diumenge, 29 de gener de 2012

LA DESFACHATEZ ABSOLUTA

Ya tengo muy claro que lo encendida que pueda ser la pasión por los orígenes no debe exhimir de algún atisbo de objetividad. Lo que no me esperaba es encontrarme sometido a estas extenuantes sesiones de reinvención de identidad, o, mejor, de renunciar a esta identidad por motivos más allá del sentido común.
El sábado compro la prensa particularmente tarde, y recibo dos sacudidas, que hubiesen sido matutinas, de desayuno, pero han sido, digamos de aperitivo.
Parece ser que Serrat y Sabina van a colaborar en firme en algo, no sé si un disco o unas actuaciones o algo parecido. Sale una muy triste foto dónde Serrat se disfraza con el patético uniforme que usa Sabina, sombrero bombín incluido. Triste como Serrat cede a estas colaboraciones a estas alturas de su carrera. Sería una pena que tuviese que ser repudiado pues, aunque nunca ha sido un santo de mi devoción, sí tiene alguna canción emblemática, que incluso colgué en algún post. Pero colaborar con Sabina es algo intolerable, es una completa descalificación que yo no puedo perdonar de ninguna de las maneras. Creo que Serrat colaboró también con Miguel Ríos, también con Ana Belén. Eso ya es un historial delictivo que deja mucho que desear, y me gustaría aplicar alguna técnica de cálculo que estableciese qué nivel de colaboración con artistas cutres le está permitido a un artista aceptable antes de pasar a alguna de mis numerosas listas negras, en las cuales Ríos y Sabina ostentan lugares muy destacados. En cualquier caso ni que decirlo, a evitar escrupulosamente.
El segundo es el súbito e inesperado anuncio del cierre de una compañía aérea. No se cierra una compañía aérea como el que un día de repente deja de abrir un kiosquillo en una esquina cualquiera, sin otra repercusión que cuatro clientes que tienen que andar algunos metros más. Los aviones son aparatos enormes que no pueden aparcarse en cualquier lado. Carísimos, no te los cogen en el cash converters ni, creo, en ebay. ¿Y si un Boeing 747 te lo quiere comprar un tipo que se llama Mohamed, pagar en metálico, y le da igual que el avión no esté muy nuevo porque no piensa usarlo ?.
La compañía es Spanair. Que hace más de veinte años me regaló una espera de siete horas para coger un vuelo de media hora, y la oportunidad de aprender a jugar al Trivial Pursuit, afición que me duraría apenas unas semanas. Compañía de la que uno de sus aviones tuvo un accidente, no sé si en 2008, justo un día en que yo volaba. En cualquier caso, todo lo relacionado con la quiebra de la compañía, que había contado con poderosas inyecciones de fondos públicos, se está emponzoñando de tintes ideológicos. Se reprocha, básicamente, por cierto tipo de prensa (ya les conocemos), que la operación de salvamento que se intentaba hacer con Spanair era una aventura de corte nacionalista, una especie de suicida operación para disponer de una línea aérea propia en Catalunya, y de paso promocionar el uso del aeropuerto de Barcelona. Con ese argumento los medios más aferradamente nacionalistas (pero españoles) se tiran a la yugular básicamente de la faceta política, de la inyección de fondos (que ahora se perderán), pues está claro que, en una época en la que el dinero brilla por su ausencia (pero está en algún lado, seguro), su dilapidación descontrolada pasa a ser un hecho muy destacado. Yo ya me he cansado de la cuestión política pues tengo muy claro que en ese caso se ha llegado a la discusión pura y dura previa al abatimiento del enemigo antagonista: la contraposición entre nacionalismo catalán y nacionalismo español. Pero eso no es lo que más me enerva: tres días antes de producirse estos hechos esto es lo que decía el presidente de la aerolínea por la radio (lo lamento, entrevista en catalán).

http://rac1.org/blog/noticies/programes/el-mon-a-rac1/ferran-soriano-em-quedo-a-spanair/


Ferran Soriano es un pieza como los que ya quedan pocos. Cargadito de másters y formado en Esade, que cada vez es más popular aquí. Megalomaníaco como él solo, el tipo de personas (curiosamente conozco otro calcadito con quien comparte el apellido) que no concibe la vida hasta que consiguen una tarjetita en la que ponga que es el CEO de alguna cosa, cuantas más mejor. En la web de orsai.es la gente hablaba de las palabras acabadas en "eo" y, aunque la inserción sea un poco forzada, CEO sería una de esas palabras a evitar.
El caso es que Soriano se convirtió hace dos años en el presidente de Spanair, supongo que a cambio de una sustanciosa paga de la que supongo que no renunciará ni a un euro, aunque su gestión haya acabado de hundirla. Añadiendo 2000 personas al ya nutrido grupo de los desempleados en España. Con brillantísimas ideas para reflotarla como cambiarle el logo, llamarla "la aerolínea de todos" y otras cosas insustanciales. Mientras, perdían dinero por todos lados, recibían subvenciones. Las pérdidas anuales rondaban los 100 millones de euros, pero Soriano no dejaba de aparecer haciendo el fachenda por todos los lados. Pero lo del miércoles ya fue demasiado. Con la compañía a escasos dos días de cesar sus operaciones y protagonizar un escándalo que veremos donde llega, aún sacaba pecho, hablaba del poder de la marca, de las enormes inversiones que los qataríes iban a realizar (me da miedo que los qataríes también andan liados con el Barça, y Rosell y Soriano son de la misma clase de gente o muy parecida), de organizar vuelos intercontinentales a Tokyo, a Sudamérica. De comprar montones de aviones y de expansionarse. En estos tiempos, una compañía aérea. Jodido mentiroso, además completamente torpe pues todo ha quedado debidamente registrado. Argumente lo que quiera argumentar, a tres días vista de semejante desastre, lo que hubiese hecho cualquiera es callarse y no salir por la radio. He estado en el suficiente número de empresas para saber que, a tres días vista, los colapsos de este tamaño son lo bastante percibidos y anticipados como para ocultarlos con semejante cortina de humo. Decir que vas a crecer tres días antes de desaparecer. 
Sólo espero que se aplique un mínimo de justicia global y, al menos, al inútil este se le estropeen sus planes de fichar por el Manchester City y pase a acompañar a los 5 millones largos de empleados de la nueva gran empresa española.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon