diumenge, 29 de juliol de 2012

EL PARQUE MALDITO

¿Habéis visto a la mayoría de los futbolistas cuando fallan un penalty o cuando marran un gol fácil?. Todos acaban mirándose la bota,  por si no está bien atada, o se ha movido en ese momento crucial, o comprobando la superficie desde la que han chutado. Miran y  miran buscando qué les ha impedido concretar y marcar. Van locos por encontrar el motivo externo que los ha dejado en evidencia, "si yo lo hago todo perfecto", y, en todo caso, esa escenificación les permite disimular, no mirar a los ojos al público decepcionado ante su error.
¿Pues entonces a qué voy a culpar yo de lo que me ha pasado ayer con Pedro Páramo?.
Ese parque, esos árboles, esos lugares donde uno se achicharra o incluso, milagro en julio en Barcelona, pasa fugaz una ligera brisa. Donde las únicas interrupciones son las que uno se impone, para cambiar de pose y evitar que se agarroten las piernas, para el avituallamiento del mozo al que custodio. Pero no. Recuerdo una primera lectura de Pedro Páramo hace unos cinco años. Espoleado por la buena escritura, me dejé llevar por esas escasas 100 páginas y, aunque lejos del entusiasmo que detectaba (y detecto) desde su contraportada hasta los foros más recónditos, creí entender el sustento literario de la historia. Aunque no del todo: soy consciente de que hay libros que hay que ir revisando. Después de todo, lo hice con Salinger, otro autor de obra mínima pero referencial, y esquivo con los medios. Entonces, por la cuestión de toda mi experiencia reciente, decidí que era el momento de una segunda lectura. Pero, insisto, no. Eso: ha sido el parque y las cotorras que gritan desde las ramas. Los culpables de que yo me entere, aún menos, que en la primera lectura. Que llegue a los detalles de la primera vez, los de la cuestión estilística, pero que me siga pareciendo confuso y caótico, en su manía de los saltos cronológicos y el desplazamiento de la figura del narrador. De los nombres extraños y de las personas vivas que callan y de las muertas que hablan. De mezclarlo todo hasta lograr una argamasa que, insisto, yo, insisto, ayer, insisto, allí, no fui capaz de descifrar. Detallo esas circunstancias para que queden claras. Esta semana le he zurrado la badana a un héroe de la música de un país, le he dado la espalda al icono de la nueva literatura americana y ahora no me muestro genuflexo ante un clásico indiscutible. Actúo casi como un estudiante de secundaria al que le plantan elegir leer un libro para hacer un trabajo escolar como alternativa a una sugerente tarde libre con amigos y amigas. Digo glups cuando alguien me muestra entusiasmo ante lo que yo pueda opinar de este libro. Ese glups significa tragar saliva, significa mirar ligeramente de soslayo y decir: puede que deba esperar un tiempo más. 

7 comentaris:

  1. Por alusiones... jajaja... Esta obra, que ni es fácil de leer ni la alegría de la huerta, en mi humilde opinión debe ser leída en edición anotada, a poder ser la de Cátedra -de-toda-la-vida- donde un 90% de las páginas tiene anotaciones (para dar una idea de la enjundia que encierra). Yo tuve el privilegio de vivir -tras leerla- su disección en directo con catedrático incluido en unas cuantas clases de filología. El resultado fue espectacular, es una puñetera obra maestra, de ahí que tenga a Rulfo en un altar. No sé cómo será la de Anagrama, pero si es "a pelo" no me extraña ni el "glups" ni el "ejem" ni cualquier otro estertor. Típico ejemplo de lectura que requiere andamiaje y arneses para ser atacada. Pero cuando llegas arriba las vistas son la leche. ¡Saludos!.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ufff! Libros que necesitan manual de instrucciones ! No les pondré pegas, pero me suenan a esas visitas guiadas a las ciudades, las de los autobuses de dos pisos con techo abierto. Con lo estimulante que es agarrar un mapa y perderse por las calles. Bueno: con Pedro Páramo me ha pasado eso: me he perdido por las calles por (nos pasa a los hombres) no querer preguntar a los lugareños. Tendrá una tercera oportunidad, por tu vehemencia y por sus escasas cien páginas. Pero primero habré de regresar de Colombia. Me ha habituado a estar allí, las cosas están bien señalizadas, y he prometido no entrar por ese callejón.

      Elimina
    2. Y la edición de Anagrama lleva una pequeña introducción: poca cosa más.

      Elimina
    3. Me temía lo de Anagrama por tu post pero no estaba segura... en todo caso, demasiada densidad para el verano, ¿no?; para rato me ponía yo a ahora los arneses... deja, deja, yo estoy con dragones, no te digo más ;-)

      Elimina
    4. Mira por dónde me he encontrado una maravilla veraniega en la que ando metido.

      Elimina
  2. uno de mis libros de cabecera. Brillante. Monumental. Exquisito. besos. Selene.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo sabía, y por eso me ha sabido un poco mal no llegar a comprenderlo. Más adelante, lo prometo.

      Elimina

Segueix a @francescbon