divendres, 10 d’agost de 2012

EL FINAL DEL PENULTIMO CAPITULO

Seguimos en las mismas, ¿o no?. Son dos emisiones sueltas de radio que, casi en días seguidos, oigo entre episodios de somnolencia curiosamente asimétricos (ergo: despertarme a las cinco de la mañana por haberme acostado demasiado pronto vs despertarme casi a las nueve por haberme acostado demasiado tarde), y gracias al sistema ahorrativo de ciertas emisoras, por el cual se reprograman durante la madrugada algunos programas diurnos. Bueno, también está la posibilidad de los podcasts. En cualquier caso, ambas emisiones coinciden en algo que, no puedo evitar, eriza algo mi vello. Se habla, muy en serio, de iniciar el proceso de independencia de Catalunya. Tan en serio, que, si fuera ese amigo mío que de vez en cuando se cuela en esta página, esto ya no sería una mera sospecha. El contador Geiger parecería un grupo de drum'n'bass. Los perros guardianes ladrarían sin cesar, raspando nerviosos la puerta con sus patas. Todo. Todo parece indicar que alguien que manda ha decidido tomarse en serio esta cuestión. Así que se apodera de mí, gracias a esas dos horas de radio, un cierto neguit, palabra casi intraducible del catalán. Es como una angustia intranquila con un cierto aspecto positivo. Como una impaciencia incierta hacia lo que acontece al final. O sea, es excitante que parezca que al final yo pueda tragarme mis palabras sobre el país de la bravata, de no hace demasiadas semanas. Es estimulante saber que, entre el goteo constante de malas y malas noticias, esa aburrida procesión de recortes, desgracias, incrementos del riesgo-país, y muchos etcéteras, asome al final del horizonte, o del túnel, o de la carretera, o de lo que coño cada uno pueda ejemplificar como extremo de un camino, eso, parezca apuntar algo mínimamente digno de ser un cambio.
Luego está que a mí no me guste que quienes andan abanderando esta historia (lanzándose al discurso unificador empleando conceptos como la transversalidad, cosa que significa que, superada la transversalidad, habrá que ver qué hacemos con la longitudinalidad) sean los rancios de CiU, que ahora aparecen como ángeles custodios, como si fuera tan rápido, como si fuera un mero fiu, de los que dice John Self, lo de olvidarse que esos mismos políticos que quieren ponerse, hoy, agosto, el traje de super-héroes, son los que han instaurado miserablemente medidas de recorte (y se han apuntado ante España el patético tanto de ser los primeros en promoverlas), e individuos como Felip Puig han sido también protagonistas de episodios represivos considerablemente avergonzantes.
Precisamente en la entrevista a este hombre de esta mañana yo echaba de menos cuestiones más de la calle. ¿Y si, yendo de chulos, proclamamos la Hacienda propia en Catalunya, el tan sabido cierre de cajas, convencemos a una parte significativa de los poderes para que se lleve a cabo, y los de Madrid envían los tanques? (bueno: ni los envían, les dicen a los que están en los cuarteles de Catalunya que salgan a dar un paseíto). Si pasa eso, en qué foto quieren salir. En la de los fusilados sin venda en los ojos, en la de los timoratos que acaban firmando la capitulación sentados en una mesa rodeados de tipos de pie, y con dos policías con las esposas preparadas... o, como me temo, van a ser el amiguete que cambia de semblante en cuestión de segundos y dice, mientras una gota de sudor frío se desliza por su mejilla y se queda allí colgando, "chicos, era broma!".

18 comentaris:

  1. ¿Será verdad esta vez? Desde que recuerdo escucho comentarios acerca de la próxima autonomía de Catalunya y no termino de entender porque no se lleva a cabo si parece una cuestión lógica, la separación de dos culturas tan diferentes. Tal vez vos puedas aclararme este panorama y cuales son los intereses en juego.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno: hablamos ya no de autonomía sino de la constitución de una nación separada de la española. O sea: palabras mayores y un proceso que no va a ser nada sencillo. No se trata de culturas tan diferentes: se trata, sobre todo de la actitud española de sometimiento y dominación siempre contra a la voluntad mayoritaria de los que habitamos Catalunya, y de las enormes injusticias y desigualdades que se perpetran y se promueven. Nos hemos hartado, así de claro.

      Elimina
  2. Espanya tranquila... será rápido y no te va a doler!
    Tens raó amb ho rancia que és ciu, i lo falsa que em resulta erc, però tinc clar el plat que vull de la carta, i després... ja pensaré amb esquerres, dretes, retallades, lladres, però almenys deixar de ser la ultima colònia... thas fixat que mai han reclamat la catalunya del nord com a seva i en canvi gibraltar, la illa dels perejils... etc!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Però si els espanyols ens diuen que som el seu càncer !! No els hi farà mal, els hi serà força profitós: i nosaltres ja veurem si som un tumor, o una espora que es capaç de crèixer per si sola. Pitjor, dubto que arrivem a estar.

