dilluns, 10 d’octubre de 2011

ENERGIAS RENOVABLES

Como avisé, desde el 7 de octubre esto está sumido en un periodo de reflexión. Normalmente en las votaciones en países que se las dan de democráticos estos periodos los constituye el último día antes de las votaciones. No sea que un político avezado pueda sorprenderte con una promesa de última hora que pueda atrapar tu voto y llevárselo con él por cuatro larguísimos años. Podría prometer sexo gratis como esos engañosos carteles que nos han enviado a todos por e-mail. Que no son más que el viejo truco de la letra pequeña, pero que, todos somos tan simples y tan poco exigentes, nos hacen sonreír. Caras están las sonrisas, pues ya da igual que nos tomen el pelo con un cartelito.
Así que mientras veo que puerta abriré para entrar por ella, digamos que ando dando vueltas por el rellano, como se dan vueltas cuando uno está impaciente. Manos atrás, ligeramente encorvado, ahora me siento, ahora vuelvo a levantarme, las manos sudan algo, iría al lavabo, no, son los nervios.
Mientras, queda la política, ese mundo ajeno, que se vuelve cada día en propio, del que no debería quejarme. Cómo, si ha sido un asidero perfecto, una tabla de salvación a la que me he aferrado (aferrarse viene de hierro, curioso) cuando no había casi nada más, cuando mis manos se detenían antes de poner otra vez una canción boscosa de Goldfrapp, o una canalla de Walker, o, últimamente, cuando encontraba el siguiente sinónimo de genio para describir a Robertson Davies.
Sentado aquí, rodeado de paz y edificios, de aire fresco y temperamentos calientes, los políticos se preocupan de mí y me entregan temas en bandeja.
Se acerca el 15 de octubre y los foros de internet calientan motores. Parece que el 15-O pretende ser sonado y quieren ser un mayo del 68 porque se han dado cuenta que un mayo del 2011 es un plato poco prometedor. Aquí hace unos pocos días Artur Mas ha tomado la palabra para acudir con dos medidas populistas para contener el progresivo calentamiento de las masas (las masas críticas, nunca mejor dicho) : propone un impuesto para las grandes fortunas y deja a los altos dirigentes sin paga extra de Navidad. 
Seguro que el señor Mas, que hará cosa de un año se sentó en un sillón en Telecinco que previamente había ocupado Falete (cosa que seguro que puso a prueba su resistencia), ejem, que el señor Mas sabe que  tan espontáneas iniciativas le procuran un buen número de votos. No los acaba de situar ideológicamente, pues eso es complicado. A mí me parece que el nivel de tomadura de pelo ya es escandaloso, mira Artur, tan tontets no som. Proponer una tasa puntual de aporte a las grandes fortunas (pues se habla de esta como una medida excepcional mientras la cosa esté tan peluda) es como ir con el plato de la limosna a pasear por Pedralbes, Sarriá y la Bonanova. Lo valiente en el estado no es eso, sino establecer que la progresividad en los impuestos tiene que ser espectacular, siempre, cuando hablamos de ciertas cifras, y exponerse a lo que eso conlleva. En Francia han sido los ricos los que lo han pedido a los políticos. Qué monos y qué buenos. Es como una píldora por si alguien habla de nacionalizar según qué sectores. Si no queremos poner más que un tapón, y si leemos los periódicos sabemos que los tapones duran semanas, apenas, esos impuestos han de ser definitivos. Qué disuaden al capital, pues a ver donde lo llevan, pero no creo que sea conveniente montarlo todo sobre el capital chorizo.
Lo de las pagas extras: enternecedor leer sobre un político que contaba con su paga extra (unos 3.000 euros netos) para poder comprarse una nueva bici, porque los amigos de la cuadrilla ya se lo exigen, que la lleva, el pobre, muy vieja. Entonces con esa medida se queda sin poder hacerlo. No voy a decir que si un político se rebaja el sueldo es que ya nos va a joder ese dinero por algún otro lado. Bueno, sí, lo he dicho. Pero sí que voy a decir sobre este hombre, Francesc Homs, que he visto que es de CiU, y que tiene dos hijos, que normalmente una importante parte de esa paga, los que tenemos hijos, la dedicamos a los regalos navideños. Que no hay que ser tan egoísta y 3000 euros para una bicicleta es una barbaridad, que es un lujo innecesario cuando, para salir del paso, te vas al Decathlon y por menos de 200 tienes una con la que puedes ir tirando una temporadita. A veces, pues hasta lo he visto en la tele a cuenta de un anuncio de cerveza, los amigos de verdad se ponen de acuerdo y te la financian entre todos. Va, Francesc, seguro que entre los amigos de la colla de salir con la bici tienes a más de uno bien colocadito, no digo que con tu influencia, no, eso no lo he dicho, pero que seguro que ninguno va a notar como tú, sufrido político, el esfuerzo de reunir el dinero para que no te quedes descolgado en alguna de las domingueras marchas con la bici. Y por último, qué pretendías confesando esta situación sobre tu paga ?. Hacerte el accesible, quizás, o el enrolladete ?. Agua. Explica la gente en que se gasta su sueldo, si come arroz para pagarse cochazos, si tiene planes de pensiones o lleva los zapatos al zapatero, si usa las extras para ahorrar o para estirar lo que no le da su sueldo ??. Qué pretendías desvelando eso, acaso unos cuantos votos, por un casual ?? Tocado y hundido.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon