cualquier empatía más que la enferma y la malsana. Pero hurgar, hurga.

      Elimina

Segueix a @francescbon