dilluns, 2 de juliol de 2012

BAJAN LAS ACCIONES DE LA VIRGENCITA

Un periódico tan escasamente sospechoso de abanderar el independentismo como La Vanguardia publica hoy una encuesta que revela que un 51 % de los catalanes somos partidarios de la independencia, frente a un 21 % en contra , un 21 % que se abstiene de pronunciarse, y un 7 % de otras respuestas. Por primera vez, un sondeo se decanta ya de una manera mayoritaria, de manera aplastante si tenemos en cuenta que el 21 % que se abstiene no se pronuncia en contra. Ello significa, como mínimo, que más del doble de personas son partidarias de abandonar la situación actual que de prolongarla.
No es que yo tenga un asomo de esperanza de que este sondeo va a ser considerado para nada por ningún político de los que actualmente ostentan el poder. Pero sí empieza a demostrar alguna cosa. Como la profusión de banderas estelades o de gente que ya lleva pegatinas independentistas sin miedo a que ello les acarree problemas. Declararse independentista ya no es una pose minoritaria ni a esconder. No presupone animadversión contra los españoles sino contra lo que acarrea ser administrativamente español disponiendo de alguna otra alternativa medianamente definida.
Que quede claro que sé que hay otros factores que intervienen. Tan jodido está todo que los partidarios del virgencita virgencita que me quede como estoy se baten en retirada. Cualquier opción se convierte en poderosamente atractiva frente a recortes y desahucios y pagar bancos con impuestos y abonar en la farmacia hasta el ibuprofeno para sobrellevar la jaqueca tras la comida. La cuestión ya es que mucha gente tiene claro que hay que salir corriendo: ahora a ver quién narices les dice hacia dónde se supone que hay que correr.
Presumiblemente hay dos perfiles de personas que se opondrán frontalmente a un proceso de separación, siempre básicamente porque van a considerar que ello les va a producir un empeoramiento en su status vital, en algún nivel. Unos serán los del perfil españolista de toda la vida, que consideran su posición como merecedora de ser impuesta por el puro añejo de derecho de conquista, y que la defienden desde una concepción romántica desfasada, pero aún bastante arraigada. Otros serán aquellos a los que se les ha imbuído miedo a través de la historia: gente que ve tanques aparecer por el horizonte, cuando no aviones. Me pregunto si merece la pena hacer por convencer al fanático y al miedoso. Lo mejor es que vean que lo que pasa no es más que una cuestión burocrática.
¿Y cómo se hace que una comunidad se convierta en una nueva nación?. Pues seguramente habrá que rellenar un montón de papelotes, y apuntarse en un montón de listas, y convertir un montón de documentos. Habrá colas y descontento puntual, y todos los tipos de nostalgia habidos y por haber. Habría que decirle al estado saliente que dónde están los fondos para pagar a los actuales pensionistas. Habría que plantear cómo el estado entrante se hace cargo de recaudar dinero para pagar a los futuros pensionistas. Ver de quién es cada cosa y ver el personal que hace falta para administrar el nuevo estado. Números: un montón. Luego habría que decidir por donde tirar. Si como ahora, un poco de todo, o queremos acabar siendo algo importante en Europa: un clúster médico, un área de ocio, un destino cultural, un lupanar o un casino enorme, un clúster de exportadores, o un paraíso fiscal.
Pero lo más importante: no hay que permitir que nadie que quiera quedarse a vivir en una Catalunya independiente tome esa decisión por otros motivos que su voluntad pura y dura. Si hemos de ser una nación trilingüe o tetralingüe, da igual. Hay que arreglarse y saber que estamos los que queremos estar. Aún no hemos empezado, no andemos con puñetitas.

2 comentaris:

  1. Les enquestes les emprava com un mestre, l'EX Pujol. Tirant sempre del diari amic a canvi d'unes subvencions.
    ¿Que vull el pacte fiscal i no me'l donen? Enquesta al canto i uns resultats esborronadors per a veure si al centre es posen les piles amb lo meu.
    Peix-al-cove-isme, instaurat pel Yoda Pujol i que ara continua amb l'hereu i el seu pinyol "sobiranista".
    I tal

    ResponElimina
    Respostes
    1. De vegades cal provar quelcom: quan penses que pitjos ja no es pot estar.

      Elimina

Segueix a @francescbon