dissabte, 28 de juny de 2014

SHEET vs SHIT


De un cierto párrafo de un libro de relatos que ando leyendo de un chileno que NO es Roberto Bolaño interpreto que los chilenos llaman garabato a lo que aquí se llama palabrota, o taco, o lenguaje soez. Y mira que jamás, en toda mi obra leída de Bolaño, que es mucha aunque no es toda, recuerdo una mención a esta cuestión. Igual Bolaño lo había olvidado. Igual quería que todos lo entendieran. Garabato en el castellano peninsular es una especie de trazo errático y poco definido que sirve para describir tanto una firma hecha muy deprisa en un escrito que no requiere de demasiadas formalidades, como dibujo básico y poco o nada terminado.
Pues como hoy ando más chileno de lo habitual (y quizás como tardío agradecimiento al 2-0 que le propinaron a la impostora roja) voy a, digamos, ser profuso en garabatos.
Si 6Q, que ya no sé si me lee o no, aunque sé que ya no escribe (él sabrá por qué) se volvería a frotar las manos ante la exhibición de sarcasmo y mala leche que se cierne sobre los que sigan leyendo. Tienen unas pocas líneas para abandonar esta lectura. Porque se destapa el frasco del vitriolo. Ya noto los vapores...

Porque es lo que voy a pedir.

Señores: manden a la mierda a alguien en su vida. Mándenlo, como dice la tarjetita del Monopoly, sin pasar por la casilla de salida. Mándenlo sea persona física o jurídica, que de estas últimas también hay. Sí: decididamente sirven las personas jurídicas y también los colectivos. Mándenlo sin previo aviso, sin esperar que la sangre hierva, sin que haya indicios de ello, sin que las nubes se atisben en el horizonte. Háganlo teñido de visceralidad o de arbitrariedad, por placer o por capricho o por rabia o por deporte. Uy; deporte, he dicho.
No voy a entrar en más detalles: pero es importante que pilléis (cambio del ustedes al vosotros justo ahora) el concepto. Es casi, casi, como apurar para ir al lavabo y, ah, hacerlo con más necesidad y con más gustirrinín. Se trata de no equivocarse, claro, en la elección de ese sujeto pasivo del mandado; lo cual prácticamente solo excluye a ascendentes o descendientes directos. Vamos: no me vayáis a negar que en vuestros árboles genealógicos, por perfectas que sean vuestras familias y respeto que tengáis por vuestros ancestros, no tendréis a ningún familiar sanguíneo o político cuya desaparición de vuestro círculo no os causaría gran satisfacción. Por favor: no creeré a quien asevere que eso a él no le pasa. No me toméis por tonto: a la mierda fueron los últimos que me lo insinuaron.
Claro, 6Q, que ya no sé si me lee o no.....dirá que ando sobrado de adrenalina porque la temporada del Barça ha sido un desastre y la que llega está plagada de incertezas, o dirá que el calor, el de hoy, no el de ayer que era la mar de llevable, sino el de hoy, me afecta y me recalienta las meninges. No, noi. Para nada. Esto no es un calentón: es una cosa fría como la vichysoisse. Que me gusta más que el gazpacho: tengo una tendencia hacia los lácteos, oiga,
Mirad, lamentablemente a lo largo de nuestras existencias acabamos transigiendo demasiado. Que sí. Los diversos entornos en que nos movemos nos condenan, sí, he dicho condenan, a la relación forzada con muchas personas en las que, en otras condiciones, ni siquiera nos hablaríamos. Las escuelas donde estudiamos, los trabajos, los vecindarios, las relaciones del día a día doméstico o profesional. Extiéndase eso a la familia, las relaciones de nuestros hijos... vamos, decidme que aún no habéis llegado, en ese tercer círculo, a nadie desprenderse del cual os representaría un gran descanso. No hablo de nada físico: hablo de ese vete a la mierda tan fernangomeciano que permite certificar, ad eternum, que tal o cual persona no volverá a dirigiros la palabra. Que no aguantaréis más tonterías, o conversaciones banales, o diálogos de merluzos, o putadas. Que no os (me encanta esta palabra, justo la reivindico) importunará. Cada uno sabrá de qué quiere librarse enviando a la mierda a quíén. Pero hacedlo. Cómo se queda uno.
Solo una pequeña pega: puede que nos guste tanto que pronto queramos repetirlo. Aunque igual no está de más una acción colectiva. Como darle al botón vital del reset.
Importante saber cuándo parar.

3 comentaris:

  1. vercoquin y el plancton7 de juliol de 2014 a les 2:49

    Efectivamente, es necesario hacerlo, los beneficiarios de dicho boleto de ida abundan; pero si nos abstraemos del sentido figurado, y recurrimos a la literalidad, seguramente estos individuos deberían quedarse en su sitio, pues ellos SON la mierda.

    ResponElimina
  2. ¿Ganas algo ejerciendo de Fernán Gómez?
    Si puedo lo evito, salvo que me barren la salida. Evito el "conflicto por deporte", qué quieres que te diga.
    Soy agente comercial, y si no controlara mínimamente tanto mi estado de ánimo como las ganas de asesinar, no llevaría tantos años en esto. Y con los años, valoro cada vez más la tranquilidad.
    A cualquier miembro de mi familia, al despedirme, le digo de forma sistemática, sin venir a cuento y tenga la edad que tenga: "Portat bé i no facis enfadar a ningú"

    Soy 10 días más viejo que tú, así que no puedo evitar ser paternalista. Pero si te reporta algo abroncar, tú mismo. ¿Ves tan normal que te "abronquen"?

    Tranquilo, hombre. No me envíes. Me voy yo solo.

    ResponElimina
  3. Ronda de contestaciones que, espero, porque el link con los últimos comentarios no funciona hace tiempo ni se sabe cuándo va a volver a hacerlo, no pasen desapercibidas, ya que, con las vacaciones no hallo inspiración para nuevos posts y estas contestaciones dispersas van a ser lo más parecido a un post que pueda haber en unos días:

    Pues a los dos os contesto en el mismo sentido, aunque parezca que vuestras respuestas sean antagónicas, yo las veo casi complementarias. Pues mientras haya personas en el mundo que con sus acciones o sus omisiones se obstinen ya no a llevarme la contraria sino a poner impedimentos para que me sienta más satisfecho, mientras haya tanta gente dedicada a ello de forma consciente o inconsciente, mi necesidad de enviarlos a tomar viento no es una política arbitraria que yo tome por mi cuenta: es un mero efecto compensatorio, un movimiento pendular.

    ResponElimina

Segueix a @francescbon