      Elimina
  3. Jo flipo! no ens poden ni veure...i no hi ha manera cony!!!

    ResponElimina
  4. Pues..
    Ni será rápido ni tampoco es eso que no nos puedan ver. Si acaso, démosle la culpa a Jordi Pujol y su estrategia del peix al cove y ese dame y doy cuando tuvo oportunidades para declarar unilateralmente el asunto y dejó a solas a Pere Esteve con su declaración de Barcelona en tiempos de JM Aznar. Con estos mendas que nos mandan que son unos reaccionarios ya os digo yo que no. Hace años que podríamos habernos segregado, pero la pela es la pela. Y esa es nuestra condena como pueblo. Sólo el arrojado Company tuvo lo que hay que tener. De izquierdas y revolucionario. El asunto este es otro movimiento táctico del tema de las balanzas. Que, con la que está cayendo, no toca, como diría nuestro dictador favorito, Yoda Pujol.
    Lo suyo es no leer la prensa y no dejarse intoxicar, pues es lo que pretenden. Quieren hacernos creer que la crisis es un asunto de España y de Europa, cuando digo yo que nuestros gobernantes también han tenido parte de culpa. Ni que sea porque, durante las vacas gordas, podían haber pedido de todo: balanzas, pactos y la independencia. Y no lo hicieron. y así nos quedamos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Y cómo coño hacemos para recoger este pulso de la calle. Adolescentes de la clase de mi hija: 25. Independentistas a ultranza: 21. Todo eso acabará aflorando en votos, en algo, algún día. Por encima de políticos, sí, va a ser difícil de cojones.

      Elimina
    2. Va per barris, Francesc.
      La meva filla acaba de fer 2º de Belles Arts. A la seva facultat ningú piula del tema, començant per ella que passa de l'assumpte.

      Elimina
    3. Problema: els nostres impostos algun polític espavilat sempre aprofitarà per pulir-se'ls. Mentre hi hagi aquesta confiscació s'ha d'estar al tanto.

      Elimina
  5. Siento desilusionarte, pero corroboro lo de que va por barrios. Mi hijo, acabado 1º de bachillerato, cumple con la estadística que indicas pero justo al contrario. Y pese a que suelo arrimar el ascua a mi sardina siempre que surge el tema, el chaval solo tiene en la cabeza las domingas de su novia, que tampoco está por labores patrióticas. Recogiendo lo que indica Marquez del Nogal, no les veo en una "mani" con la estelada en la mejilla. Además, mi hijo asiste a uno de esos colegios donde van los hijos de los que mueven los hilos.
    Dicho de otro modo. Va a ser lento. Va a doler. Seguro que no habrá tanques, pero los que tienen "la clau de l'aixeta" serán los que decidan. No tengo claro quién tiene esa "clau".

    6Q

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno: si tu hijo va donde van los hijos de los que manejan los hilos, eso en qué lugar te deja a tí, amic 6Q. Lento: casi 300 años de espera. Doloroso. Bueno: hay epidurales. Lo que no tiene que ser ese proceso es provisional, ni tibio. Si vamos a entrar a quirófano, a por todas, doctor.

      Elimina
  6. Solo para descomprimir un poco y espero nadie se lo tome mal: el Barcelona, en cuál liga jugaría? No habría más derby con el Madrid? Todo bien con el asunto de la independencia, pero este tema me preocupa..

    ResponElimina
    Respostes
    1. Nadie se toma nada mal aquí: Que le pregunten a Galeano. Pues no sé: el Mónaco juega con toda normalidad la liga francesa. Supongo que en tal caso la rivalidad se agudizaría hasta límites insospechados, si cada uno representara estados diferentes. Si no se intenta, nunca se sabrá. O sea, un Barça vs Madrid en liga española con dos estados segregados: al límite.

      Elimina
    2. El recuerdo de Honduras vs. El Salvador, en 1969, no contribuye a tranquilizar a nadie; se trata de límites sospechados, en este caso.
      Por cierto: fue Ryszard Kapuściński quien bautizó aquel despropósito como "La guerra del fútbol".

      Elimina
    3. Esperemos no alcanzar tal extremo. Magnífico libro (y magnífica paciencia la tuya de buscar la manera de poner la tilde en las consonantes. Una especie de reseña indirecta, que es lo que hacía hace unos meses.

      http://francescbon.blogspot.com.es/2011/07/la-soportable-levedad.html

      Elimina
    4. Valiente, hombre: es sólo cuestión de cortar y pegar, desde donde aparece bien escrito...

      Elimina
    5. Ya se sabe lo que nos pasa a los creadores natos: nos superan los aspectos técnicos. Ja !

      Elimina

Segueix a @francescbon