dissabte, 13 d’abril de 2013

FUERTE DISCUSIÓN DE PAREJA ANTE LA CUAL LOS VECINOS NO REACCIONAN EN MODO ALGUNO

Él está sentado. Ante el ordenador o en el sofá leyendo o en el sofá viendo algún partido, intrascendente o no. Ella ha venido a paso rápido desde un pasillo y se ha parado a unos metros, quedándose ahí plantada. La racha de recriminaciones ha empezado pronto, apenas ha dirigido la mirada hacia esa estampa, la del hombre absorto ante algo. El punto de partida es cualquiera, lo absurdo que pueda ser es indiferente. Pero ella habla y él, pasados unos segundos, ha reaccionado y ya la ha mirado un par de veces. A esa distancia la profundidad de la mirada tiene poco que ver. Mira en esa dirección pero podría mirar el reloj que está en la pared tras ella o la pequeña desconchadura en la pintura que hay en la pared, a la altura de su hombro. Es todo lo que hace, mirar sin hacer ademán tan siquiera de intervenir o contrarrestar alguno de sus argumentos,  dar réplica a esas palabras cuyo tono se está elevando. Pero él ya ha jugado ese partido muchas veces. Sabe que en cierto momento tiene que atender las palabras que ella dice y cambiar algo en la expresión de su cara. Es el código. Oigo, entiendo, pero no es suficiente para que yo haga otra cosa que mirar hacia allí y poner cara de extrañeza. Aun así, desvía la mirada de vez en cuando hacia lo que antes captaba su atención. Ese día, ese, justo ese momento, el portero del equipo contrario pasa por detrás de la portería y toma la pelota en sus manos mientras el público local abronca. El portero mira, y él tampoco dice nada.

¿Y si "Ja ja ja" hubiera sido el último post en la vida de este blog?
Como una broma perversa, dejando que los comentarios iniciaran un río de temáticas que acabara llevándolos por diversos caminos, que se iniciarían de una forma grotesca, hasta que alguien nombrara un músico con apellido de salsa italiana y se recondujeran por los vericuetos deseados y deseables, es decir, el cruce de referencias, las recomendaciones mutuas.

Francesc Bon falleció absurdamente mientras leía las últimas páginas de un libro que le costaba más de la cuenta acabar. Leía sentado dentro de su automóvil, mientras bebía una lata de Coca Cola que debería estar más fría. El vehículo estaba aparcado correctamente en una calle secundaria de un polígono industrial, cuando el conductor de otro vehículo perdió el control del mismo y fue a estamparse contra el de Francesc. Deja esposa y dos hijos,  y varios lectores que ahora igual empiecen a sonreír.

Je je je.


8 comentaris:

  1. Tengo que reconocerlo, Francesc. No acabo de pillar estas entradas deconstruidas que haces de vez en cuando.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sencillo Gon: tras varios días tenía que escribir de algo. No había series recientes, discos recientes o libros recientes. Pero necesitaba hacerlo. Y la cuestión es que el último post era una mera frase (encima, con un error) que había ido suscitando comentarios de una manera desproporcionada para su escaso contenido. Eso me recordó esas discusiones en que uno habla y habla y habla y el otro queda circunspecto aguantando el chorreo. Y el mensaje final es, estoy vivo, o sea, que no me he ido a otro mundo, que sigo en este. Cosas de los blogs personales, si te sientas a analizarlo. A pesar de lo cual me has hecho reflexionar: no es lo más aconsejable usar códigos encriptados en exceso.

      Elimina
  2. Respostes
    1. En vez de llanto por mi deceso, insultos. Si es que.

      Elimina
  3. Invitación - español
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com


    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, José Maria. Visitaré tu blog, gracias por tu comentario y espero verte a menudo.

      Elimina
  4. Respostes
    1. Tranquila: sus herederos morales intentaremos hacerlo mejor. Si es que había perdido el norte. Leer sentado en un coche, valiente idea.

      Elimina

Segueix a @francescbon