dissabte, 28 de juliol de 2012

EL ASUNTO PENDIENTE


Hasta hace dos días, pensaba que Chloe Sevigny era francesa. De hecho, llevaba una empanada sobre Julie Delpy, Chloe Sevigny y Avril Lavigne, bastante considerable. Confusión que voy aclarando, y que atribuyo a ese dígrafo "gn" que lo afrancesa todo. Julie Delpy es una actriz francesa algo lánguida, y Avril Lavigne una cantante faux punk canadiense (insoportable, por muy apetitosa que esté), y, desde hace dos días, Chloe Sevigny es norteamericana, y es Mia. Sí, Mia.
Puede que hasta hace dos días estuviera convencido al 100% de que era una mujer y ahora no lo esté.
Chloe Sevigny era famosa, entre otras cosas, porque, siendo pareja de Vincent Gallo, este sí, francés, director de cine y músico que publicaba en Warp (detalle a tener en cuenta), una de sus películas, The brown bunny, incluyó una escena completita en que la chica le practicaba a su novio, también actor en la película, una felación. Real, cámara fija y sin una duda. Normalmente, la conservadora escena americana no perdona estos desmadres. Pero la Sevigny parece haberse sobrepuesto. Y de qué manera.
Estaría convencido de que es una mujer si no lo hiciera tan bién como transexual en esta pequeña maravilla llamada Hit & Miss. No es un espóiler: apenas han aparecido los títulos de crédito y Mia, su personaje, ya ha hecho de las suyas. Se ha cargado a tiros a un tipo en un párking y, al llegar a casa tras la jornada de trabajo, nos ha mostrado su asunto pendiente entre las piernas. Apenas tres minutos en el primer episodio; ese misterio se resuelve antes de llegar a plantearse. O sea, esto no es Juego de lágrimas. A partir de ahí, la carta que recibe y su vida, su apacible vida de transexual que se dedica a ser asesino a sueldo, una vida, claro, normal como otra cualquiera, se trastoca y sufre en sus cimientos, en esos cimientos que son presa de frío cálculo y frío crimen, parece ir a obrar un cambio.
Basta. Vedla vosotros: son, para variar en series británicas, seis capítulos de una, parece, única temporada. Donde los varones nos sentiremos algo incómodos: ¿es normal que resulte tan atractiva una chica que interpreta a un transexual? ¿qué me tomo, doctor?. Atrae la actriz y atrae el personaje, y mientras dudamos nos dan ganas de rascárnoslo todo, aunque salimos de dudas, ah, sí, que socorrido el pretexto: la Sevigny hace tan bién de transexual que nos hace dudar y todo. Pero no, machotes, tranquilos: es chica. De extraña belleza, pero chica. Con ese pequeño retoque de maquillaje para endurecer rasgos y esa exageración física para masculinizarla cuando asesina y para feminizarla cuando seduce. Con el pingajillo colgando, que es látex o lo que sea, pero que es una prótesis. Tranquilos. Para todos los gustos. Glups, cómo suena eso. En fin, repito: vedla vosotros y comprobad otra vez la estética azulada y los secundarios desconocidos y el eterno verdor y las nubes de la campiña inglesa. Los pubs de mala muerte con asientos siempre reservados para los mismos. Las noches y las esperas en coches con el volante a la derecha. Magnífica serie.

4 comentaris:

  1. O sea: una mujer que hace de hombre que hace de mujer.
    ¿Y no podría ser un varón penectomizado, que se pone una prótesis para fingir que es una mujer que finge ser varón?
    ¿O, tal vez, ...... (y así sucesivamente)?

    Como decía un catalán: Pffff...

    ResponElimina
    Respostes
    1. De hecho, en una escena concreta, y por motivos laborales, pasa a ser una mujer que hace de hombre vestido de mujer que se viste de hombre para pasar desapercibido.

      El sonido pffff no aplica bién aquí. Esa onomatopeya es para casos en que algo empieza a hartar un poquito. Esta serie es realmente buena.

      Elimina
  2. Es cierto, Francesc. La vi hace un par de semanas y me gustó mucho. Si bien a veces cae en algún cliché en la historia, creo que es muy buena! Bastante transgresora, como ha venido siendo la tv inglesa.

    Te recomiendo Appropriate adult, con el gran Jimmy Mccnulty! Digo, Dominic West! Y con Emily Watson. Tremenda miniserie, aunque podría ser una película: dos capítulos de una hora cada uno.

    Salute

    ResponElimina
    Respostes
    1. La pido al distribuidor !! McNulty, cómo se te echa de menos !!

      Elimina

Segueix a @francescbon