diumenge, 17 de juny de 2012

LA EXPERIENCIA PROPIA

Venga fotógrafo: sólo llevamos 300 tomas.
El odio desmedido e irracional me suscita una enorme curiosidad. El odio con matices, por eso. Uno puede odiar a quien le causó daño a su familia, al tipo que se fue con la mujer de tu vida (o sea, que no era la mujer de tu vida), al entrenador del equipo rival, al político que firma, una tras otra, leyes que afectan a tu estabilidad y la de tu entorno. Se puede odiar como consecuencia de lo que el concepto judeocristiano denomina pecados; por envidia, por celos, por temores que se enquistan. Lo de los matices, aclaro, es cuando el odio es simplemente una manía elevada a su máximo exponencial. Empieza cargándote una pose determinada, un ademán inexplicable. Yo, por ejemplo, un día me di cuenta de que odiaba a cualquiera que llevara un determinado perfume cargante que no sé decir cual es. Alguien en mi escalera deja pringado el ascensor de ese repugnante olor.
Para poder entender el odio que Quién Pereira tenía por un escritor uruguayo llamado Eduardo Galeano, decidí indagar por mí mismo. Podría haber hecho lo mismo con Jorge Bucay, pero vi que lo de Galeano era mucho más visceral. Curioso: si dos aman a la misma mujer, eso plantea un conflicto difícilmente resoluble. El odio es más universal: muchos pueden odiar al mismo a la vez, nadie se empeñará en demostrar que odia más que el otro. Señores buenrollistas del mundo; apunten bien en sus libretas con estampado de flores y hojas de papel reciclable. Hay odio en el planete para dar y regalar, cuando de amor vamos algo más justitos. Leo un texto de Galeano, un libro llamado Espejos, con un subtítulo que se autoatribuye ser una historia casi universal. Uy, uy, uy. Cuidado con ese subtítulo, falsamente modesto. Leo unas cuantas páginas, sumamente sencillo cuando los capítulos son apenas una decena de líneas. Más que capítulos son como breviarios de noticias. Galeano plantea eso desde el principio, hechos sueltos de la historia de la humanidad que le parecen relevantes. Como antifascista absoluto que soy, me encanta que le tire unas cuantas invectivas al franquismo. Pero sí es verdad que escribe desde el púlpito, y que su contundencia está al servicio de una intención claramente sesgada. Aunque ese sesgo sea del que nos guste a algunos, la mejor manera de captar adeptos para un ideario no debería consistir en ocultar hechos que no convienen.
De todas maneras,lo que hago con Espejos no es, ni de lejos, una lectura. Como mi objetivo es desentrañar el misterio del repelús absoluto, opto por algo más cómodo. Un documental emitido hace un tiempo por la TV española, llamado Ésta es mi tierra. Presentado y guionizado por Galeano, dura media hora y habla de Uruguay, su tierra. En un principio, pues Galeano no se corta a la hora de convertir el reportaje en una especie de ejercicio de autoentronización, colocándose en primer plano de una manera que resulta molesta a medida que el reportaje avanza. Insiste en su visión y acapara protagonismo. Alarga las palabras, dramatiza en exceso, busca el foco y la cámara. Hace una absurda analogía entre su calvicie y su fidelidad a sus principios. Sí, comprendo a Quién, y sí, no sé como explicarme ante quien me pide clemencia con Galeano. Supongo que todas las sociedades pagamos ese lastre: el intelectual de izquierdas que, aburguesado, se piensa que posee la verdad absoluta, pero que la malogra con pretenciosidad y pedantería, o sea, con exceso de ego. El ego acapara todas las pulgadas de la pantalla, y está a punto de salirse. Sus frases son casi salmos bíblicos y sus silencios son arias sobreactuadas. El colofón; allá por el minuto 29 y algo, Galeano, tras una locución ya bastante cargante sobre una toma paseando con su perro por la playa, es filmado en silencio en su sofá, en un lujoso salón, leyendo y acariciando la pata al perro, y anotando algo en el libro que lee. Retira la mano, y el perro requiere su atención poniendo otra vez la pata. Mira abajo, y sonríe. La estampa, no puedo evitarlo, me repugna, y no sé explicar el motivo.

http://www.dailymotion.com/video/xzkxb_galeano-esta-es-mi-tierra_creation

70 comentaris:

  1. Cualquiera que haya jugado alguna vez con una cinta de Möbius sabe que, recorriéndola, se llega al punto de partida, habiendo pasado, en la mitad justa de ese trayecto, por el exacto reverso del que fue (y volverá a ser) aquel punto de partida.
    Pues me dio la impresión de que tu post de hoy bien pudo haber sido escrito sobre una cinta de Möbius: la frase final (excluyo el link) podría ser seguida por la primera, en un ciclo infinito, sin que el resto del contenido eche luz alguna sobre la perplejidad a que nos mueve el odio desmedido e irracional, como vos lo llamás.
    Hay gente que escribe mal. OK.
    Hay quien escribe no del todo mal, o acaso hasta bien, pero de un modo que no nos gusta, o que no acaba de conformarnos. OK, también.
    ¿Es suficiente eso para odiarlos? (¿No será mucho...?)
    El ego desmesurado es muy molesto para el observador. También es rigurosamente cierto. Y bien: ¿odiamos a alguna de las estrellas de rock que suelen propinarnos ese ego hipertrofiado? ¿O -por alguna razón que desconozco, pero acaso no vendría mal investigar- les tenemos más paciencia-tolerancia-indulgencia, o como queramos llamarlo?
    Me pareció reconocerme, Francesc, en alguna de tus líneas: quizá haya sido yo aquel a quien aludís cuando decís "(...) quien me pide clemencia con Galeano". Y, sí. Pido clemencia. O, acaso, no tanta saña. Que no es exactamente lo mismo, pero es igual (como decía Silvio Rodríguez).
    Hago público aquí lo que te comenté en un @ privado: creo que Las venas abiertas... fue una obra tremendamente importante, en su momento (ya lejano, es cierto), para quienes ni siquiera sospechaban ciertos vericuetos de una historia que no era como nos la contaban. Quizá no sea suficiente -lo admito- para perdonarle ciertas ¿desviaciones pequeñoburguesas, si ustedes quieren? Pero, de allí al odio... no sé, sigo sin entenderlo del todo. No se le conocen -que yo sepa, claro- claudicaciones, traiciones, delaciones, migraciones ideológicas, etc., que justifiquen odiarlo. Y tiene, hasta donde conozco, una trayectoria de compromiso militante llevado adelante mientras muchos -sin aludir a nadie en particular- empezaban a aprender a caminar, por la vida o por la militancia.

