dissabte, 11 de desembre de 2010

COSAS QUE HUELEN BIEN

Dicen que el olfato es uno de los sentidos más finos. Como la magdalena de Proust con su sabor ( sensación recread genialmente en Ratatouille ), cierto olor puede llevarnos al momento exacto de nuestro pasado. El olor a  árbol de Navidad : la fira de Nadal en la Sagrada Família, los paseos allí cuando era niño con mis padres y mi hermano. Ciertos sábados o domingos. Obviamente los árboles de verdad, esos que te dejan la casa perdida de agujas y hay que llevar a algún rincón pasado Reyes para que lo reciclen. Me gustaría que mis hijos huelan algo en el futuro que les lleve a un momento así. 
También puede notarse que se acerca Navidad por la saturación en la TV convencional ( la que yo sólo miro de reojo ) de anuncios de toda clase de perfumes y colonias y aromas y fragancias y demás términos usados. Un regalo muy socorrido, claro. Por la crisis estos anuncios, sobre todo cuando no son de nuevos productos, se han repetido respecto a los del año pasado. Hay uno en concreto, creo que es de Armani, que usa Hope there's someone de Antony and the Johnsons, como fondo. No sé que me ha acabado pasando con Antony and the Johnsons. En el 2004 o 2005 compré ( sí, era yo ) I am a bird, disco que desató una cierta aureola de malditismo alternativo. Lo tuve bastantes días como disco de cabecera .El tal Antony es una mole de unos dos metros, aturdidoramente amanerado ( sale al escenario maquillado y con una pinta que acaba resultando bastante grotesca ), pero con una extraordinaria voz, que vagamente recuerda a la de Nina Simone. Toca canciones hipersensibles al piano. En alguna puede que le acompañen dos o tres instrumentistas que siempte quedan en un segundísimo plano eclipsados por su torrente vocal. Las letras hablan de marginación, de sufrimiento, de dudas. De niños en cuerpos equivocados. De gente que se ha muerto o a punto está. Isabel Coixet, de la cual no sé qué pensar ( lo juro que no va con segundas ), pues tiene cierto buen gusto y cierta inquietud de amplio alcance, pero me da la impresión que se encasilla en cine para dejarte hecho polvo... pues bueno ( como me voy por las ramas ),  Isabel Coixet eligió esa misma canción del spot de Armani ( insisto, creo ) para escenas terroríficamente tristes y deprimentes de La vida secreta de las palabras. Puede que me guste la música un pelo melancólica. Diría, y sabéis que he evitado lo escatológico a lo largo de estas casi 150 entradas, que me gusta música con cierta melancolía post-coital (me ahorro los detalles, pero podría mencionar cierta placentera modorra producida por la segregación de ciertas endorfinas) , pero la de Antony es una melancolía muy no-coital. Coño, es como el que pega su último polvo porque la va a palmar, o él, o el otro, o los dos. Antony era un autor formidable, pero su tristeza, forrado como debe estar pues ya vende y ya da conciertos como para comprarse más y más pelucas, ya no cuela. Chico, puedes sonreír y empezar a impregnar tu música de algo, si no positivo, sí no al menos que no sea un 100 % deprimente. Hablé de Transformer de Lou Reed ( este círculo se cierra ) y ese es un punto justo. El siguiente, Berlin, ya era un auténtico funeral. Pero Lou Reed tenía la heroína. Antony lo único que tiene es una pluma muy exagerada metida en 2x1m. ( largo, ancho ). Y tanto lagrimón no da para cuatro discos. 
Aviso : 6Q hace comentarios amenazadores hacia mí. Si me pasa algo, es un tío sudado dando vueltas los sábados noche por Barcelona ( si no hay partido del Barça por la tele, claro ). Puede que lleve una camiseta con una portada de una película de Truffaut.
Yo ya me he comprado un bote de spray.

Pero cómo no va a gustarle a alguien Estrella distante ??.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Segueix a @francescbon