divendres, 15 de març de 2013

EL GRAN ENGAÑO

Un insignificante texto que dedico a Quién Pereira, a ver si se decide a reaparecer algún día.

Hace días escribí algo hablando de segundones en el mundo del deporte, para acabar hablando de Frank Ocean. En Paperblog, desorientado directorio web al que un día permití succionar mis textos, clasificaron el texto (cómo le gustan las etiquetas a la gente) como un texto de deportes, engañado su robot, o lo que fuera, por el título, por las fotos, por el tono. Ahí hablaba de segundos en muchas cosas que acaban siendo los primeros en su conjunto. 
Recuerdo cierto pasaje, creo si no me traiciona la memoria que en un libro de Hornby, en que se criticaba a hombres guapos (o sea, que se habían hecho con las novias del quejica) porque debían tener, seguro, un gusto musical horroroso. Yo no sé en qué puesto está, en la escala de valores que hace un varón atractivo para una hembra, el buen gusto musical. Me imagino que bastante abajo, en promedio. Me imagino que, para un alto porcentaje de ese promedio, ni consta como valor. De hecho, muchas veces pienso si el mero intento de convencer a las personas, de empujarlas hacia la audición de determinadas músicas, no es la más mísera de las pérdidas de tiempo. Más de uno está esperando a que acabe el insoportable disco de pongaustedahíelnombrequeleplazca para volver a oír a los Dire Straits, a los Iron Maiden o a los Yes (premio a quien sepa por qué justamente me han venido a la mente estos últimos dos grupos). 
En fin: este escrito, aparte de (me temo) vano intento de que Quien dé algún tipo de señal de vida, es para aclarar a todo el mundo de que todo es un engaño, de que este falso libro que se acerca a las mil páginas (hito que, con mi dispersión habitual, ni especulo en pronosticar cuándo será alcanzado) no se nutre de originales. Todo es fotocopia de alguna otra cosa. A veces, aclaro, puede que sea una primera o segunda fotocopia, de esas que, si dispones de una buena máquina, apenas muestra pérdida de calidad. De otras ya no puedo garantizar tal fidelidad. En todo siempre me he visto obligado a ir detrás. De una revista, de otra web, de otro blog. Lo bueno, con lo que juego como gran impostor, es que los que son fuente de inspiración no se relacionen excesivamente entre sí. Así la del libro de la austriaca no le diría al del libro de colombiano que qué jeta tiene este tío. Ni las inspiraciones emanadas de los altillos de la calle Bailén, que son ya el colmo de la apropiación: ir tras las migajas de una particularmente acertada colección de libros despachada por cuatro cuartos. Sobre la música: un día aclaré dónde. El cuándo: cada día. Las series, las películas, otro que tal. Hasta las inspiraciones de temas al azar parten de alguna mirada cruzada o de alguna coincidencia de esas que la cercanía a casa me ha ayudado a retener. Este es el problema, que el mundo de hoy está diseñado para lideres, que aprendiz de todo maestro de nada y que, si encima me lanzo al ejercicio suicida, este, de confesar la cleptomanía cultural, me entra la duda de si alguien lo hizo antes que yo.

Piano solo: ¿soy yo el único que nota ahí una pulsación de puro house?


9 comentaris:

  1. Leyéndote aquí tengo la sensación de que en las reseñas de Un libro al día te contienes un poco. Aunque me gustan los dos registros, que conste.

    La canción, o mejor, el tema tiene pulsación house, sí señor. Ritmooo, ritmo de la noche.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno: hay una diferencia entre ser visitado por 80 o por más de 1000... y un blog personal es un blog personal, así que opiniones de todo tipo, descalificaciones, manías absurdas, no hay que justificarlas, se sueltan y punto. No me he sentado a analizar lo que digo de un libro en un sitio y en otro, por eso.
      Gracias por el comentario!!

      Elimina
  2. Acá en Uruguay cuando somos gurises de entre 12 y 18 años (tal vez un poco mayores), acostumbramos a que las novias vayan a ver jugar al fútbol a sus novios, y lleven a sus amigas con ellas, también, a mirar. Los muchachos en la cancha juegan con más fiereza, patean más fuerte, pegan más patadas, miran de malos a los rivales con mayor frecuencia. Muestras de virilidad digamos. Pero lo que me llamó siempre la atención es que además algunos intentan (intentábamos) jugar mejor, hacer jugadas buenas, mostrar nuestra habilidad con la pelotita para impresionar a las niñas. Naturalmente que todo era en vano. Y es acá donde viene la razón de todo este comentario previo: creo que apenas por encima del desinterés femenino por cómo jugás al fútbol viene el gusto musical. Y acá, y supongo también allí, a las mujeres les gusta el fútbol y naturalmente también la música. Una cosa no quita la otra.

    Te mando un abrazo.

    Ah, Quién Pereira está bien, me consta. Anda en menesteres amorosos que lo mantienen lejos de los blogs. Incluso del suyo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Esto no debe ser interpretado como un comentario que establezca diferencias entre sexos: simplemente creo que está más arraigado entre los hombres este pensamiento, como si conocer las manifestaciones artísticas nos diferenciara de los otros miembros de la manada. O como si fuera un indicativo de sensibilidad y cultura, y distinción. Desde luego lo mejor que puede tener una sociedad es ese disfrute de los placeres independientemente de su procedencia, sin prejuicios ni estigmas.
      Me estoy metiendo en un laberinto. Que alguien me ayude (mejor una chica).

      Elimina
    2. Y mis recuerdos a Pereira, esos menesteres amorosos lo tienen realmente muy ocupado.

      Elimina
  3. Se me borró el comentario, la puta madreeeeeeeeee!!!! Voy de nuevo:

    El gusto en la música es para mí indispensable. Así como lo es la inteligencia y el sentido del humor.

    Sobre las copias y fotocopias, es así, no existe la originalidad, lo único original que se puede hacer es combinar de una forma innovadora. Al fin y al cabo somos la suma de las cosas.

    Y Pereira es un puto. A ver si así aparece, por lo menos para devolver la puteada.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estoy encantado oyendo un disco de hace dos años: Space is Only Noise, de Nicolas Jaar. Podrías oirlo y decirme qué te/os parece.

      Pereira: ya puede tener una buena excusa, ya, o estará una temporada sin postre y sin patio.

      Elimina
    2. Ya me lo apunté, a ver si lo encuentro, que con esto de que no usamos más torrents la vida se ha tornado muy dura.

      Elimina
    3. Prueba en Youtube, busca "Colombe" o "Too many kids finding dust in the rain". Muy muy espacioso.

      Elimina

Segueix a @francescbon