dilluns, 13 de setembre de 2010

UN MUNDO FELIZ

Traducción "free-lance" de Brave new world de Aldous Huxley, novela referencial de cierto tipo de ciencia-ficción basada ( con ciertos parecidos a 1984 de Orwell y Fahrenheit 451 de Bradbury ) en la previsión de un futuro estado policial y controlado por poderes casi maquinales, con la gente vigilada y manipulada hasta el último detalle por estados totalitarios que dan comodidad y progreso al individuo a cambio de controlar hasta el último de sus actos, pensamientos y deseos. Supongo que también Sueñan los androides con ovejas eléctricas ? de Philip K. Dick sería asimilable en esta categoría.
Con el tiempo, mi interés en este género ha decaído. De hecho, tengo entre mis deberes pendientes tanto ver Battlestar Galactica, como su secuela Kaprica, unánimemente mencionadas por doquier como las mejores re-makes de antiguas series de sci-fi, incluso mejorándolas. Aclaración : ni pajolera idea de por qué gusta tanto Star Trek. Y encuentro patéticos a tíos pasada la treintena ( iba a decir la veintena, pero vamos, venga ) comprando muñequitos en el Fnac de Star Wars, Harry Potter, Lord of the Rings y esas cosas. Cuando quieran les paso la cole de Action Man que mi hijo de 9 años hace ya unos cuantos meses que no les hace ni caso.
En un mundo feliz yo no estaría haciendo lo que he hecho hoy, ni lo que haré mañana. Vil metal. Uno quiere conocerse cuando se ve al espejo, sobre todo cuando te acercas y te miras a los ojos. Veas alguien cansado u ojeroso, quieres reconocerte allí. No ser como Bob en Twin Peaks. En fín.
En un mundo feliz el reparto 8 horas de trabajo, 8 de descanso, 8 de ocio, se respeta, y no se sacrifican, por sistema, los dos últimos grupos, para cumplir plazos y objetivos.
En un mundo feliz puedes encontrar tomates un lunes a las 8 y media de la noche y que sepan a algo que se parezca a un tomate, o en su defecto, a algo del reino vegetal.
En un mundo feliz los post más "lucidos" y "lúcidos" acumulan comentarios y acaban generando foros fuera de aquí que se extienden, desde Singapur, y me acaban preguntando si tengo inconvenientes en ser traducido al idioma de Singapur, que me temo que es el inglés.
En un mundo feliz todos saben que existe la anáfora, recurso sintáctico consistente en empezar frases reiteradamente con la misma o las mismas palabras. Las ánforas, queridos, son otra cosa.
En un mundo feliz existe la elipsis, preciosa palabra que define otra figura retórica, consistente en evitar nombrar directamente un elemento en una frase.
En un mundo feliz te acaba dando igual que te llamen por otro nombre que no sea el tuyo, aunque sea por escrito.
En un mundo feliz los pianos no sólo tienen cadencias lentas, melancólicas y románticas a lo Satie, también sirven para, con un fraseo hipnótico y repetitivo, lanzarte en 1987 hacia la pista, inaugurar una potente corriente musical ( el techno de Detroit ) que sólo empezó a morir, 15 años después cuando un DJ ( Tennaglia, Oakenfold, o quizás los Deep Dish, aunque bién pensado debió ser Paul Van Dyk ) atendió peticiones, cuando debía haber seguido así, pinchando a su rollo.
Por cierto, 6Q, aunque creo que casi te contesté todo, me dí cuenta de que obvié el punto 3. Love's theme de la Love Unlimited Orchestra ( precioso nombre ) dirigida por Barry White ( r.i.p.), que apareció por mi casa en 1973 ( 9 tiernos añitos, si seré precoz... gran añada, por cierto ). Sí señor : absolutamente brillante, te hace flotar entre cuerdas. La palabra suntuoso se creó para definir esta música, seguro. Prueba ésto, MFSB remezclados por Danny Krivit en 10 minutos completamente inabarcables, aunque si he de serte sincero mi trozo favorito estaría en el minuto 3:20 hacia adelante...cuerdas, cuerdas, cuerdas, (y... minuto 6:15 ) uno, dos, tres, cuatro, piano eléctrico, la autopista, la noche, el cielo !!!

2 comentaris:

  1. en un mundo feliz.....cuántas cosas no pasarian... ;)

    ResponElimina
  2. Hey, señora o señor lacónico... quién anda ahí ?

    ResponElimina

Segueix a @francescbon