dilluns, 21 de març de 2011

SONRIA POR FAVOR

Llevo dos días  (y de publicar una entrada que está aún en progreso, hubieran sido tres) dedicando posts a personajes que seguramente no lo merecen. Como consecuencia, con la que especulo (si fuese otro el motivo, sería estupendo saberlo)  uno de mis 4 seguidores, de los que tanto me enorgullecí, se ha dado de baja. Y me he auto-recriminado que si este blog alcanzó su modesta cúspide a base de enaltecer discos o libros o series, y hacerlo con una cierta intención pseudo-literaria (ergo, tratando dignamente el idioma y poniendo cierto empeño en la búsqueda de frases brillantes), Pedro Varela y Risto Mejide no son personajes dignos de enaltecer, y seguramente muy poca gente les considere dignos de pertenecer a ningún imaginario.
Entonces me planteo qué hacer a partir de ahora, pues la idea de tener un público ajeno, me resulta excitante. No me detendré hasta averiguar qué pasó y enmendarlo. Veamos, en todo caso, si al menos no lo empeoro.
Como un elemento común de estas últimas dos entradas ha sido no mencionar mi actual lectura, empiezo hablando de El imperio, al cual le he dedicado el suficiente tiempo para ver su primer guiño : lo primero que Kapuscinski detecta en lo soviético es la falta de sonrisas, peor aún, la consideración de la sonrisa como un práctico acto de provocación.
Japón, que parece empezar a vislumbrar cierta esperanza, monopoliza en los medios toda clase de noticias. ya casi nadie habla de la escala Richter, ni de la lengua de agua parduzca que avanzaba cortando carreteras. Ahora volvemos al secular debate sobre la energía nuclear, en el que debo advertir que carezco de conocimientos para posicionarme. Concretaré que, por tanto, mi posicionamiento siempre dependerá de la última lectura que haga sobre el tema y como ésta haya calado en mí. Toda ciudad tiene sus trastiendas y sus cubos de la basura, donde acaban los desperdicios de cosas que han servido para fines mejores. El escritor tiene su papelera llena de garabatos, y sus mejores obras no sirven sin borradores desechados.
Sí me entero que Níger es el mayor productor mundial de uranio. Y Níger no me suena a una democracia parlamentaria donde un amable presidente se pasea en olor de multitudes, a pesar de ese valioso recurso. La dinámica del capitalismo entra en Níger, coge lo que le conviene, deja la basura donde sea, y ya se largará cuando el chollo se acabe. Total, que iban a hacer los negritos con el uranio ??. Llamarle en algún idioma autóctono la piedra que quema o la piedra que mata o alguna tontería por el estilo ?? Quizás un chamán con pinta de enajenado pasearía esa piedra por uno de sus poblados blandiéndola en señal de poder investido por alguna absurda divinidad. Nosotros los blancos sí sabremos que hacer con ella. 
Sin fórmula de continuidad el sábado compro en FNAC (aún espero la llamada de Bertrand confirmando que han encontrado el libro) Homicidio de David Simon. Me molesta un poco una portada un tanto sensacionalista, un lomo aún más sensacionalista, y su presencia errónea en la sección de literatura policíaca, cuando le sobra el adjetivo. Segunda consecuencia de la obsesión por The Wire, que no remite para nada, y menos si llevo ya comprados dos libros sobre la serie, aspecto que no es mi costumbre, para nada. Nueva mención a la serie en LV: una de sus protagonistas, la actriz que interpreta a Snoop en la soberbia cuarta temporada, detenida por asuntos de drogas. Boyz'n'the hood. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon