diumenge, 31 de juliol de 2011

ANDAR EN CIRCULO

Si no lo tienes claro, no te sientes ante la pantalla y empieces a escribir por el mero hecho de ver avanzar un cursor, pequeño placer al que quizás puedas añadir el del leve masaje que acompaña al chasquido de las teclas en la yema de los dedos. Puede que eso sea suficiente para tí, pero es vacío y triste en el fondo, en cualquier caso es irrelevante y aburrido para todos los que se presentan y piensan (o dicen para sí) : qué libro, qué película. Obligado por mis estudios, hace muchos años leí Episodios nacionales de Benito Pérez Galdós, y soy incapaz de acordarme, pues era un mero adolescente, de tramas ni de personajes, hasta creo haber olvidado el momento de la historia en que se sitúa. Pero recuerdo la descripción del hambre, la de la desesperación del ser humano que no tiene con qué alimentarse, y el extremo al que te lleva. El libro que leo habla en ciertos pasajes de una desesperación similar. 
Tuli habla en su post de ayer de barbas, y también del tiempo y de este verano que parece que quiere quedarse en la sala de espera, para no entrar. No sé si lo hace antes de la tormenta de ayer. Sé que lo hace antes del 20-N, que parece que sí va a ser una tormenta en toda regla, aunque quizás (casi seguro) sea un tormento. Menudas opciones se nos presentan. Hacen aún más atractiva la de salir huyendo, salir huyendo como un cobarde me parece la opción más valiente, pues de golpe te enfrentas a la incertidumbre y a la incomprensión y a las críticas de los demás, que piensan que hay un compromiso de nuestra humana especie en aguantar y en sufrir mientras se aguanta, una apuesta descabellada por no moverse y ser imperturbable e insensible al dolor. Bah. Corre y siente el viento (y el agua de la lluvia). Ya veremos donde paramos.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon