dijous, 14 de març de 2013

ALREDEDOR DEL MUNDO EN UN DIA


Yo hace muy pocos meses que sé lo que es un troll. Mi experiencia en la red no es muy extensa. Apenas había considerado, hace unos años, la posibilidad de recibir mensajes directos, por cuestiones personales, desde el otro lado del globo, de desconocidos que dejarían de serlo. Cómo iba a suponer que existía eso: gente dedicada en cuerpo y alma a contradecir, a pinchar voluntades deshinchadas, gente que vocacionalmente disiente de todo, con tal de recibir una réplica enardecida e iniciar un cruce prolongado de réplicas que se elevan hasta donde haga falta, en fondo y en forma. Dicen que no hay que dar de comer a los troll, que sería el equivalente a cierta cosa que me decía hace años una compañera mexicana: solo un tonto discute con otro tonto. Que los troll es justo lo que quieren: obtener una reacción visceral y sanguínea para tirarse a la arena y revolcarse y volver sucios a casa, que no hay mejor ducha que la que uno se pega cuando está hecho un desastre, y ves el agua escurrirse a tus pies tiznada de barro o de mugre o de lo que sea. Es esa la ducha que quiere el troll: la que da frutos desde el primer chorro.
Recomendé leer cierto artículo de Quim Monzó: quien siga a Monzó sabrá que a lo único que Monzó toma en serio es al implacable paso del tiempo. En todo lo demás se caga y se mea y le da igual. Pero el troll que me tocó demostró poca profesionalidad en lo suyo, y se hizo el ofendido, porque no supo leer entre líneas al Monzó sarcástico y se pensó que Monzó se reía de la gente que tenía una enfermedad, la leve enfermedad descrita en este artículo
Claro que no hay que reírse de las enfermedades, pero sí creo que hay que arquear la ceja cuando la enfermedad se convierte en un reclamo comercial, en una especie de pretexto generador de un modus vivendi. Y eso es lo que me pasa con Albert Espinosa: apenas habré leido unas 20 páginas de alguno de sus libros (porque, en el colmo del absurdo, son recomendados en el colegio a mi hija adolescente - curioso, a mí me recomendaban a Monzó), y siempre he sacado la misma conclusión. Buenrollismo de código binario, apelación indirecta a la sensiblería, que, ejercida en primera persona, pues resulta creíble. Espinosa ha padecido el cáncer: le han amputado una pierna, se le ha reproducido en diversos órganos y ha pasado la vida en las condiciones en que describe a sus personajes, y se ha sobrepuesto. Es muy loable que ese espíritu quiera compartirlo con todo el mundo, muy loable que la serie televisiva basada en sus experiencias, Polseres vermelles, se encargue de difundirlas. Pero eso es puro mercantilismo, no tiene nada que ver con talento ni literatura ni otra cosa que la apelación a la sensiblería. Usa códigos que no son obvios, pero usa códigos al fin y al cabo para, a costa de su enfermedad, vender y vender y hacerse célebre y ser, en ciertos círculos, omnipresente, con su cara de majote, con sus camisetas amarillas, y con un aire que no acabo de soportar. Aunque puede que en un auto-análisis de pacotilla que me auto-practico, puede que negarle mi atención no sea más que otro medio de evitar el contacto con esos temas que, un día u otro, irrumpen en la vida de todos.


10 comentaris:

  1. He cercat si existia lo del aument de pit masculi . Evidentment en Quin sempre ironic. I un llibre del Albert em van regalar però coincidesc que de literatura en te ben poc i d´autoajuda ...ho deix per altres.

    Als trolls , com dius , ni cas.

    Interesant i encertada cançó : és totl el que hi ha.

    Segueix viatjant a lo rodó del món. m´ha agradat força.
    Una abraçada. salut i alegria , Francesc !

