dijous, 2 de desembre de 2010

LA NOCHE DEL ESTRENO

A los que no comprendan de que va ésto les ruego ( no, les sugiero, a rogar a la iglesia )  lean el comentario sobre mi post El lapsus.

Por favor, 6Q !! No te cortes, no contengas ni eludas uno sólo de los adjetivos que pienses destinarme. Como cuando uno va al médico y te tienen que decir algo jodido. No me mienta, doctor ( cuánto tiempo me queda ?). Así que te pido que todo sea en abierto, y a través de este cauce. Si me tiras por los suelos, me apetece saber si entre el público presente habrá quien venga a auxiliarme o a rematarme. Si es al contrario, quién dirá que no es para tanto. Si tu opinión está en esa intermedia escala de grises, quién añadirá negro o blanco.
Mi culo ? Pues ya debéis suponer a estas alturas que escribir aquí me sirve para exorcizar algún que otro fantasma. Ya he perdido la vergüenza, y si consigo el momento ( y el karma ) adecuado para concretar alguna de las ideas en embrión que andan por mi cabeza, mucho más que la perderé. Da igual. La desnudez emocional es algo que habría que experimentar más a menudo, es catártica. O hay que ocultar a la gente que te rodea que la quieres ?? Y poner buena cara a quien detestas ?. No, a estas alturas.
El día que decidí empezar ésto lo hice, torpemente, pero lo hice, con la intención de ir por donde esto fluyera : ahora veo que siempre me han gustado esas historias cortas que empiezan en un momento y acaban en otro, que son recortes más o menos precisos de unas situaciones determinadas, pueden ser banales o trascendentes. Me ha gustado leerlas y ahora puede que pruebe de vez en cuando a escribirlas. Creo en el talento y en la inspiración y en que ambas cosas te pillen trabajando. Aún no creo que pueda ir a más, más en estos tiempos donde una novela de apenas 200 páginas requiere experiencia y determinación y documentarse y plantarse ante un esquema de cómo vas a contar las cosas. Yo que lo único que tengo presente respecto a éso son las frases que Marguerite Duras le dice a Enrique Vila-Matas a las puertas de su chambre de bonne en París no se acaba nunca. No he dado una santa clase de técnica narrativa en mi vida. Como muchos, autodidacta, pero con poros abiertos por donde entran, y salen, las influencias de lo leído y lo oído y lo visto y lo soñado.
Y pretensiones las justas. Sé que moriré inédito. O alguien va a decirme lo contrario ?

2 comentaris:

  1. SOBRE EXODUS

    Ojo. Si soy capullo es porque lo pides. Y que quede claro que mi formación al respecto es la misma que pueda tener Belén Esteban. Si es largo, salta al final. Dicho esto, ahí va eso.
    ¿Cuál es la intención?
    ¿Disfrutar uno mismo de lo que escribe sin más (= onanismo literario) o procurar que los demás disfruten de lo que uno escribe? Entiendo que hay quien practica lo primero sin más pretensiones y de paso consigue lo segundo. Pero creo que los que aspiran a un público también se plantean lo segundo. Seguro que no es tu intención gustar a todo el mundo, pero si no das cancha, puedes acabar jugando solo.
    Si nos planteamos lo que “gusta” quizás podremos escoger “el camí del mig”

    ¿Qué es lo que le gusta a todo el mundo? Ni idea. Pero si sé lo que espero encontrar en un relato corto. Y pasa por reunir una o más de las siguientes cuestiones:

    - Intensidad. Que sea capaz en poco tiempo de generar sensaciones o inspirar sentimientos (empatía, rechazo, humor, amor, desesperación, sosiego,…)

    - Expectación por saber que ocurrirá en la línea siguiente.

    - Que como lector pueda comprender la situación del personaje o la acción. Incluso a veces identificarme con ello. Ya sea una situación extraordinaria o cotidiana. Desde un atraco a sacar la basura.

    - Que la historia, la sensación o la acción perdure en la memoria una vez se ha leído.
    Desde los 15 años recuerdo un relato sobre una pareja recién casada enamoradísima. Tras hacer el amor, mientras ella está en el baño, él encuentra entre las sábanas un diafragma. Pensando que ella lo ha perdido durante el acto sin darse cuenta, decide esconderlo para que su amada no se preocupe. Lo que ignora es que ella lo ha dejado adrede para hacerle una broma. La muchacha, al ver la reacción de él, empieza a sospechar que lo ha escondido pensando que ese anticonceptivo es el olvido de una supuesta amante. Decide callar e investigar. Se inicia un clima de desconfianza y mal rollo que acaba en el despacho de un abogado para firmar el divorcio. Justo antes de firmar, ella le dice: “Si hubieras sido sincero, quizás te habría perdonado el desliz con la que se olvidó el diafragma.”. Él contesta: “Pensé que era tuyo y no quise preocuparte”. Ambos se miran a los ojos dándose cuenta de la tremenda estupidez que han cometido. Pero a esas alturas se han hecho tanto daño, que firman.
    Recuerdo esto, y no recuerdo lo que comí ayer. El que lo escribió hizo su trabajo.

    SIGUE EN EL SIGUENTE COMENTARIO

    ResponElimina
  2. CONTINUACIÓN DEL COMENTARIO ANTERIOR

    - Ubicar esa acción o personaje/s en un entorno conocido o que gustaría conocer. Lo cual facilita el sentirse identificado. Puede ser una ciudad, una situación personal, una etapa de la vida, usar puntos de referencia como monumentos, actos sociales, eventos,.. También situarlo en el tiempo si la acción lo requiere.

    - Sorprenderme. Ya sea al principio o al final. O de principio a fin, ya puestos.

    - Tener la sensación de que has aprendido algo o te ayuda a recordar alguna cosa que tenías olvidada. Por tonta que sea. Desde dónde sale lo de Jackson, Johnson, Richardson, Harrison,…o que la mayoría de parques de las grandes ciudades tienen plantadas adelfas, que son muy venenosas.

    - Lenguaje fluido. Solo complicado cuando la descripción lo requiera. Sin artificios que aburran. Sin alargar situaciones que no dicen nada.

    Si bien tu relato pica de varias de estas cosas, creo que no se centra en ninguna, y falla en casi todas. Una vez leído no sé de qué o porqué huye. No sé lo que deja atrás. Si es importante o no. Si tiene 20, 30, 40 o 50 años. Si está casado, tiene hijos, es gay, vive en Tortosa o si es guapo o feo. ¿Es terrorista o reponedor de Caprabo? No sé si me ha de caer bien o mal. Y si tengo que decidir, no cuento con elementos. ¿Cuándo pasó todo eso? ¿Dejó un gato muerto en su nevera? ¿Tiene una bomba bajo la cama?.
    Puede que pienses: “es que nada de esto es importante para lo que quiero transmitir”. Y quizás tengas razón, pero los que somos cortos necesitamos más pistas.

    Dicho esto, y no es peloteo, en mi opinión tienes muchos post muy buenos (el pescaito frito, en la soledad de la llanura…). Mejores que Exodus.
    Tú lo has querido.
    Te admira, aunque no lo parezca,
    6Q

    ResponElimina

Segueix a @francescbon