    No propongo la indulgencia total. A mí también me fastidia un poco la afectación, el engreimiento.
    Pero así como hay pasados que condenan, quizá pueda haber otros que -aunque no alcancen a redimir- sean capaces de atenuar ciertos odios.

    Digo, ¿no?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno Horacio; escribí este post por la curiosidad que me suscitó que Quién Pereira (que por cierto, está desaparecido) lo aborreciera tan visceralmente. A mí, ya te digo, me ha dejado en una tierra de nadie pues lo que he leído no me ha parecido tan ofensivo, pero ese reportaje (media hora, míralo aunque sea para corroborar como se excede y teatraliza continuamente) es realmente una espectacular exhibición de narcisismo. Yo le conmuto la pena por que escriba varios millones de veces "los escritores no debemos mirar tan fijamente a la cámara". Quién Pereira, que opine, que diga, que se manifieste.

      Elimina
    2. Sí, habías adelantado que semejante inquina (de Pereira) habría de motivarte un post. Vi esa media hora. Es -ni más ni menos- eso que describís: una espectacular exhibición de narcisismo. Y puedo agregar algo más (para que no parezca que mi defensa de Galeano es cerril y obcecada): en el canal Encuentro, aquí en Argentina, se exhibía una serie que se llamaba -nada menos- El mundo según Galeano. Qué tal. ¿De narcisismo hablábamos...?

      No obstante, insisto: no encuentro suficiente motivo para odiarlo. Sí para la crítica, sí para el "castigo" de escribir millones de veces "los escritores no debemos mirar tan fijamente a la cámara". Pero prefiero reservarme el odio para personajes como Mario Vargas Llosa, por ejemplo, quien probablemente supere ampliamente a Galeano en el registro de un eventual narcisómetro. Pero agrega alguna que otra "agachada", en el camino.

      Después de todo, Francesc... con una mano en el corazón: ¿cuántos (y quiénes) de nosotros, los que nos reunimos periódicamente en tu cibersala de estar, está libre de ser descripto como egomegálico...?

      Cuente, Pereira. ¿Qué le sabe, al Galeano? (Porque debe haber algún entripao más personal, ahí, vo).

      Elimina
    3. Gracias por "invertir" esa media hora en mi justificación. A ver si Quién autosomete a su organismo a tamaña vejación. Je.
      Bueno, egomegálicos no sé si hay muchos por aquí, Horacio. Es sano y natural que cada cual se considere a sí mismo, para empezar, como ejemplar en algo. Hay consejos amistosos con su propia receta: lea esto o escuche esto, a su propio riesgo de hacerlo o no hacerlo.
      Una polémica, por favor !!

      Elimina
  2. Yo leí cositas sueltas de Galeano que me gustaron mucho, y me quedé con ganas de leer más. Hablando de él con mi chico, me dijo que tendría que leer tal o cual libro y me advirtió "pero no lo escuches hablar, es insoportable". Y, como siempre, surgió la duda: debemos juzgar a los artistas por quiénes son o por lo que hacen? Wagner, por ejemplo, jugó un papel importantísimo en la música y al parecer el tipo ya era nazi antes de que tal cosa existiera.
    Creo que es cierto que cuando conocemos más cosas de la gente que admiramos (o de cualquier artista) nuestra visión se modifica, a veces para bien, a veces para mal. Y creo que es inevitable. Así que en algunos casos mejor no saber!
    Por cierto, ayer empecé Libertad y lo solté en la página 90, y sólo porque tuve que ir a hacer la cena! Eso no puede ser malo.
    Y Horacio: es "bo", con "b". :)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno: hay mucho dilema que plantear. Si ser un escritor de éxito es un pase VIP para acceder a todos los medios. Desde luego, los detalles vitales de quienes admiramos por su obra están a veces mejor sin saberlos. Una pista, por eso: rara vez vemos a un escritor fotografiado con la sonrisa puesta.

      Elimina
    2. Adhiero a Talita (en un sentido obviamente figurado, por cierto) en lo que a Galeano se refiere. Y es muy pertinente su observación acerca de Wagner. Borges, Piazzolla y (no te enojés, flaca) Maradona serían otros ejemplos de gente admirable en su tarea específica, pero muy cuestionables en aquello que da en llamarse "lo personal".
      No sé si coincidir con ella, en cambio, en cuanto a "mejor no saber"... Bah, para qué andar con vueltas: no coincido en lo más mínimo. (Pero igual te quiero, Talita, en serio, :D).

      El tema del vo-bo ha sido objeto de largas y extenuantes discusiones post-parrillada, que me han tenido como participante en ambas riberas del Río de la Plata. Mis propios amigos uruguayos no han alcanzado acuerdo al respecto. Me quedo con la teoría del negro Homero, quien asocia el conflictivo monosílabo a un apócope de "vos", obviamente con v. Es inútil esperar que la Real Academia se expida sobre este asunto. Menos mal.

      Como para comprobar que "todo tiene que ver con todo", les cuento que el negro Homero, yorugua hasta el tuétano, es quien me suministró la dirección correcta de la carnicería del Gato, donde se consiguen las mejores pamplonas del universo, dirección que fue inmediatamente informada a Quién, a quien esperamos ansiosamente a fin de que nos aclare
      a) su tormentoso vínculo con Galeano, y
      b) si se llegó hasta el barrio Marconi para comprar las mencionadas manufacturas cárneas.

      (Ya ve, Bon: corsi e ricorsi, con lo gastronómico...)

      Abrazos para toda la cofradía.

      Elimina
    3. Queda muy claro que Quién Pereira y su opinión es avasalladoramente esperado aquí. A ver si no se hace el interesante y nos hace esperar demasiado. Lo único que podríamos hacer es increparle en su propio blog, pero yo esperaría.

      Elimina
    4. Jajaja, las cosas claras y el chocolate espeso. Creo que yo también prefiero saber, lo que pasa es que a veces después de, quisiera haberlo no sabido.
      Maradona fue un grande del fútbol, eso es innegable. Que sea un pelotudo tampoco me molesta, es lo que hay. Lo que me molesta es la gente que lo adora. Es como eso que dicen por ahí de dios: no tengo nada contra él, lo que me jode son sus fans.
      Yo también pensaba que el bo (o vo) venía del vos, pero mi churri -que tiene un máster en Uruguayística- me dijo que era con b. Ahora me quedo con la duda.
      Y los escritores no sólo no sonríen sino que salen feos. Puede que no lo sean, pero siempre salen espantosos. Para mí que es requisito de la editorial.
      Besitos! Avisenme cuándo empezamos a putear a Pereira que me sumo, sé que le gusta.

