dilluns, 4 d’abril de 2011

BANCOS EN EL PASEO, CON SABOR A SAL

 Hace días que le doy vueltas a un post que vendría a parecerse a alguna de la poesia visual de Joan Brossa. Con cuadros y lineas del estilo de esos complicados organigramas y diagramas de flujo, pero con un cierto tono antropológico. Supongo que 6Q no ha tenido esa feliz idea antes, sobre todo estas semanas en que se ha vaciado profesionalmente, y hoy, que lo habrá hecho físicamente. Como debo aportar ciertos matices a su contundente declaración : no quiero poner de moda a ese Scott Walker de los Walker Brothers pasto de los fans y dado a la dulzura de las armonías vocales. No me interesa que ese grupo entrase en esa dinámica de rivalidad con los Beatles. Me interesa el artista suicida que abandona la fama y la notoriedad y la vida fácil,  para ceder a su egoísta deseo de perpetuidad creativa. El creador que se abre paso en sus discos, controlando y componiendo su propio material, tan excelente como incapaz de llegar a los hit-parade. Que se esconde desconcertado cuando el mundo (y no tardará en darse cuenta qué clase de mundo) le da la espalda, justo cuando empieza a mostrarse con la mayor sinceridad. Ese Scott Walker, capaz de justificar él solito prácticamente la mitad de la carrera de otro genio como Marc Almond.

Así que, para no contradecir a nadie, y por tanto invistiéndome en presidente virtual de un ignoto club de fans que domiciliaríamos en algún imaginario país centroeuropeo (antigua monarquía, y país de largos y blanco inviernos) anuncio con cierta pose chulesca que  voy a colgar sus  canciones durante toda esta semana, y que

alguien diga basta o pida otro encore, o apague el sonido. No hay que esperar a que muera para apreciar su absoluta genialidad. No en este caso, por favor.
A pesar de mi escepticismo hacia este extraño e intervencionista montaje de los cambios de horario, me gusta que anochezca tarde y que entremos en esa época del año en que el alargamiento progresivo del día, cuya cúspide es esa extraña noche de San Juan (en la que querría saber ya que debo hacer), modifica sensiblemente nuestros hábitos horarios. Esa agradable situación me ha permitido hoy alargar un poco el día (acortando por tanto el agobio de la tarde del domingo), y pasar una parte de la tarde de paseo por Sitges. Cuando dices que te encanta ese sitio y que vas todo lo que puedes, sobre todo en según que entornos, empiezan las sonrisitas cómplices. Ya hemos avanzado mucho el siglo XXI para que sea todo tan rancio. Nada es de nadie y menos los luigares comunes. Así que me niego a que un lugar tan encantador (porque nadie reivindica lugares como los bares de comida de los polígonos industriales o las casetas cutres que sirven para guardar porquerías al lado de las gasolineras) se erija en bandera ni de un lado ni del otro. Si Sheldon de Big Bang Theory ha generado un universo de 26 dimensiones no sé el motivo por el que todo el mundo tira de Sitges. Ni me apetece que sea sólo una especie de parque temático gay, como una parte baja de la rambla barcelonesa que se traslada y se instala allí,  donde la oscuridad física da paso a otras oscuridades, ni mucho menos me da la gana que toda la élite adinerada y conservadora que ha podido pagar los prohibitivos precios de pisos y casas y mansiones allí intenten arrinconar a la comunidad gay y convertirlo en una especie de nuevo Pedralbes para familias con Touareg y Cayenne, lleno de familias repeinadas y de misa semanal, que tapan horrorizadas los ojos de sus pobres niños cuando ven a dos osos andar cogidos de la mano. En medio de esa especie de sordo conflicto, con dos bandos tan poco relacionados (conjuntos que pudiese ser que tuviesen miembros en común muy a su pesar), los que ya hace años que andamos de vez en cuando por allí contemplamos atónitos la callada guerra.

Lo dicho (y uno de los mejores arreglos de cuerda de la historia)


2 comentaris:

  1. The wire. Finiquitada primera temporada. El próximo fin de semana vamos por la 2. Hablando de la 2, esta noche a las 22:00 h en la 2 de rtve, si hago caso de la programación, proyectan "la ola". Supongo que la conocerás. En su día me pareció interesante el experimento (su origen es un libro de experiencia real, la peli no)para explicar cosas a la gente joven. También veo programada en "nosequécanal" El cielo protector. Hace poco hiciste referencia indirecta a ella, por lo de Ryuichi Sakamoto en de mica en mica.
    Me acabo de dar cuenta CON PAVOR de que la cursa bombers 2011 a la que estoy apuntado es el próximo domingo. Las agujetas de lo de ayer no me dejan pensar en las de la semana que viene. Por cierto, quedé entre los 58.000 primeros.
    Que siga Walker.

    6Q

    ResponElimina
  2. Bon, me gustará todo lo que pongas de scott...hace tiempo que no lo escuchaba... una que me gusta War Is Over, Alone...pero quiero que me pongas en mi contexto...soy una Lydia que le gusta todo tipo de música que no habla ingles...ignorante total de si es buena o mala música...solo entiendo si me pone “la gallina de piel” o no...Me muevo por lo que me hace sentir lo que escucho...un ejemplo...me gusta escuchar what Makes A Man por Marc Almond...pero también me gusta escucharla por Charles Aznavour...no tengo remedio

    ResponElimina

Segueix a @francescbon