divendres, 26 de novembre de 2010

EL PESCAITO FRITO

Básicamente para nutrirme de items culturales uso las siguientes fuentes. El orden es completamente irrelevante.


Venida a menos, porque su último re-styling la ha convertido en una web de difícil consulta. Se dedican básicamente a reunir cualquier contenido crítico, en todo el mundo, sobre cultura, a promediarlo, y ( de ahí su nombre ) a emitir una meta-crítica global donde el peso lo llevan los medios americanos, cosa que se nota. De vez en cuando toman algún riesgo. Es una referencia genérica, más útil para cine o TV que para música.


La tierra prometida de lo alternativo, centrado eso sí, casi al 100 % en música, y aquí quién gana es UK. Sin ningún sentido de la mesura, encumbran artistas que al siguiente disco puede que despedacen. Muy british, no tanto como el NME en su buena época, pero con un elevadísimo nivel de acierto. Cualquier disco por encima del 7,9 merece mucho la pena buscarlo.


Sin un sentido muy estricto, megaweb en franca decadencia ( se basaba en el hecho de que la gente comprase lo que salía allí ) dónde puedes encontrar, linkado y referenciado, cualquier disco donde salga ese trompetista cuyo solo te fascinó en aquel disco de mediados de los 80 de aquel extraño grupo cuyo cantante era Green Gartside  (*)


De aquí, o sea que van un poco a remolque de los medios de fuera, pero no tanto como antes. Hay mucha gente escribiendo ahí, con lo cual el criterio es generalmente contrastado. Sección de series de TV, sección de tendencias urbanas, tipo de letra pequeño con lo cual en el texto siempre hay sustancia.

Rockdelux ( revista en papel, tienen web pero el contenido es limitado )

Más arriesgados, menos centrados en la escena indie, mayor peso de colaboradores de referencia con lo cual ciertos íconos ( Bob Dylan, Neil Young ) son intocables. Digamos que su perfil de público es una década mayor del anterior. Buenas secciones de libros y cine.

A eso puedo añadir puntualmente cualquier tipo de comentario sobre lo que me interesa

De LV  : el suplemento Cultura/s de los miércoles, las críticas de TV del sábado, las de música del domingo.
Y búsquedas en Google sobre cualquier cosa que llame mi atención, si bien lógicamente siempre hay un primer sitio dónde lees o oyes acerca de ella.
Y ( last but not least ) las recomendaciones de la gente que pasa por aquí.

Ocurre que en http://www.pitchfork.com/ le han puesto un 10.0 al último disco de Kanye West. Kanye West es una de estas mega-estrellas de la escena hip-hop/ rap. Vende la tira, tiene líneas de ropa, lleva media joyería colgando del cuello. O sea, todo para que yo me aleje a varias manzanas. Pero un disco con un 10.0 siempre llama mi atención. Hay que oirlo. Lo hago. Y me vuelve a pasar, igual que me pasó con It takes a nation of millions to hold us back de los Public Enemy. Por qué no comprendo el hip-hop ?? Os lo juro. En los lejanos, pero no tanto, años en que compraba música compré muchos discos de hip-hop pensando si ése iba a ser el que me abriera los ojos. Cuando digo muchos podría marcarme un farol pero no. Y tampoco fui a lo fácil : Third Bass, Gang Starr, Stetsasonic, Public Enemy, The Pharcyde, The Jungle Brothers, De la Soul, The Fugees ( bueno, estos últimos dos me gustan un poco ) Definition of Sound, Miss-E Elliott,The Disposable Heroes of Hiphoprisy, y me dejo un montón. Son muchas oportunidades ( y aún bajaré discos pues no renuncio a intentarlo más veces ) que he tenido para engancharme. Pero no. No pillo el fraseo, las bases sampleadas me acaban haciendo preferir el original, el mensaje guerrillero lo encuentro repetitivo, y me faltan melodías. Curioso, puedo aguantar doce minutos de desvarío lisérgico sin apenas moverse media octava ( Richie Hawtin, por ejemplo ). Pero en el hip-hop no le veo la gracia a ese casi uniforme ritmo cansino, y nada debajo que puedas silbar en la ducha ( o una línea de bajo que te acompañe un par de minutos ).

Y esto fue lo más cerca que estuve. Era 1989, era una arrasadora Neneh Cherry, Jean Baptiste Mondino dirigiendo un sencillo pero efectivo clip. Y las cuerdas, claro, Nellee Hooper andaba por ahí, y Booga Bear. Años más tarde Neneh Cherry vino a Málaga, a vivir y a grabar su tercer disco, descubrió el pescaíto frito, que seguro que no tuvo nada que ver en que no volviese a hacer nada medianamente decente. Trampas de la memoria : el día que me compré Raw like sushi primer disco de la chica que incluía, venía, tiernos 25 añitos, de firmar ante notario mi primera hipoteca. Mardito roedore.

* Hablaba de Miles Davis.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon