diumenge, 3 de juny de 2012

HOLA MUNDO CRUEL : OTRA RESEÑA BICEFALA

El otro día leía sobre el tema de acabar ciertos libros que no gustan, por una cuestión de honrilla, cuando no de puro cabreo. Una actitud muy lectora a la que yo añadiría el factor del sadismo. Cómo me gusta acabar un libro que sé que voy a despanzurrar con saña en cuanto acabe con él. Qué negatividad, joder.
Pero es que Deseo de ser punk es, para mí, una provocación mucho antes de leer ni tan siquiera su primera página. 
Iggy Pop en la portada: señores de mi respetadísima editorial Anagrama, Iggy Pop no es punk. Influiría, sí, los Stooges, o él en solitario, en grupos que fueron punk. Como pudo influir en cierto modo en el glam rock. Pero Iggy Pop no fue punk. Y no digamos ya en la época de la foto elegida: un Iggy Pop,pasado por el photoshop, ya cincuentón (mínimo), con camiseta (lo que debe costar encontrar una foto de Iggy Pop con camiseta!), y en esa extraña fase en la que entró hace tiempo: la de preocuparse más por su peinado (lo dije: más que Jennifer Aniston) y por su fibrosa musculatura que por hacer buena música.
Luego ves que Belén Gopegui no tiene tampoco una pinta muy punk, ni ligeramente transgresora. Mirad fotos de otras escritoras, como Llúcia Ramis o la argentina Pola Oloixarac. Parecen mucho más punks. Hasta Lucía Etxebarría parece más punk que Belén Gopegui, joder!. Y luego, la sucinta nota introductoria de la contraportada, que transcribo, y a la que intuyo, por su brevedad, cierta intención (o sea, pretensión) de dejar al lector con la sensación de encontrarse ante algo importante:

"Algo le ocurrió a Martina el 4 de diciembre. Desde entonces busca la furia, la actitud o cualquier otra cosa que le permita no traicionar su código. Tiene dieciséis años y ningún lugar al que pertenecer, pero encuentra en el rock el principio de una historia mientras Alice Cooper la mira desde el tejado, cuando el punk es un estado de ánimo y herirse no significa dar la razón a los responsables de todo esto sino, al contrario, decir que existen quienes no temen perder algo para poder vivir..."


Todo ello hace que afronte el libro algo mediatizado. Una especie de drama adolescente con momentos cumbres. El funeral de un padre de una amiga. Cierto aire a lo Salinger que se desprende, conscientemente: se nombra a Holden Caufield y directamente al libro. No me estás ayudando, Belén. Avanzo rápidamente en su lectura. El drama adolescente conlleva un prolongado y algo repetitivo diálogo interior. Y paseos y citas en sitios donde sentirse solo en compañía. Dudas y recuerdos y una persistente reiteración de la inseguridad.
Me suena a rebeldía de segunda mano. Y encima, y ya os he dicho que la música es muy importante para mí, las referencias musicales empiezan a rechinar sonoramente.

Deseo de ser punk y Los secretos?
Deseo de ser punk y Bonnie Tyler?
Deseo de ser punk y Guns'n'roses?
Deseo de ser punk y AC/DC?


Deseo de ser punk y ni una mención a Sex Pistols, Clash, Damned, Anti-nowhere league, Exploited, Sham 69, la primera época de los Stranglers... ni a los Siniestro Total.


Al final, en la segunda parte, algo parece ir a levantarse ligeramente. Por una cuestión de buena escritura y alguna sentencia acertada. Publicado en 2009 y en España, el libro ya empieza a mencionar esa jodida palabra tan de moda. Se torna más cercano y menos caprichoso. Se hace más interesante. Pero Belén Gopegui parece tener miedo de un final radical y doloroso. Lo cual quiere decir que el final es ingenuo y timorato. En el fondo, esperaba algo diferente para pronunciarme a favor. No ha podido ser.





6 comentaris:

  1. Uh! Y eso que este es de los mejorcitos de la autora... yo siento como que todo el libro está por arrancar y nunca lo hace. Pero no soy fan, aunque me he tragado varios libros de ella (ay... el corazón, el débil corazón que ocultamos algunas mujeres)y siempre la siento débil, pretenciosa y alguna cosa más.

    Eh, ¡que en las entrevistas dice que le gusta The Clash!Es punk, pero un punk más cool, más siglo XXI.

    Saludos Francesc,buena semana ¡lo que me voy a divertir con vuestro desafío!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí: creo que es lo que le pasa; no llega a arrancar, hay veces que parece prometerlo pero al final ves que no. Si he leído a la Gopegui es porque Bolaño la mencionó en una relación de autores prometedores, hará unos 10 años. Junto a Luis Magrinyà y algún otro. Pensaba que era otra cosa. Pues si esta te parece tibia, no pruebes a Amèlie Nothomb. Dios que desespero. Bueno: no era tan necesario ser punk para que te gustaran los Clash. Eran buenos para prácticamente cualquiera. De hecho, en el 80 yo era más bien onda electrónica (muy inicial) y me encantaba London Calling. Bueno, me sigue encantando.
      El desafío es algo que podría ser bastante prometedor. Me dan ganas de promocionarlo en la últimamente aburridilla web de Orsai.

      Elimina
    2. El gordo nos abandona por temporadas, esta vez entiendo que andaba de viaje. Creo que el primer "abandono" fue por Espoiler... ya te acostumbrarás, como los viejos seguidores que scrolleamos los primeros 10 comentarios y hemos aprendido a depurar los superlativos constantes en la etapa de revista. Además (y no molesto más) creo que él mismo creía que las 5000 suscripciones eran cosa de dos días, y ya ves.

      Elimina
    3. Creo que Casciari estaba más cómodo en algo no tan dimensionado y con menos "aroma" empresarial. Creo también que ese funcionamiento mixto Argentina-España no es el idóneo. Me da que sonaba mejor a revista de argentos exiliados en Sant Celoni. El bar genera cuestiones que a muchos nos son ajenas.
      En cuanto a las 5000 suscripciones, está ahí cerquita, apenas un 5%, pero el ritmo ya es muy cansino.
      Gracias Lau!!

      Elimina
  2. Pues ya sé que libro no me compraré...y eso que todo lo que contenga la palabra "Punk" me atrae de forma casi enfermiza! - reminiscencias de una adolescencia un pelín salvaje- ;)

    Besos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. En lo que a la palabra "punk" concierne este libro es una auténtica tomadura de pelo: mucho más punk es, sin tenerlo en el título, "Rompepistas" de Kiko Amat que, para orientarte, reseñé aquí:

      http://francescbon.blogspot.com.es/2012/05/trafico-de-influencias.html

      Ésto no es que sea un blog literario: es más bién un blog sobre música que se ha perdido por otros muchos caminos, algunos bastante espinosos.

      Elimina

Segueix a @francescbon