    ResponElimina
    Respostes
    1. Crec que sí existeix, en tot cas en Quim Monzó se les apanya per troba les coses més rares. La cançó es una meravella que vaig conèixer gràcies a una sessió de la Goldfrapp. Junt a Scott Walker, Françoise Hardy, Jacques Brel i Dusty Springfield. Meravella que no es troba per enlloc, per cert, un dia la penjo.
      I sí, l'Espinosa es un Coelho de pa sucat amb oli.

      salut, Nanis, fot-li canya!

      Elimina
  2. Pues yo no sabía lo de la pierna de Espinosa. Lo único que conozco de él son dos guiones que ha hecho para el cine (Herois y Tu vida en 65'), que sí me parece que tienden al golpe bajo sensibloide.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues creo que ese tono es el que domina y dirige su carrera: cuando empieza a promocionar sus lacrimógenos libros ríete de de Santiago Segura paseándose con una camiseta de Torrente. Yo es que creo que habría que crear otro nombre para eso que no fuera "libros"... en fin, un trastazo detrás de otro.

      Elimina
  3. Qué recuerdos, Francesc. Unos comentarios sobre los trol me alinearon con vos, en el cuaternario, cuando Orsai aún me obnubilaba. Meses después me presenté en su 'livin', muy a lo tonto, la verdad.

    Veo que te estás animando a poner enlaces, o links. Echo en falta un enlace (o link) al trol del que hablas en este artículo.

    Aprovecho para pedir, por primera vez, que te animes con la novela. ¿Qué novela?, dirás.

    ResponElimina
    Respostes
    1. He aquí el link del comentario : aquí.
      Qué tiempos: no hay nada que hacer con mis ficciones. Se deshacen nada más salen a la calle.

      Elimina
  4. Sobre los troll, o un troll en particular, un artículo de Jot Down (esta revista es la ostia y los comentarios son mucho más interesantes que los "Pris" y los constantes lameculeos de Orsai): http://www.jotdown.es/2013/03/el-troll-de-internet-y-la-paradoja-del-anonimato/

    Sobre "Pulseras rojas", vi un capítulo (en qué condiciones?? creo que estaba de vacas en Málaga y lo echaban en Antena 3) y me pareció una mamarrachada. Intentaron hacer una serie sobre críos con cáncer basándose en estereotipos de DIsney Channel. Imposible tomárselo en serio.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Este es un comentario con muchas facetas.

      JotDown: maravilla absoluta, referencia descomunal, aunque a veces han dado cabida a gente que no trago. Pero eso es lícito.

      Lo de Orsai: pues creo que ese sentido del jugueteo es el mismo de siempre, pero va a épocas. La endogamia le funciona bien a Casciari, quede por delante, pero eso mismo hace que, a la que no apareces ahí en semanas, te sientas excesivamente extraño. Cuestión de fidelidades que, espero, no deberían ser mercantiles. Aun así, le agradezco a Casciari haberme posibilitado el contacto (indirecta e involuntariamente) con mucha gente. Gracias, dogor.
      Y Pulseras Rojas: me descorazona que cada estreno de episodio de la original catalana y en catalán en Catalunya sea una especie de acontecimiento "de lo que somos capaces de hacer". Me hace sentir incómodamente provinciano, me hace sentir un "alien" pues tiendo a juzgar el tema cultural sin banderas por delante. Es mierda sensiblera. Absoluta.

      Elimina
  5. De acuerdo con lo que dices. La Jot Down fue un gran descubrimiento, la calidad de los artículos y la elegencia que tiene la hijaputa!!

    A Orsai le agradezco lo mismo que tú, ha reunido a este grupo de tilingos (en este caso la palabra quiere decir algo como "locuelos") y eso me encanta. Pero me da pena que no se sume más gente a la fiesta! Igual es normal, siendo que las cosas que se publican últimamente son en general contenidos de la revista, que se pretende gusten a todo el mundo, así que.. a aguantarse.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues juraría que había puesto JotDown en mi blogroll o en mi lista de webs favoritas... vuelvo a mirar si funciona el gadget de los comentarios y lo pongo...

      Elimina

Segueix a @francescbon