dimecres, 19 de setembre de 2012

EL (DES)ENCUENTRO

- Mire: no sé a usted, pero a mí las cosas últimamente me han cambiado demasiado deprisa. Ayer, justo ayer, el tipo ese. Mire, el que está sentado en la mesa de al fondo.
-Sí.
-Ve a ese hijo de puta. Perdone la palabra.
-Da igual. Ya somos mayorcitos.
-Pues es el amo de este bar. Sabe, hace treinta años, más o menos, a ese tipo, que encima es socialista, o comunista, y medio maricón, sabe, no se ofenda.
-Tranquilo.
-Bien: pues a tipos como ése los metíamos en la comisaría y no les sacábamos la porra del culo hasta que nos explicaban quienes los organizaban y qué les mandaban. De rodillas nos lo decían, llorando como niños, y nos daban hasta las gracias y todo.
-Ya.
-Pues ese hijo de puta, perdone la palabra, ayer me dijo que ya no podía estar fuera del bar vigilando la entrada. Que ya estoy viejo y los tipos que entraban decían que menuda imagen para el bar un vejestorio para impedir la entrada y que qué seguridad, que seguro que yo no podía correr ni soltar media hostia más que a mi abuela.
-Joder.
-Mira que no aguanto que me menten a mi abuela. La pobre. Y me dice el tío que, ya que tiene que pagarme, que me meta aquí en el bar y que ayude al camarero en lo que pueda.
-Bueno.
-No: nada bueno. Porque estas cosas uno tiene ya una edad que no las digiere, sabe. Pero ya sabe que no es sólo eso. Bueno, no lo sabe, se lo debe suponer cuando le he dicho que no vaya a la comisaría, que viniese aquí.
-Me sonó raro. Nada más.
-Pues la cuestión es que estos políticos de mierda lo cambian todo cada día. Bueno, joder, lo que parece. Que los de Bruselas o los de donde coño nos manden les aprietan, pues a joderse y a cambiarlo todo. Perdone, perdone la palabra.
-No le sigo.
-Pues bueno: usted tiene ese papel con la denuncia, ¿no?.
-Sí: claro que lo he traído.
-No hacía falta: me lo sé de memoria. Da igual, en todo caso.
-¿Igual?
-Sí. Bueno, no, no se me ofenda. El caso es que nos dijeron, va, haced lo que queráis, estaros en el piso, tranquilos, no llaméis la atención. Eso hace semanas. Pero ahora ya no: hemos de justificar que andamos en algo, hay que enseñar qué se hace con el dinero del contribuyente. Joder con el contribuyente de los cojones. Per...
-¿Me está diciendo que mi denuncia es sólo un pretexto para que usted pueda alegar que tienen trabajo?.
-Bueno, dicho así.
-Pero esto...
-No lo tome a mal.
-Pero no puede ser. Mi denuncia va muy en serio.
-Tómese algo. Por favor.

10 comentaris:

  1. Que bueno este (des)encuentro. Expectante me tienes para ver como sigue...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que ya va como la décima entrega. Pronto voy a parecer un guionista de Perdidos, sin saber salir del laberinto donde se mete.

      Elimina
    2. Los paraguas no se abren si no llueve.

      Viggo y Tommy Lee dan muy bien juntos en pantalla.

      Elimina
    3. Descarta a Viggo: se confesó madridista y eso aquí lo coloca en una posición muy delicada. Jesús es un Kevin Spacey rejuvenecido y con una prótesis para tener menos pelo. O no.

      Elimina
    4. Sos un vendido! Habías dicho que el tema fútbol no importaba!! Te supera, el fúsbol te supera...

      Ay con la saga! Que nos tiene al salto por un bizcocho. Voy a hacer una yo también, a ver si tiene la misma popularidad.

      Elimina
    5. Bueno, aunque soy de cambiar las normas de acuerdo con los más caprichosos motivos, reconsideraría la decisión, pero Mortensen (has visto sus dos películas de Cronenberg ya ??) no encaja como Jesús. Sería uno de los amigos, uno de los que más triunfa entre las mozas. Claro, cómo no.

      Elimina
    6. Todavía no las vimos, tenemos una lista de espera larga.

      Es verdad que a Viggo lo escuché hablar del Madrid en una entrevista en el "a vivir", pero sólo decía que era un buen equipo. Deberías perdonarlo por guapo. Y sí, haría bien el papel de ligón.

      Elimina
    7. Señorita: yo no perdono a tíos por guapos: castigo a tíos por guapos. Es a las señoras que las perdono por guapas. Pregúntale a Lana del Rey.

      Elimina
  2. Mortensen es claramente de San Lorenzo de Almagro.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí: pero dijo que en España su equipo era el madriles. Ya se curará. También dijo que odiaba a Mourinho. Eso merece una revisión de condena.

      Elimina

Segueix a @francescbon