      Elimina
    5. (Talita, vamos a usarle el living a Francesc para una conversa privada, ¿dale?)

      Ahora sí, estamos 100% de acuerdo: a veces uno preferiría no haberse enterado de algunas cosas...

      Yo era -al revés de lo que te pasó a vos- de los que siempre había pensado que "bo" era con b larga; así lo había visto en Hum®, ¿te acordás? (¿O sos demasiado joven...?); en esa redacción estaban Tabaré y un tipazo increíble, cascarrabias y buenísima persona, que se llamó Aquiles Fabregat. Uruguayos, ambos, y creo que no eran los únicos, allí. Autoridá no les faltaba. Así que siempre escribí "bo", hasta que el negro Homero me iluminó con su sabiduría.

      De todos modos, es una partícula pa'decir, no pa'escribir. Y ya se sabe que por estas lati/longitudes, cualquier be/ve da lo mismo, cuando hablada.

      Un beso, y un mimo en la panza pa'l gatito.

      Elimina
    6. Buf !!
      Maradona anunció que se iba del Barça justo el día que yo me iba al servicio militar.
      Ninguna de las dos cosas resultó tan mala como parecía, por cierto.
      Los escritores salen feos porque algunos pasan demasiado tiempo en casa. Habrá una nueva generación de escritores en las terrazas de los bares que va a ser la bomba. Todos morenos y con aspecto atlético. Ni se os ocurra perderosla.
      Yo también asocio el "b/vo" al uruguayo, y creo que no debería tener ni grafía, parece onomatopéyico.
      De hecho "bo" es catalán por "bueno". A ver si por ahí...

      Lo cual me engancha con lo de Horacio: Fabregat es un apellido más catalán que la Sagrada Família (con acento, pues familia en catalán es esdrújula).

      Saludos: yo estoy preparando el traje de campaña para asaltar el blog de Pereira en cualquier momento.

      Elimina
    7. ¡Eso!
      Coordinémoslo desde aquí, y caigámosle todos juntos, en malón!

      Desconcertante el esdrujulismo (o esdrujulitud, o esdrujulez) de la família catalana: ¿es fa-mí-li-a? Porque podría no llevar acento si así fuera, ¿no?
      De cualquier modo: gracias por la clase de catalán, F.! Ya me habías enseñado lo del acento abierto en las "à". Poco a poco...

      Elimina
    8. Ahora son las 18:52 h en Barcelona, yo en ocho minutos le pongo un comentario en su último post, y cada hora hasta las 23 h,si me acuerdo.

      Elimina
  3. Hola!
    Lei a Eduardo Galeano hace muchos años. Comencé con 2Las venas abiertas..." y seguí con "El libro de los abrazos" y algún otro más. Cuándo me preguntan por él lo elogio, aunque advierto que todos sus libros son muy parecidos y aburre (me) un poco. Sin embargo me pasa algo con Galeano al igual que con Osvaldo Bayer: la sensación de que si ellos no escribían cada uno del tema que escribió a mi me hubiese costado mucho enterarme de esos eventos. Yo no puedo menos que estarle agradecido a Galeano por haberme ilustrado sobre cuestiones precolombinas y de la conquista. Aunque algunas estén exageradas, aunque algunas sean inexactas (pero eso lo averigüe después, profundizando). ¿Odio? yo odio los espárragos y sé que soy muy subjetivo ¡imagínense con un escritor!
    Yo no sé si la vida privada o ciertos tics de la gente más o menos pública tiene que estar sujeta a opinión. A homenajes o censuras. Si el Che tomaba mate o fumaba marihuana no lo hace mejor ni peor, lo mismo que Maradona y su adicción o sus opiniones.
    Respecto a lo que dice Talita sobre la gente que adora a Maradona, a mi me pasa lo mismo con los que usan camisetas del Che, los incondicionales de última hora de la gente que se muere (Soriano, Fontanarrosa, Spinetta, Pappo, Luca Prodan, etc) y me pasa lo mismo con los seguidores de Orsai que hablan del "olor de la revista". No hay nada tan insoportable como la gente que es incondicional a cualquier cosa que no sea a uno mismo. (a mi)
    Abrazos !
    pd (estoy ofendido por la falta de comentarios en mi último cuento)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Germán, bueno saber de tí.

      1. Lo de Galeano es un intento de que aquí nos ofusquemos y lleguemos a insultos y descalificaciones personales, pero somos demasiado educados, joder, a ver con quién pruebo ahora.
      2. El caso de Maradona es digno de estudio: los deportistas acaban siendo ejemplos para demasiada gente y su comportamiento influye: hizo mal, muy mal.
      3. Los comentarios: yo hice el mío, sí, conciso, pero ahí estuve. No te ofusques con eso, como los goleadores, por rachas. Yo ya sé el sacrificio que me conlleva sudarme los míos; entre septiembre y diciembre 2011 publiqué unos 120 posts y saqué como unos 10 comentarios. Convicción, tozudez? qui lo sà.

      Elimina
  4. Es difícil separar el personaje de la persona. Debe ser difícil también para esa persona creer que es sólo un ser humano cuando en vida se le hacen tantos homenajes y alabanzas. Supongo que pierde algo de contacto con la realidad y se siente especial, en parte lo es.
    Galeano ha ilustrado a muchas personas con sus historias. "Las venas abiertas..." es un libro imprescindible, al menos para conocer un punto de vista diferente, del lado de los vencidos.
    En mi caso, mucha gente que admiré, me decepcionó cuando conocí detalles personales, pero ese es mi problema, no el de ellos.
    Con respecto al olor de la revista Orsai, es verdad que es maravilloso.

    Besos para todos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Joder, cuanto halago al pobre Galeano: cuando aparezca Pereira por aquí nos va a poner a caldo a todos.
      El olor de la revista es el de tinta de imprenta: no seamos exagerados, el Vogue tiene el mismo olor, cualquier cosa recién publicada.

      Elimina
    2. Olor de la tinta, del papel, de la calidad de la escritura, de la ausencia de publicidad, del sueño cumplido. Vogue no lo tiene.

      Elimina
    3. No me importa, le estoy agradecido. Pero el Casciari éste os tiene conquistadas !!

      Elimina
  5. ¡A la mierda que se armó lío! No he podido leer casi nada, apenas vi algún comentario. Prometo volver en breves a dar la cara.
    Los quiero, no se enojen.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Más te vale, Quién, porque un segundo ataque puede producirse en cualquier momento.

      Elimina
  6. ¿Por dónde empiezo?
    Primero que nada, Francesc, me encantó tu post. Debo aclarar, mi odio hacia Galeano es una manía que se ha ido desarrollando con los años, es un odio con matices. La principal razón para ello -prefiero la palabra "desprecio" aunque suene fuerte- es que en el caso de Eduardo "eso" de lo que hablaba Talita unos comentarios más arriba es un imposible. La obra y vida de Galeano son casi indisolubles, de alguna manera porque él así lo ha querido. Que quede claro que no he querido ofender a nadie, probablemente sea la persona menos indicada para hablar de este señor, pero siguiendo con lo que decía, me casca un huevo la pose de escritor comprometido. No lo entiendo, no lo soporto. Y sigo con los no. No creo que ninguna obra de Galeano sea fundamental para comprender nada. No tengo el gusto de haber leído "Las venas abiertas de América Latina", no me siento orgulloso de esto y no pienso leerlo tampoco, no se gasten.

    Comentarios personalizados

    Francesc: Me metiste en lío, espero estés contento con la polémica.
    Horacio: El fin de semana que viene cuando esté Playbombil que es mi camarógrafa vamos a lo del Gato.
    Talita: No me puteaste todavía, estoy esperando.
    Germán: Estoy atrasado con todo, prometo leer y comentar pronto.
    Kariu: Orsai tiene un olor especial que entra por los ojos, no?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno Quién, claro que estoy contento y claro que sonreí ante el monitor. De todas maneras fácil lo tenéis para un contraataque en toda regla. Anda que no tengo manías viscerales y con escaso rigor científico.
      Gracias, intenté ser justo con Galeano, aunque él me lo ponía difícil. Por favor, mirad el minuto de la caricia al perro. Fuera quien fuera, dan ganas de partirle la cara.

      Elimina
  7. Bueno, creo que lo hemos pasado bien. Hasta hemos sonreído juntos, supongo, cuando tomamos por asalto el blog de Pereira.

    Ahora quizá haya llegado el momento de ir cerrando el asunto.
    Veamos:
    Nunca sabremos si Galeano escribe como habla o habla como escribe. Una cosa sí sabemos: lo que dice en esa media hora es lo que escribe. De memoria, leyéndolo disimuladamente, o mediante algún otro recurso mnemotécnico; escucharlo es como estar leyéndolo. El tema, entonces, es si nos gusta o no su texto (por un lado) o su manera de decirlo (por otro). Cualquier otra circunstancia -como dice Germán- no tendría, en principio, por qué quedar sujeta a opinión. Y sin embargo...
    Los autores suelen ser -inexplicablemente- pésimos intérpretes de su propia obra. Debe haber excepciones, claro. Pero en general es así. Hay un ejemplo paradigmático: Pablo Neruda diciendo su No me lo pidan (puede escuchárselo en YouTube): es difícil imaginar algo peor dicho, en contraste con unas palabras muy agudas y cargadas de contenido, ironía y compromiso. Y conste, aquí, que Neruda no es del todo santo de mi devoción (por razones extrapoéticas).
    Volvamos a Galeano: ¿nos gusta lo que escribe pero no cómo lo dice? ¿No nos gusta ni lo uno ni lo otro? ¿Nos gustan las dos cosas, pero lo odiamos por otras cosas? A gusto del consumidor... yo entraría en el primer grupo, casi seguramente. Y Quién en el segundo, o acaso en un cuarto: el de quienes no gustan de nada que tenga que ver con él.

    Me complació encontrar algunos acuerdos (Germán, Kariu) en cuanto a la importancia de Las venas... en el enriquecimiento del saber histórico de quien lo leía. De alguna manera, ese acuerdo significa que uno no está tan descaminado... o que no está solo en tal des-camino.

    Y quedan sin resolver (incluso en mi propio interior) algunas cuestiones, como la de la caricia al perro, en el minuto 30 (o casi). ¿No queremos a los animales? ¿No acariciamos a nuestro perro, si tenemos uno? Entonces, ¿lo que nos molesta es el carácter público que le da Galeano a su (dándolo por cierto) amor por su perro? ¿Está bien querer a una mascota en privado, pero nos resulta exhibicionista quererlo en público? ¿Suponemos, por lo tanto, que podría ocurrir que Galeano, en realidad, desprecie o maltrate a su perro, pero se muestre cariñoso con él mientras lo filman, para que los espectadores vean cuán buena y sensible persona es?

    En una línea similar: ¿qué es lo que determina si un escritor es comprometido o no? Uno se siente tentado a responder, casi de inmediato: su obra, sus textos, su producción. Sus actitudes, ¿deben quedar afuera de esa consideración? Yo entendería un rechazo a quien se dice comprometido, pero lo desdice con sus actitudes, hábitos o costumbres. Pero no es -me parece- el caso de Galeano: puede vérselo en lugares, momentos o circunstancias que denotan compromiso, y (lo que resulta más importante) donde nadie reclamaría su presencia -en tono de reproche- si no estuviera allí, onda "Che, pero cómo no vino Galeano, es imperdonable" o similares. O sea: va porque lo siente, no porque sea lo que se espera de él.
    Pero entonces, ¿es "una pose de escritor comprometido", o es, verdaderamente, compromiso? (Y aclaro, imprescindiblemente, que formulo esta pregunta en tono no-retórico, esto es: no tengo una respuesta predigerida. La tiro al aire, simplemente, como las anteriores; si sirve para que quien las lea pueda darle una vuelta más a la tuerca, me sentiré mucho más complacido, todavía).

    Como cierre: quizá mi manera de fastidiar-irritar-contradecir-polemizar con Francesc sea justamente este tono concordioso que intento. Como en el caso de aquel viejo (e inocente) chiste:
    El masoquista le pide al sádico "Pegame".
    El sádico sonríe con maldad, y le contesta "No".

    ----------------------

    (¿Alguien más que Francesc -que recibe aviso de cada comentario- leerá éste?)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Uy, Horacio: el asunto cerrado... mira, de momento ni siquiera me da tiempo hoy a procesar tu comentario marca de la casa. Así que, a ver si mañana a primera hora, te detallo porqué aquí no se llegan nunca a "cerrar los temas".

      Elimina
    2. La verdad es que no había visto el video. Y recién, recién, acabo de mirar dos o tres partes pequeñas del mismo y, claro, la parte de la caricia al perro...
      ¿Qué les pasa? ¿Se creen que Galeano decidió cada toma, efecto, y narración del video? ¿Van a leer con afecto la nota en Orsai de Buenafuente y su perro y van a sacrificar a Galeano porque Pipo (o Sultán, o Brutus) le pide un mimo?
      ¿Esa es la crítica a Galeano?

      Mi captcha eckuBr 1
      Tu lo pediste:
      vayanse al carajo.

      Elimina
    3. Germán; por ahí abajo está mi explicación sobre el asunto del perro, antes de que la gente de PETA se tire sobre mí.
      Aún no he llegado a esa artículo de Buenafuente en Orsai7. Estoy siendo ordenado y paciente.
      Al carajo ?? por qué. Un 1 en un captcha, qué triste decadencia.

      Elimina
  8. No, no, perdón... me expresé mal.
    No intentaba cerrar el asunto para todo el mundo; sólo intenté decir "creo que, después de esto, ya no me queda nada por agregar..." (y tampoco resultó así: sí que se me ocurrió algo más, luego. Pero ya he tenido demasiada presencia, aquí).
    El paréntesis del final, precisamente, atestigua que, en realidad, me gustaría que más personas que vos puedan aportar nuevas ideas; lejos de cerrar nada, creeme.

    Tu "primera hora" ocurre antes que la mía (cinco horas). De modo que al despertarme ya estará aquí tu respuesta.
    Buenas noches, que descansen bien todos los contertulios "europeos" (con o sin comillas).

    Abrazos.

    ResponElimina
  9. Oye, ¿y qué quiere decir "comentario marca de la casa"?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Comentario "marca de la casa" se usa para definir un estilo propio.
      Opto por usar la tercera persona en la que me siento más cómodo, y todo tiene un sentido que desplaza la intimidad de la segunda persona para darle tintes algo más épicos.

      Los comentarios de Horacio siempre son extensos, generosos y respetuosos. Siempre procura aplicar su parecer sin desplazar el de los demás ni minarlo ni denostarlo. Tampoco usando el término conciliador en el puro sentido de evitar el confrontamiento, pero buscando los lugares comunes. Porque ya, con el fin de ETA, el terrorismo en España va a quedar lentamente olvidado y hábilmente postergado por el otro terrorismo, el sibilino. El de gobernantes y beneficiados enriquecidos frente a población mal asistida y administrada y empobrecida. Pero Horacio hubiera sido propuesto desde este foro para intervenir en alguna mediación.
      Dice un dicho en catalán: qui menja sopes, se les pensa totes.
      O sea (pienso en Mafalda siempre que digo ésto): quién come sopa, las piensa todas. O sea, el comer con reposo como símbolo de capacidad de reflexión. Horacio debe comer algo de sopa, digo.

      El embrollo de Galeano, y el perro, que yo llamaré Kim (pienso en Houellebecq siempre que digo ésto). No me repugna ni el perro ni Galeano. Es la estampa, la escenografía completa, porque:

      a) dudo que Galeano no fuera parte decisiva en que esa última toma fuera así, ergo
      b) habla apenas 30 minutos de todo su país, y se autodedica esa toma final completamente inútil para el uso del documental, que es hablar de Uruguay, lo cual sólo sirve para
      c) mostrar que lee, y que quiere a su perro y, enlazando con "A" y creando, por tanto una cinta de Möbius

      aa) Galeano tuvo a todo un equipo de luces y cámara enfocando un rato a su estampa leyendo un libro (uno cualquiera, estaba posando), con el perro, seguro, un rato, hasta que obtuvo ese minutito escaso que muestre que tiene un montón de cualidades positivas... ama a los animales, los trata bien, lee, anota sobre lo que lee, el animal también lo ama, tiene feeling con él... en fin. Veintinueve minutos sobre un país, y el colofón del reportaje es ese sibilino momento de gloria ególatra. Pensad qué diferente hubiese sido ese minuto al principio del reportaje. El tío en su casa, interrumpiendo su calma para explicar algo sobre su tierra. Hubiese sido pretencioso pero casual, un recurso más de guión. Pero así?
      Y eso que ya tengo un motivo para tenerle simpatía: escribió "Las venas abiertas..." residiendo en Calella de Mar, apenas a 50 kilómetros de Barcelona.

      Elimina
  10. Volví.

    Sepan que, aunque tarde, ya puteé a Pereira en su espacio.

    Horacio, soy un poco joven para la Humor, llegué a tener una Humi (que se debe haber desintegrado de tanto que la leí), pero reconozco que le leía las Humor -y Sexhumor!- a mi vieja. :)

    A ver qué tanta historia con el perro. La cosa fue así:

    -Edu, te parece que hagamos una general del salón?
    -Dale, bárbaro.
    -Vos sentate ahí, en ese sillón. A ver, no, perá, mejor en ese otro.
    -Acá?
    -Sí. Agarrá un libro y hacé como que leés. Esperá, uno más grande. Nene alcanzale ese libro, hacé el favor.
    -...
    -Perfecto. No te muevas.
    -Ay, el Coco... Helena se metió el Coco!
    -Dejalo, dejalo. Queda lindo.
    -Seguro? Sí, sí, dejalo que se quede nomás.
    -Nada vieja, no importa!
    -Bueno, silencio! Rodamos! Leé Edu. Bieeeen... bieen. Sí, perfecto, hacele unos mimos. Bieeen... bieeen. Un poquito maaas...Ahí está. Bárbaro: corten. Genial, el detalle escribiendo Edu, quedó redondo.
    -Bueno, gracias, eh? Gracias chicos.

    Así que si se van a meter con Galeano, que sea nomás por esa pose entre impostada y gagá que solamente años de práctica consiguen. A mí creo que hasta me enterneció. Eso sí, lo ví de a cachos nomás, tanto hacer ojitos me desconcentraba demasiado.

    Mañana voy a buscar mis Orsai. Y lo mío no es con el olor, es puro interés. Entre esos autores felices y bien pagados algún día estará Talita. A dios pongo por testigo!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo os lo digo a todos, a riesgo de parecer tan pretencioso..., este comentario de Talita, tan bueno (como muchos otros) me hizo pensar: hay que publicar estas cosas en todos los lados que podamos, no sólo aquí. Porque si yo un día escribo "los de Al Qaeda deberían darle a Google" o algo así, y esta gente me cierra la cuenta de Blogger, y todo esto se pierde, y no lo he dicho, entonces, estaré muy jodido. No jodido de eso que te da el arreón y escribes bien como nunca porque va de las tripas al papel. Jodido de verdad.

      Elimina
  11. 1) Jamás podría ser mediador de nada. Pero de nada, en absoluto. Si el conflicto fuese acerca de un tema que me interesa, tomaría partido inmediatamente por alguna de las dos partes, y a la mierda la mediación, como hice aquí en favor de Galeano, o como en el caso de (cito) "gobernantes y beneficiados enriquecidos frente a población mal asistida y administrada y empobrecida". (Si tuviera ganas, hasta podría ofenderme por esta sugerencia. Si tuviera ganas. Pero no tengo).
    Y si el tema no me interesara, ni me acercaría a ver de qué se trata. Hay demasiadas cosas en qué pensar.
    2) Lo mismo me pasa al escribir. Sólo que ante un teclado es más fácil releer, borrar, editar, corregir, pulir, atenuar. Qué digo "más fácil": vamos, es posible. El día en que me proponga irritar, lo tendré mucho más sencillo que hoy: pongo lo que me salga, y omito esos seis verbos. A alguien irritaré, seguro.
    3) Aguanten Galeano y Kim/Coco/Pipo/Sultán/Brutus. Habiendo tantas cosas que criticar, venir a fijarse en eso. Jaejoder, Francesc. (En sentido rioplatense, eh. En el castizo, jamás se lo exigiría a nadie).
    4) Carga jodida la del artista: se le pone arduo el asunto del compromiso. Si lo es, porque lo es, si no, porque no; nunca falta alguien que critique lo que nunca se le critica a un fontanero, un chapista, un mecánico dental o un barman. No hay "artistas comprometidos", joder. Hay humanos comprometidos; si son artistas, resuena más, porque ellos mismos son la caja de resonancia de la sociedad a la que reflejan (por eso nadie habla de un cajero de supermercado o un tintorero comprometidos).
    5) Suerte, Talita. Ojalá puedas cumplir lo que te has propuesto. Y ojalá te pongas a mirar más arriba, como nuevo objetivo, inmediatamente.
    Ah: tu testigo está impugnado. Por inexistente.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Para que luego preguntes por los comentarios "Marca de la casa"

      1. Mal que te pese, si podrías: tu influencia ha evitado el linchamiento público de Galeano aquí.
      2. Los 6 verbos de Horacio (marca registrada) puedes omitirlos en función de las reglas ortográficas, etc... pero apetecería ver un texto sin ellos frente a uno con ellos.
      3. No fui yo, fue Quién !! Eso es lo bueno del trabajo en equipo, precisamente: culpar a los demás.
      4. Mientras los artistas manejen las cantidades de dinero que han llegado a manejar, porque la gente pagaba por su talento. Mientras tengan fama y firmen autógrafos o se les oiga antes que a otros, señalaré a los comprometidos, como señalo a los que aprovecharon esa circunstancia en contra de sus compañeros de profesión. Cela, aquí, ni muerto.
      5. Si hay que crear un dios para que Talita, y otros, cumplan su sueño, se van creando hasta que encontremos uno que sirva.

      Salud, Horacio.

      Por cierto: ayer hablaste de "conversa" terminada. Toma catalanismo !! Toma catalanismo!!

      Elimina
  12. Y así, amables televidentes, hemos llegado al final de estos apasionantes 90 minutos, sin que el marcador arroje ventaja para ninguna de las escuadras. Las alternativas han sido acojo… es decir, apasionantes, con un juego de ida y vuelta muy interesante que supo captar el interés de los interesados, vamos. Se ha disputado un total de 34 entradas, en las que se han jugado 399 líneas de comentarios, con preeminencia del local (16, que se hacen 17 si sumamos su juego original); sin embargo, la posesión del balón le correspondió mayoritariamente a Horacio (con un cargante exceso de 168 líneas, 42,1%, en 9 entradas), aunque se mostró incapaz de plasmar en el marcador esa tenencia vana del esférico. En el juego propiamente dicho se destacó principalmente Talita, quien sólo tuvo tres intervenciones (47 líneas, con 11,8% de posesión), pero una de ellas capturó el interés de la afición por lo audaz de su concepción y la brillantez de la realización, a pocos minutos del final.
    El irascible defensa central Germán se mostró poco (dos entradas; la segunda de ellas culminó con un desborde verbal que sólo de milagro no le valió una reprimenda del árbitro), y dio la impresión de retirarse ofuscado del campo. Sus 29 líneas representaron el 7,3% de tenencia de la palabra. Kariu se desempeñó con sobriedad y eficiencia, cual es su costumbre, pero participó muy poco (aunque atinadamente): sólo once líneas; tuvo la pelota el 2,7% del tiempo -2 entradas- y se llamó a silencio.
    La nota levemente discordante la dio Quién Pereira, quien promovió un altercado mayúsculo desde las sombras y luego desapareció del terreno de juego, hasta que fue reclamado por la afición (y el resto de los jugadores), para acabar brindando explicaciones que no resultaron satisfactorias, sin demostrar arrepentimiento alguno; en el tiempo que estuvo en el campo, participó en dos entradas y produjo escasas 21 líneas de comentario (5,3%), dejando con las ganas a la mayoría de los espectadores, que esperaban mucho más de él. Es de hacer notar que Pereira se había abroquelado en el vestuario, de donde debió ser traído casi a la fuerza por el resto de los participantes.

    Esperamos futuros encuentros que nos depararán, seguramente, vivencias igualmente interesantes, aunque esperamos fervientemente que la dirección técnica le dé descanso a Horacio, quien esta vez ha acaparado demasiado el juego, sin que –según queda dicho- esto haya redundado en beneficio del espectáculo. Debe madurar, este muchacho; hoy se ha excedido en la tenencia del balón, hasta el extremo de que en una de sus intervenciones se ha extendido más que el propio dueño de casa en su post. Ya lo conocemos, nos tiene acostumbrados a estos excesos; son arrebatos de juventud, seguramente. Un descanso no le vendrá nada mal. A él y a los espectadores.

    De este modo cerramos esta transmisión; será hasta un próximo encuentro.
    Buenas gracias, y muchas noches.

    ResponElimina
    Respostes
    1. En este punto reclamo un cálido aplauso para Horacio y su calculadora, y su paciencia, y su prosa, y su sabiduría. Y su sentido del humor. Y encender una polémica más desde aquí: Xavi, Iniesta, Busquets, Piqué, Fábregas, Valdés, Pedro... lo hacen como pueden pero esa NO es su camiseta.

      Elimina
    2. Horacio: recién leí lo del obispo o cardenal o lo que sea que pillaron en la playa rozándose con una feligresa.
      Bargalló : apellido catalán. Aquí en Barcelona con ese nombre conoco, al menos, dos (una ex-vecina y un político), más una tienda de marcos y una marca de aceites.

      Elimina
    3. Oye, que yo me proponía no intervenir más (pero si me tiran de la lengua...)
      Tampoco me he tomado yo el trabajito de los cálculos, para que me alteren los guarismos con nuevos comentarios, caramba.

