dissabte, 29 de juny de 2013

GANADO LANAR

Oh vamos. No es que yo pretenda poner en duda cualquier iniciativa que se ponga en marcha. No es, desde luego, que desde un rincón donde pocas cosas se ponen en marcha últimamente uno opte por la actitud de la crítica por la crítica. Pero, como catalán e independentista convencido, me pregunto qué, qué coño pretendemos que aporte a la causa la cuestión de reunir a unos cuantos músicos en el Camp Nou para proclamar lo que ya sabemos y, peor, otros ya saben que proclamaremos. Joder, menudos movimientos obvios, menudas estratagemas de pacotilla que nos da por diseñar. Ah. Que no lo diseñamos, que todo es generación espontánea y veu d'un poble y patatín patatán. Vaya tela.
Me veo esta mañana, despertándome en dos fases: el despertar de quien está acostumbrado a madrugar los días laborables. A las seis abro los ojos y a las seis y cinco vuelvo a cerrarlos. Cuando vuelvo a despertar, pasadas dos horas y media, sólo recuerdo que he soñado con que estaba viendo una carrera de F1 y Rajoy conducía un monoplaza. Eso sí es un señor sueño. Como estoy releyendo a Houellebecq, renuncio a usar el psicoanálisis para averiguar cómo eso ha llegado a mi cerebro. La F1, que me adormece, y Rajoy, cuyo nombre hace que me den ganas de consultar por internet las vacantes en organizaciones terroristas. Más, encima,  Wert en el blog de Talita. Ya estamos todos. 
Me veo esta mañana, mirando los tweets de la noche y colgando un tweet sobre este concierto. Me veo pensando en qué sentido tiene más que el de la tormenta perfecta para que los de @apuntem llenen más sus ya nutridas bases de datos. 
Esta es la situación. Cerca de diez meses después de la Diada que tenía que cambiarlo todo, lo único que parecen sugerir las encuestas es que el electorado se ha radicalizado en su mensaje independentista. Aventuro que no es difícil prever que es un proceso que irá a más. Cada nuevo votante que se incorpora accediendo a  la edad de votar es un joven normalmente consciente de que la perspectiva actual es funesta para su futuro. Por el otro lado, cada votante que se va al otro barrio es normalmente una persona que ha vivido una guerra, una postguerra, situaciones a las que no desea volver y que los medios de comunicación más habituales se empeñan en situar como un horizonte posible en caso de que una secesión abocase a una confrontación. Respecto a las edades intermedias, el azote del paro, de los recortes, de las bajadas salariales, de las políticas contra la población, no hace más que confirmarles día a día que cualquier situación diferente es mejor que la actual.
Pero para constatar eso no hace falta un concierto. El concierto, sobre cuyo impacto económico no pienso elucubrar, solo servirá para que canten los de siempre (con una transversalidad, ejem, artística, que me pone los pelos de punta), que lo escuchen los de siempre, que lo retransmitan los de siempre y que lo critiquen los de siempre. Nosotros pensaremos ladran, luego cabalgamos. Ellos pensarán, ladran, luego cabalgamos. Sin pretender azuzar para nada ningún tipo de descabellado plan armado, los bandos están formados ya. Puede que algunos no hayan decidido de qué lado están, puede que estén negociando los términos de su incorporación. Pero no hace falta conciertos para mostrarlo. Las banderas en los balcones hay que lavarlas para que nadie las tome por un trapo olvidado. La hoz tiene que estar afilada. Nada de celebraciones fatuas que no aportan nada ya. Ni comuniones multitudinarias ni subidas a montañas emblemáticas ni desfiles nocturnos por vías principales, ni campañas institucionales en el extranjero. A ver si vamos teniéndolo claro, que si les da igual lo que se vote o por lo que se manifiesten millones de personas, qué es lo que van a pensar de cuatro tipos (¡Gerard Quintana!, ¡Dyango!) subidos en un escenario diciéndole a la gente que extienda banderas, pero que no encienda mecheros, que las banderas fabricadas en China prenden con facilidad, y que el Camp Nou es nuestra otra catedral.

Salgamos a bailar. Ya.




9 comentaris:

  1. Anda, te estás leyendo "Ampliación del campo de batalla". Justo ayer le eché un vistazo en la fnac y me entraron unas ganas tremendas de leérmelo. Nunca he leído nada de Houellebecq (ejem) y últimamente me estoy preguntando cuál sería el libro ideal para empezar. No puede ser el mejor que haya hecho porque, si no, todos los demás me parecerán peores.

    Y en cuanto al concierto que comentas, yo huiría de cualquier acto de exaltación nacionalista, sea la nación que sea (soy gallego). Para eso ya está el fútbol y no soy aficionado.

    ResponElimina
    Respostes
    1. En sí era una relectura que ya ha terminado. Son dos horitas, pero he decidido revisar a Houellebecq, que es completamente necesario, pues su talento es único. Indudablemente su obra cumbre es Plataforma, que comenté aquí y reseñé aquí y, modestia aparte, ha sido aclamado por cualquiera al que mi recomendación ha empujado a leer. Además, está a unos asequibles 8 o 10 euros en la colección Compactos de Anagrama. Por cierto, qué te parecen los Disclosure? ese ha sido un hallazgo: house clásico hecho por dos mocosos que no suman ni 40 años. Respecto a la cuestión nacionalista: mi convencimiento es firme de que la relación de Catalunya con España (en cuanto España ha decidido ser representada por el gobierno radicado en Madrid) está agotada y finiquitada. No hay nada que hacer y no hay vuelta atrás posible. Lo que me parece estúpido es organizar eventos como si sirviera de algo y como si fueran a hacernos más caso por eso.

      Elimina
    2. Es cierto, te lo iba a comentar: me gusta mucho la canción del primer vídeo (ese ruidito de pelota de ping-pong...), la otra menos.

      Elimina
  2. Respostes
    1. Sí: estoy cabreadísimo. Hay que andar dando portazos ya y dejarse de diplomacia estúpida. La diplomacia siempre beneficia al mismo.

      Elimina
    2. Es lo que les hace falta a los españoles, pasar a los hechos y empezar a patear puertas. Ya lo dije en algún momento: guillotina y viva la revolución!

      Elimina
    3. Guillotinas a pleno rendimiento, por eso.

      Elimina
  3. Francesc haig de dir que tens raó! Tenim una manera de caminar tant lenta, tant de pensament racional, poquet a poquet i bona lletra per que no s'enfadi ningú i no molestem als veïns! I així no anem enlloc... Jo m'apunto a les teves files des de ja! necessito acció! necessito liar-la! Tot i que thaig de reconèixer que dissabte no em vaig separar de tv3 mentre em queia la llagrimeta!! petons nen!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Doncs a mi lo del concert em va sobrar moltíssim. Deixe'm-nos d'actes de celebració bonrotllista i passem a l'acció directa.

      Elimina

Segueix a @francescbon