dimarts, 3 de maig de 2011

LAS CALLES DE MI CIUDAD ESTARAN VACIAS

Sé que la gran mayoría espera libros, música, cine o series. En lo único que ando metido es en leer Cosmopolis de Don DeLillo, a ver si me espabilo, que ya toca. Pero hoy, a costa de decepcionar a muchos, he de soltar, de descomprimir. Jamás volverá a haber cuatro Barça-Madrid en tan pocos días, lo puedo afirmar casi seguro. Ni tan trascendentes, menos. Así que ante el último de estos enfrentamientos, y a pesar de todo con cierto sentimiento de temor inherente al más ajado hooliganismo culé, diré que sí, Lydia, yo también me pensaba que Karanka, como vasco, iba a decir otra cosa. Pero no más de lo mismo, no prácticamente las mismas palabras, estas con un tono monótono y anodino (el mismo tono en que un alumno recita lecciones aprendidas de memoria, sin convicción, sin asumir el razonamiento). Esto es lo que tiene el Madrid hoy en día, quejas, victimismo, pataleo, ese pataleo delegado de quien no entiende que según que cosas no se puedan conseguir ni con dinero ni con poder, que eso no es suficiente. Y oír las palabras de un actorazo como Mourinho en boca de un mero figurante como Karanka (un gris defensa central que pasó sin pena ni gloria), es particularmente patético. Veamos que pasa mañana, y prometo, pues es lo que pienso, ser elegante en la victoria.

2 comentaris:

  1. Felicidades Bon...esta gozada no nos la quita nadie...de lo demás... ¿Quién se acuerda? Cuando suba al coche de 6Q, espero escuchar...”Núbol Blanc"

    ResponElimina

Segueix a @francescbon