dissabte, 6 d’octubre de 2012

NO SOMOS TAN MALA GENTE

Cuando acabo de explicarles a mis hijos (como me explicó a mí un profesor hace más de treinta años) que esa losa redonda marca el que era el punto más elevado de la Barcelona de esa época, nos cruzamos con un grupo de jubilados italianos (junto a los jubilados griegos, portugueses y españoles, los auténticos culpables de la crisis global con su longevidad, y, seguro, aquellos que los prebostes europeos desearían que fueran desfilando poco a poco de este mundo cruel). La guía les está explicando exactamente lo mismo: lo del punto más alto de la Barcelona romana. Mi familia me mira de forma cómplice y yo crezco algún centímetro. Las columnas romanas nos vigilan desde sus siglos de antigüedad, nos olvidamos de hacerles una foto y la que encuentro en internet tiene, ahí a la izquierda y en altura, una de esas banderas que, mañana, se mostrarán profusamente al mundo. Las críticas arreciarán de donde ya sabemos y las alabanzas de donde también sabemos. Si estábamos cada bando en un extremo de una habitación, mañana parecerá que queramos apretarnos contra la pared para extremar la distancia. Sólo alguien ajeno a todo puede considerar que hay marcha atrás: barrios de Barcelona como el que hemos recorrido esta mañana, los que teóricamente tienen una mayor presencia de población procedente de otros lugares del planeta, presentan, semanas después del 11-S, profusión de banderas colgadas. A pesar de los políticos adormilados ralentizando los procesos, la calle sigue clamando, los foros echan humo y las cuentas de Twitter exigen respuesta inmediata, sin contemplaciones. Y la reacción en el lado contrario aún lo hace más apremiante. Hemos estado en el Fossar de les moreres, simbólico lugar en homenaje a las personas que perecieron en el sitio de Barcelona, en 1714. Aunque ya he dicho muchas veces que lo que cuenta es la voluntad de hoy. Pero anda, miraros todos esos comentarios colgados en www.apuntem.cat, donde se recogen los más destacados, por originalidad, por crudeza, por trogloditismo, de los cariñosísimos comentarios dedicados a los que clamamos pacíficamente (igual está ahí el error, en actuar de manera civilizada con quien no lo es) por nuestra independencia. Nos sacan los ojos, nos bombardean, nos insultan, nos desean, a todos, enfermedades, sufrimiento, miseria, desgracias, muerte, aniquilación, destrucción. Hay quién nos llama, entre chanzas y aplausos, el problema catalán. Esa es su mejor herramienta promocional para vendernos la marca España (lo siento, uno de mis TT preferidos en Twitter es #marcaespañajajaja), amenazas de todos los tipos hacia los que no aguantamos más, para convencernos que nos quedemos. 

Escrito en el monumento:

Al fossar de les moreres
no s'hi enterra cap traïdor
fins i tot perdent les nostres banderes
serà la urna del nostre honor

En el foso de las moreras
no se entierra ningún traidor
hasta perdiendo nuestras banderas
será la urna de nuestro honor.




6 comentaris:

  1. voler fer dúna federació de regnes una unic estat i una sola patria te els seus inconvenients.de qui serià la brillant idea ?

    ResponElimina
    Respostes
    1. No ho sé: fa molts anys, masses, i ara el que hi ha al nostre present es un poderòs col-lectiu que vol prendre les regnes del seu destí per sí sol. 2012, ja saps.

      Elimina
  2. A veces pasan cosas que son difíciles de explicar. Hace dos días que me interesé en el monte Tabor, y ayer, con Karlita fuimos al Centro Excursionista. Algo pasa en la Matrix, no puede ser tanta casualidad.

    No se que pasa mañana u hoy (domingo 7) pero si es por el partido y por la frase (idiota para mi) de Xavi...
    Creo que a la mayoría de políticos, empresarios y militantes de fin de semana y café les conviene que se confunda al Barça con catalanismo. Puesto que esa confusión se aprovecha en noventa minutos de "sana" batalla.
    No basta con salir a la calle. A la calle se sale con reclamos y con "puntos rojos". Los de centro derecha y democristianos nunca se jugarán el pellejo, el prestigio, el sueldo, la reputación, la comodidad y la buena vida por la independencia. Eso es algo que agitan para conseguir que Madrid sea un poco más amable.
    Dan asco.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo estaba allí sobre las 15:30, después de comer en un chiringuito al lado de Correos unos bocadillos absolutamente recomendables.
      Germán, no es suficiente salir a la calle, de acuerdo, pero este momento en concreto sería inconcebible sin que el 11 S se hubiese salido a la calle o pase lo de hoy en el Camp Nou.
      Creo que el enfoque sería que como a la gente no le dan urnas para pronunciarse sobre algo que quiere, necesita otro caudal para comunicarlo.
      A ver si las coincidencias nos ponen otra vez en el mismo sitio en nuestra extraordinaria ciudad.

      Elimina
  3. Jo prefereixo que no es barregin les coses, per que aquests després juguen amb la roja i a mi m'entra un no se que dins i entro en un estat de ira i colera, però tens raó que la gent te ganes de dir la seva i ens donen poques oportunitats per a fer-ho! salut!

    ResponElimina
    Respostes
    1. El que està clar es que ningú els hi posarà una pistola al pit ni als que vans sortir el 11-S ni als del camp del Barça. Faràn el que vulguin i s'expressaràn amb total llibertat. Aprofitant les oportunitats !! I de pas que guanyi el Barça.

      Elimina

Segueix a @francescbon