divendres, 25 de març de 2011

RENDIDO A SUS PIES

Hará el domingo nueve meses (obviemos comentarios resultones) que este blog intenta abrir brechas, a veces en rocas, a veces en medio de bancos de nubes, a veces llamando a puertas que están ya abiertas.
Hoy me doy cuenta de que no he insistido lo suficiente con Goldfrapp. Ahí dejé, en entradas que ya amarillearían si las pantallas lo hiciesen, una ferviente recomendación de Felt mountain, guante que sé que hay quien recogió. Otras se quejaron del regusto melancólico del disco, la melancolía es un ingrediente que hay que dosificar, lo acepto. Pasó que Goldfrapp podrían haber vuelto a esa fórmula en su segundo disco, dado el insuperable (pido a todo el mundo que piense detenidamente qué quiere decir la palabra insuperable) resultado que les dió. Pero por eso Goldfrapp (que aunque toma su nombre del apellido de la cantante, tiene un cerebro escondido, rehuyendo focos y fogonazos de flashes) son un grupo diferente. Para el segundo disco, Black Cherry, decidieron dar, casi completamente, la espalda a ese sentimiento introspectivo. Seguramente recuperaron ciertos discos de funky que habían quedado en un rincón. También diría que compraron algún sintetizador de bajos particularmente potente. Alison Goldfrapp decidió enseñar sus piernas y tomar el escenario.
Me gustan los conciertos y la música, aunque sea caro y sea difícil adaptarse a esa logística ( la de las colas y los apretones y la incontinencia de ciertas histerias). Pero es como el Barça en el Camp Nou. La experiencia física. Así que siempre había recelado, tanto de discos en vivo, como de grabaciones de conciertos en DVD. Le falta algo para el clímax. Pero incluso en eso Goldfrapp quiso contradecirme. Lo que aquí tenéis(aparte de una vuelta a la vieja costumbre de los links) son dos demostraciones casi al azar de por qué Wonderful electric, grabación en vivo de los conciertos de presentación de Black Cherry, es una de las más impresionantes muestras (banda, vocal, producción, escenografía, entorno) de perfección, que me obligan a arrepentirme eternamente de no haber estado allí. Soberbia, y a recomendar sin reservas. Encontradlo y degustadlo. Todos los conciertos deberían ser así.






1 comentari:

  1. Hola Bon, he escuchado los links de Goldfrapp, y me han gustado...yo las que suelo escuchar de ella es Rocket o A&E
    Quiero agradecer tu comentario en mi blog, gracias por el animo...igual mas adelante...no se...pero como 6Q “soy Voyeur”...os sigo.

    ResponElimina

Segueix a @francescbon