dimarts, 8 de maig de 2012

CLAUSULA ADICIONAL

Parte de mí vive en un escaparate. O sea, la que yo he dejado que esté ahí. Justo la que lee y ve y oye, porque me ha dado por no usar la palabra consumir, ni degustar, ni disfrutar.
Así que: sin tener excesivamente presente que habría posibilidad de que haya quien lo espere, como la habría de que haya a quien se la traiga bien floja (expresión que en propiedad sólo deberíamos usar los, ejem, varones), debo dar más o menos mi opinión de todo lo que leo y veo y oigo. Porque no todo será la maravilla de Franzen ni el peñazo intragable de DeLillo, y ya no uso más metáforas sobre los tonos de gris.
Veo Mientras duermes, entretenida película dirigida por Jaume Balagueró, el (uno de los dos) de la saga REC. Que va sobre un conserje chalado que usa las llaves de los pisos puestas a su disposición para organizar una especie de secuestro en vida. Una solvente actuación de Luis Tosar, al que alguien debería advertir de la deriva que traza su carrera hacia los papeles algo trastocados. Una película para entretenerse, que ni te duerme ni te despierta (¿habré acuñado una nueva expresión?). 
Veo Contagio, y me da pena que muera el personaje de Gwyneth Paltrow, pues debo tener algo en el código genético que hace que me resulte desagradable la muerte de chicas jóvenes. 
Leo, media hora, las primeras 60 páginas ( de un total de 140) de Dibujos animados, corta y esquemática novela de Félix Romeo, escritor zaragozano recientemente fallecido. Me pasmo de que cosas así se publiquen, pues me parece tosco, plano, carente de interés. Lo comparo, ineludible comparación pues prácticamente acabé uno para empezar el otro (lo que tiene mi desinterés por oír la radio, finiquitada de facto la temporada futbolística, y mi absoluta indiferencia hacia la vomitona televisiva de la noche del domingo : Aída y demás porquerías) con Rompepistas. Aprecio los mil matices que los diferencian, y me da pena que tenga que ser duro con el libro de un escritor fallecido con apenas 43 años. Por primera vez doy un paso adelante egoísta e inmodesto. Si se publican cosas, así , por qué no probar yo mismo?. La pregunta no resuena. Cae al vacío, si es que en el vacío las cosas caen. No, no caen, pero la pregunta no me apetece que quede flotando. Las cosas que flotan no acaban de convencerme. Gravedad terrestre= 9,8 m/s2. Vaya, el efecto Fernández Mallo.
Europa: aunque me guste ver a Carla Bruni, gracias, franceses. Además, para eso está internet. Para ver a Carla Bruni tendida sobre una guitarra, o como sea, con tal de no ver a Sarkozy a su lado. Hasta la precaria y algo sosa carrera musical de la Bruni habrá destrozado el atontao éste. En fín: que se divorcien y él se vaya con Angela Merkel. Si existe Brangelina, qué motivo hay para que lo de Merkozy ya no sea más que una broma; que sea el distintivo de una unión pura y real. 
Que Sarkozy, liberado de la tensión implícita al poder, declare su amor incondicional por la Merkel, que espero que pronto le haga compañía en su condición de desempleado.

Justo a la Merkel y a su obsesión por contener el gasto y reprender duramente a los malgastadores, a eso, es a lo que debemos agradecer que un partido nazi llegue al parlamento griego. Con su logo que recuerda a una cruz gamada (mucho más en banderas plegadas flanqueando los mitines), con su saludo brazo en alto, y con su dispositivo de seguridad pidiendo a los periodistas que se pongan en pie cuando entra el new helenic führer. Con su fornido cachas dispuesto a quedarse con la matrícula de cualquier periodista que se exceda en las ruedas de prensa. Tanto se les ha apretado, desde fuera y desde dentro, que los griegos han olvidado, zas, de un bandazo, la invasión nazi, el gobierno militar, la familia real griega (de la que tenemos por aquí una incómoda reliquia) y sus simpatías nazis, y se han lanzado a la piscina vacía de votar a partidos que quieren disparar a inmigrantes, expulsarlos, minar las fronteras, y una serie de lindezas.
Con un 12 de mayo que está marcado en el calendario europeo (el de la Europa asolada por crisis y paro y recesión), como si se tratara del día de un nuevo despertar. Chicos: la revolución no puede hacerse en sábado!.
En fín, la claúsula no decía servir migas como si fuese un principal. 
No lo decía.

6 comentaris:

  1. El tipo de la izquierda, en la segunda foto, es una nueva generación de político musculoso y sin corbata? Já. Lo que me asusta es el parecido, como bien lo dices, de los logos de este partido político griego y aquel partido alemán. La bandera roja de atrás busca llegar a tu subconciente y difundir miedo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo creo que es un "oso" que se había citado con el político ultra y, harto de esperar en la puerta, entró a la sala de prensa a darle un adelanto. Menuda gente los nazis griegos. Qué raza aria van a defender, si son todos más morenotes que el pan alemán?. Vaya futuro le espera a la vieja Europa. De vieja se va a morir, ya.

      Elimina
    2. Pequeño aporte a tu cultura argenta, F.: aquí se los llama "pato vica" a estos especímenes musculosos; trabajan (¿?) como custodios en los boliches -ya sabés qué es eso-, barrabravas en el fútbol, o "asesores" de políticos de derecha. Qué bueno que la cultura helénica también aporte sus exponentes.

      Con la vieja Europa quizá pase como con el General Ísimo, en sus últimos tiempos: se decía que ya había muerto... pero nadie se atrevía a decírselo.

      Elimina
    3. Dios, que nadie aquí se haya fijado en la foto de la Bruni !!

      Elimina
    4. Me fijé, sí. Pero el Google me tiró mejores fotos luego.

      Elimina
    5. Bueno: opté por la foto fina, arty, sexy... si la pongo en pelotas las lectoras, con razón, se me tirarían encima. Busqué fotos finas, artys, sexys, de Sarkozy, para compensar... y seguí buscando.

      Elimina

Segueix a @francescbon