diumenge, 20 de març de 2011

APROVECHAR LA HIEL

Aunque desde aquí, y sé que puedo causar disgustos moderados, siempre he luchado enconizadamente para verter toneladas de porquería sobre todo lo relacionado con OT, por una vez voy a retractarme, no parcial sino puntualmente.
El otro día lo ví en la entrevista de La contra en LV (otra referencia medianamente visible aquí), y me gustó, tanto lo que decía, como su manera de decirlo : Risto Mejide me cae bién a pesar de haber estado vinculado a la peor basura que puede haber emitido la TV. No sé si su idea era la de ser un troyano, y pertenece a alguna organización secreta que preserva el buen gusto y cierto subgénero de decencia, pero entre lo que podría recriminarle por haber prolongado, con sus vitriólicos comentarios, un par de temporadas de ese insoportable suplicio, y el agradecimiento (espero que eterno) por haber provocado con su posterior ausencia que el programilla de marras (muy suave y benevolente lo de programilla de marras, pero intento evitar la terminología soez) se vaya definitivamente a las cloacas de las que nunca debió salir. Y que conste, para quien quiera afilar el hacha y blandirla contra mí : no he visto un solo programa entero de esa birria : puede que ni diez minutos aparte de los extractos que Youtube me regaló con la quintaesencia del hombre éste machacando de manera despiadada, desproporcionada, desconsiderada, cruel, vejatoria, a esos tristes émulos de cantantes de tercera categoría.
Ahora Risto Mejide se ha dejado una barba que, junto a sus gafas setenteras con cristal degradé y forma de pera, le hacen parecerse más a Jarvis Cocker, que para mí es una obvia ventaja. Está metido en algún tema de markéting relacionado con los medios. Debe ser jodido tenerlo como jefe si su lengua sigue en buena forma. Puede joderte la semana a los cinco minutos de entrar el lunes. Seguramente hace unos meses hubiese mostrado un mayor entusiasmo, ahora quizás no es cuando estoy tan airado como para establecer una competición con él. Leo su entrevista y hay resquemor, supongo que frente al hecho de que seguramente una prolongación de su estancia en OT le hubiese acercado a ese común sueño, que es poder retirarte cuando todos los órganos de tu cuerpo responden con facilidad a los estímulos (digo ésto tras realizar cinco o seis controles horrorosos en mi sesión matinal de fútbol), y puede que algo de lo que haga en el futuro provoque una reconsideración de esta admiración. Puede que en ese caso recordase que es culé y esto sea otro exhimente, tan arbitrario como otro. De momento, le he conmutado la pena de muerte.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon