dissabte, 18 de maig de 2013

ANTICRISTOS DE PACOTILLA

Vaya por delante que mi costumbre inquebrantable de contestar los comentarios y, siempre que puedo, hacerlo individualmente, no va a quedar abandonada porque este post sea, de una manera encubierta, una respuesta a todos los comentarios que surgieron de mi propuesta.
Pero he estado dándole vueltas a las cosas.
Las librerías nos atraen, aunque sepamos que un alto porcentaje de los libros no vamos a considerarlos dignos de nuestra atención. O sea, sabemos que los libros técnicos de disciplinas profesionales diferentes a las nuestras, los estantes de autoayuda, algunas secciones, las que sean, las pilas de best-sellers, las enciclopedias y los diccionarios rara vez llamarán nuestra atención. Lo mismo podría decirse de las tiendas de discos. Pero nos hemos empeñado en sacar adelante algo como escribir de lo que nos desagrada. Qué fácil. Qué trampa tan sencilla para caer en ella. Las pocas cosas que nos gustan nos agotan los calificativos (que nadie cuente cuántas veces he dicho aquí la palabra magnífico o la palabra formidable) y ahora tenemos que buscar entre las que detestamos (ídem sobre nauseabundo o repugnante). Ja. Veo a las manadas de críticos regalándonos elevadas dosis de indiferencia, y veo, entre los pocos que decidan que merecemos algún tipo de atención, mencionar varias veces cuestiones como llamar la atención, negativismo, ansias de protagonismo, y en el colmo de las reciprocidades, incluirnos en una lista de sitios a evitar.
Veo los títulos propuestos, muchos de ellos con palabras intercaladas y parecidas fonéticamente (me dan ganas de crear la palabra ofodio: odio reptílico hacia algo), y me niego a considerar propuestas pues yo solo he dejado una idea sobre una mesa como una baraja para jugar. Ni reparto ni soy la banca. O sea, esta reflexión no es un prólogo para una cosa ni un epílogo para otra. Vamos a cargarnos libros y peliculas y más cosas que nos encontremos y vamos a hacerlo, sin ser conscientes de ello (...), justamente porque otros muchos las han alabado y no entendemos el motivo. Vamos a emprenderla a palos con esas obras que, por una extraña tendencia, nos hemos autoimpuesto acabar aunque ese esfuerzo final se haya alternado con puños apretados y sinceros deseos de que sus autores paguen alguna vez el mal trago que nos han hecho pasar. Vamos a sacar algo de provecho de las malas experiencias, aunque sea ir por la noche a la vera del riachuelo del buen rollo y verter el vitriolo que se carga a los pececitos que no nos gustan. Vaya: cómo suena de atractivo. Así que este es un breve aparte en el rincón del universo egocéntrico para desplazarlo hacia la periferia. Vamos: no me hagáis encontrar más motivos para despotricar de Chesil Beach: que alguien tire la primera piedra, levante la mano diciendo, he sido yo, qué pasa, y los demás le cubramos parapetados en una esquina.

9 comentaris:

  1. No entiendo bien de qué va esto pero si hay que poner a parir Chesil Beach, "I'm in".

    ResponElimina
  2. De pacotilla, nada, que aquí somos todos unos espléndidos. No tendremos el título de críticos (existe algo tan espantoso?), pero sí el criterio, que es lo que vale. Esa es la idea, por lo menos para mí: escribir sobre lo que no nos gusta y punto. Los motivos? Estrictamente personales.
    No seas tan tibio Francesc, que si no te ponemos a caldo a tí también!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Eso, no sea pecho frío, Francesc, cagarse en lo que no nos gusta es un servicio público: si alguien como nosotros habla mal de algo, estaremos dotando a la obra de cierta curiosidad, por el mero hecho de tomarnos la molestia de hablar de ello; de algún modo estaremos haciendo anti-publicidad. Me urge despacharme ya mismo sobre la primera obra de una joven autora argentina de la cual todos hablan, le dan premios y hasta me llegó el libro de manos de una escritora famosa: tiene todos los ingredientes para destruirla sin asco. Por favor, abramos el blog ya. Yo tengo algunos títulos: El espanto de la semana, Quién me manda, Cinismo para todos. Salut

      Elimina
    2. A todos y todas: puse el e-mail para crear un grupillo y ver cómo hacerlo al margen de este blog, que es madre y nodriza y trata con cariño a la gente. Que luego me tildan de sociópata.

      Elimina
  3. ¡Me dio curiosidad por Chesil Beach!

    ResponElimina
    Respostes
    1. He aquí lo que pasa cuando se presta demasiada atención a un libro que no la merece...

      Elimina
  4. Pero quién define el nombre del blog? "Anticristos de Pacotilla" me gusta mucho.
    Vamos a tener que designar autoridades, quiera usted o no, me parece el pueblo bloggeril aquí presente depositará en usted, Francesc, muchas responsabilidades.
    Cuál es el siguiente paso?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Democracia absoluta: pero somos tan poquitos aún. El siguiente paso es: dejo esta semana para ver con qué efectivos contamos, pero el 1 de junio (o el 27 de junio, cosas mías) arrancamos con lo que sea. Contactaré por el e-mail.

      Elimina

Segueix a @francescbon