      Lo del cura ése, o el grado eclesiástico que ostente: esto demuestra, como si hiciera falta, que viven por lo menos un siglo atrasados (y probablemente más): esa escapadita podía hacerse cuando no había cámaras digitales, ni teleobjetivos, ni internet. Pero estos tipos ni se han enterado de que el tiempo pasa.
      De todos modos, es paradójico que ahora tengamos que criticarle lo único en su conducta que lo asemeja a un humano (varón): rozarse, como vos decís, con una señora. Lástima la hipocresía de todo lo demás.
      Queda la duda: ¿el obispo feliz regresa, después de la feligresa?

      Hay un argentino que sostiene, en conversaciones semisecretas en bares con un grupo de amigos, que hay una conjura de catalanes que se proponen apoderarse del mundo. Ya se han infiltrado en el clero, y en revistas de humor -aunque ya extinguidas- de remotos países, dice.

      Y basta de provocaciones, Bon.

      Elimina
    4. Provocar es media vida, amigo. Y mi cerebro sin partidos del Barça es un diablo que tiene las manos ociosas. Aguantaremos si no nos queda más remedio sin actualizaciones de cálculos. Es obispo, me informé. No sé si regresa o "ingresa" en la feligresa, aunque la podría haber buscado más "tigresa" ya que la situación era tan "peligresa".
      Conjura de catalanes ? Que yo sepa, estoy solo en el proyecto.

      Abrazo de gol de Francia en el último minuto de la prórroga (los nuestros necesitan vacaciones, no por otra cosa...)

      Elimina
    5. Viste que le puse foto al post !! así queda mejor y todo. El pie de foto es una obra subversiva de un infiltrado, un tal Horoche.

      Elimina
    6. Nooo...! Ningún gol de Francia, que si es por la necesidad de vacaciones, ¿para qué hacerles jugar prórroga?
      No, F., yo entiendo lo de tu antimonarquismo, y apoyo la independencia, pero... me gustaría disfrutar viendo jugar a Xavi y a Iniesta dos partidos más, luego del sábado. Aunque sea con esa camiseta extraña, sin el blau.

      Y vamos con Kundera y Kafka, esta noche. Lo siento por Saramago y Pessoa, pero no soporto a ese mediocre petulante de pantalones cortos.

      ¡¡Y bastaaaaa!! No insistas, voy a apagar la máquina.

      Elimina
    7. Vale: que Francia gane 3-0 a los cinco minutos y vayan sustituyendo azulgranas, para que lleguen al primer vuelo de vuelta.

      Mediocres petulantes de pantalones cortos ?? Cual ?? Cristiano, Pepe, Coentrao ??

      Ya paro.
      Lo juro por dios.

      Elimina
    8. Kundera aprovecha cualquier resquicio para criticar a los soviéticos. Cansa un poco.

      Elimina
    9. Sí, señor !! No he leído a Kundera, pero sí a Kafka. Pero la cuestión es aquí; seguir complicando este post con temas tangenciales. La literatura checa, o eslovaca, o ambas cosas, es una opción como cualquier otra!

      Elimina
    10. "Los nuestros necesitan vacaciones..." Si tuviesen un mínimo sentimiento de orgullo y pertenencia más allá de lo oportunista, quizás hace rato hubiesen rechazado jugar para la selección española. Pero por suerte, me parece que estos muchachos están más allá de esas cuestiones bizantinas y son pragmáticos.

      Elimina
    11. Según tengo entendido, renunciar a la selección implica poderosas sanciones de todo tipo. Y, como padre de futbolista, siempre quieren jugarlo todo. Lo que no significa que como barcelonista tiemble cada vez que veo que se exponen a patadas del contrario con una camiseta que no percibo como propia.
      Ya dije: yo eliminaba todas las selecciones. Sólo clubs.

      Elimina
  13. Clap, clap, clap! Aplauso y ovación, todos de pie!
    Pido disculpas por la brevedad de mis comentarios, sé que no he colmado las expectativas y prometo intentar a estar a la altura en próximas ocasiones.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estáis todos mucho como de dar esto por acabado. Parece que no contéis con que yo siga respondiendo y dando caña desde el frente o desde cualquier rinconcito. Pereira: disculpas ??. Lanzas lo de Galeano, organizas este lío... ya, tú piensas que esto es como la entrevista de la Ouija con Bin Laden... perdón en el último segundo y todo arreglado.
      No.
      No.

      Elimina
  14. Después de leer todos los comentarios, me encantaría juntarlos en la misma mesa de un bar y divagar acerca de la vida, de Galeano, su ego y su perro Coco, Kim o Ricitos. Por el momento eso no será físicamente posible así que me conformo con leerlos y buscar la famosa entrevista que generó esta controversia. Mientras tanto les dejo una interesante (al menos para mí, que le hicieron en la radio que escucho). http://basta.metro951.com/2012/04/23/eduardo-galeano-en-nuestra-seccion-escritores/
    Besos para todos!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. El link con la entrevista está en el propio post, Karina. Si no lo han inutilizado hartos de que se pinche para meterse con Galeano.
      Ricitos ?? Parece un setter. Son de pelo liso !!
      Au, hasta luego !!

      Elimina
    2. Ahh pero que mal lo mío, lo había pasado por alto cuando comencé a leer los comentarios. Ya mismo lo estoy viendo. Los setter tienen derecho a tener rulos! Besos

      Elimina
    3. Vamos a por el récord de comentarios en este post, Kariu, para desconsuelo de Horacio, que estuvo toda la tarde con una planilla de excel calculando porcentajes, para que ahora todos esos datos hayan quedado más viejos que el diario de ayer.
      Busquemos en Twitter: @liberengaleano

      Ja !!

      Elimina
    4. Horacio está recalculando. Y Quién no puede creer lo que provocó con su aversión a Galeano. En mi caso, lo prefiero mil veces antes que a Bucay, que querés que te diga, el setter me da ternura.

      Elimina
    5. Crees humanamente posible encontrar por aquí alguien que defienda a Bucay tan denodadamente como hizo Horacio con Galeano. Si es así, que se prepare Bucay, porque la próxima salva de cañonazos va directamente a por él.

      Elimina
  15. Qué grande Horacio! Me dejó patidifusa.

    No creo que nadie de los que estamos por acá tenga el tupé de defender a Bucay, por lo menos no en serio. Basta leer un par de frases de ese ser para darse cuenta lo que se trae entre manos. Ajj, si hasta me da dentera.

    Este post va a quedar registrado en los anales de la historia (qué palabra tan escatológicamente desagradabe, verdad? La dije a posta).

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno... si tuviera que elegir una triunfadora en términos de repercusión del comentario estás ahí, Talita.
      Pues con todas las tragaderas buscaré una obra referencial del tipo éste para destriparla sin recato, vistos los pingües réditos de las polémicas aquí.

      Elimina
  16. Llegué de casualidad.
    Galeano, compatriota, fue lectura adolescente que me sirvió para profundizar en temas que me interesaban. A medida que profundizaba, iba creciendo el odio hacia este personaje, luego se transformó en risa y ahora en indiferencia. Es uno de los tantos que escribe con la izquierda pero cobra con la derecha. Es el León Gieco de la literatura y al igual que el argentino, tiene fragmentos de su obra que son interesantes hasta el día deh oy.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bienvenida la casualidad: pues espero verte más a menudo por aquí. Buena definición, escribir con la izquierda y cobrar con la derecha. En este mundo lleno de negatividad, con razón, por cierto, quizás haya que plantearse aprovechar lo que se pueda. Si escribió cosas interesantes, pues quedarse con eso, y no con esa pose de divo estreñido que se autoregala.

      Elimina
  17. Hablando de zombieposts.

    (¿No serás vos mismo, tratando de superar el record de comentarios?)

    Dos meses y medio, apenas... ¿Por qué parece (me parece) tan lejana, aquella escaramuza?

    Quizá se avecinen nuevos chisporroteos: confesemos, ¿a quién de nosotros no le gustaría cobrar (con cualquier mano) por lo que escribimos (con la otra, o con la misma)? Galeano parece haberlo logrado; ¿hay que odiarlo por eso?
    En cualquier caso, me complace la coincidencia: que fue importante en la adolescencia, que algunos fragmentos mantienen interés, que nos quedemos con eso, y que la pose de divo estreñido (!) nos tiene hasta la coronilla.
    Una confesión mía: hago público que le he enviado a Francesc, por @, una foto en la que aparece EG ¡apoyando su calvicie en un espejo! O sea: dos Galeanos por el precio de uno. Las cosas que uno puede llegar a hacer, para molestar a los amigos.
    Lo que trae a colación un viejo chiste que circula en el ambiente literario: cuando se lo contrata para una charla, un panel o una presentación, hay que tener previstas dos habitaciones en el hotel: una para él, y la otra -más amplia- para su ego...

    "¡Cere-e-e-bro-o-ooos!"

    -----------------------

    P.D.- Es el Loco Abreu, ¿no?

    ResponElimina
    Respostes
    1. No, no soy yo mismo o al menos me veo capaz de ser tan abyecto. Si colgara la foto de Galeano que me enviaste los comentarios se acercarían a la centena.

      Elimina
    2. Francesc: ¿cómo que no eres tu mismo?
      Bueno, si Horacio se refiere a que has creado otro blogger para sumar más comentarios, y si efectivamente lo has hecho, es decir, que has creado no uno si no dos blogs uruguayos, uno de fútbol (no es Abreu el de la foto)y otro de arquitectura, con la identidad de TATUAJE DE ARTIGAS, pues si es así eres un genio. A proposito, el blog de fútbol de este señor es muy bueno.
      No creo que Francesc se preste a eso. Sé que se desvive por los comentarios (sanamente, lo digo) Lo puedo certificar ahora que he leído sus primeros posteos. O al menos se desvivía durante 2010, año de entradas que leí por completo (fue un año muy difícil el 2010 en lo personal para mí)
      En todo caso, todo el esfuerzo, la energía, la participación activa de Francesc en este y otros blogs (gran política de relaciones públicas)no puede tirarse por la borda inventando un personaje falso- insisto: si lo has hecho eres realmente un genio-.
      Cuando llegue a este post lo comentaré nuevamente. Ahora los dejo, el 2011 me espera.
      Visca Catalunya!

      Elimina
    3. Villa: estoy saturadísimo ya con apenas un blog. Mis escritos a partir de noviembre del 2010 empiezan a evolucionar. Desde entonces hasta noviembre del 2011 apenas nadie me lee, pero yo sigo un año ahí dale que te pego. Sin apenas comentarios ni público. ¿Da igual, para qué?.

      Elimina
    4. Tiene razón Villacresporker. Es Pablo García, no el Loco Abreu.

      Elimina
    5. Ese futbolista con un prócer tatuado tiene un post.

      Elimina
  18. Qué bueno revivir este post!

    Horacio hace unos días fue el cumpleaños de Galeano y había muchas fotos suyas dando vueltas por Facebook. No pude evitar colgar una de ellas en el muro de Pereira :P

    Villa estás muy de la nuca! Leer a este chiflado que no tiene mejor idea que postear todos y cada uno de los días?? Menuda predisposición.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bien:lo confieso: es Villacresporker el alter ego que he creado para promocionar mis antiguos posts y compensar mi bajo nivel de las últimas semanas. Mi psicoanalista no sabe enfrentarse al tema.

      Elimina
    2. Talita, lo hago con gusto, te lo prometo (lo cual no contradice que no esté realmente muy de la nuca, porque ademas de los post leo también los comentarios- te dije eso Francesc?- que muchas veces giran el tema para cualquier lado)
      Cuando finalice aquí me voy derecho, o tal vez medio sigzagueando, al blog de Germán, que junto con el de Ronny son los dos que me falta leer completo. Cuando sepa con alguna certeza por qué lo hago te aviso, si es que le interesa y si es que termino algún día y si es que llego a averiguarlo y si es que nadie se enoja.

      Elimina
    3. Quiero pensar que lo hacés con gusto, sino ya sería el colmo de los colmos! Los comentarios son infaltables, sobretodo cuando pasan cosas como las de este post. Pero creo que lo más meritorio es que también leés los posts escritos en catalán. Sabías hablar o aprendiste para leer los posts? O usás traductor? Yo ni lo intento, ya bastante tengo con el alemán.

      Seguí leyendo nomás, a lo mejor nunca averiguás el por qué de tu hambre bloguero, pero la gracia reside en buscar más que en encontrar.

      Abrazo!

      PD: Francesc no me fío de tu criterio de "bajo nivel". Me da que sos un bicho muy autoexigente.

      Elimina
    4. Hay que reconocer el mérito a Villacresporker: porque si el blog ya puede llegar a ser un experimento fuerte, el desvarío a que hemos llegado en ciertos comentarios es considerable. Villacresporker: abastécete de analgésicos.

      Elimina
    5. Más aún: leer alguno de los posts en catalán usando el traductor de google puede llevarte a curiosas reinterpretaciones.

      Elimina

Segueix a @francescbon